Compartir
Publicidad
Publicidad

'The Saboteur'. Análisis

'The Saboteur'. Análisis
Guardar
68 Comentarios
Publicidad
Publicidad

‘The Saboteur’ llegó como llegan los grandes, con un gran revuelo y avalancha de noticias e imágenes. Un gran globo que poco a poco se fue desinflando hasta quedar prácticamente en anécdota, provocando que se convirtiese en uno de los mayores batacazos en ventas del último año.

Que tras menos de dos meses un juego de una grande como EA pase de rondar los setenta euros en tienda a los veinte, es bastante preocupante. En realidad podríamos pensar que la culpa la tiene el juego en si, que es intratable y aburrido a partes iguales, pero tal y como veréis en este análisis de ‘The Saboteur’, ese no es el caso.

the-saboteur-analisis-006.jpg

Me saltaré la parte en la que os explico la historia, de la que probablemente ya habréis oído hablar. Con saber que somos un revolucionario irlandés atrapado en la Francia ocupada por los nazis tenéis más que suficiente.

Los integrantes de la difunta Pandemic Studios crearon ‘The Saboteur’ haciendo uso de algo muy típico durante esta generación, la mezcla de géneros. Así a lo que aparentemente podría parecer un simple ‘Grand Theft Auto’, se le suman elementos de ataque estratégico como los vistos en ‘Assassin’s Creed’, ‘Red Faction Guerrilla’ o ‘Commandos’ (ojo al mejunje y saltad, saltad, que hay que salvar bien las distancias) y la inclusión de los perks puestos de moda por el online de ‘Call of Duty’.

the-saboteur-analisis-005.jpg

Las misiones, bastante bien integradas en la historia consiguiendo que casi en ningún momento el aburrimiento nos ataque salvo por los largos e incómodos tiempos de carga, irán desde asesinar a algún miembro del ejercito nazi, hasta infiltrarnos en una base enemiga para reventarla desde dentro. Todo ello será posible gracias a la posibilidad de movernos con sigilo, escalar edificios, disfrazarnos, poner bombas y contar con un variado repertorio de armas.

Eso sin contar con la evolución de perks que comentábamos hace un rato. Acabar con los enemigos de forma sigilosa nos reportará nuevos ataques, reventar un número de vehículos enemigos nuevos explosivos, coleccionar coches en nuestro garaje el acceso a mejores vehículos, etc.

‘The Saboteur’ cuenta en realidad con un elemento que se deja muy a la ligera en los sandbox y debería ser imprescindible. Una vez terminada la historia hay infinidad de cosas para hacer, ya sea liarla parda desde lo alto de un edificio con un bazooka para después intentar huir de sus asedios, acabar con los reductos nazis que quedan, recorrer kilómetros de escenarios buscando esa cueva secreta que nunca habíamos visto o reventar ese puente de ferrocarril que trae suministros al ejército alemán.

the-saboteur-analisis-003.jpg

Habiendo sido un juego triple A seguramente también habría pasado a la historia el diseño gráfico del juego. Aunque contando con las limitaciones gráficas típicas de un sandbox, París está recreado con una maestría espectacular y la forma en la que se nos muestra la ocupación nazi es un punto muy a su favor.

Seguramente habréis visto imágenes del juego en las que salvo el rojo de las banderas y la sangre, todo es en blanco y negro. Será así como conoceremos la ciudad francesa hasta que nuestras acciones vayan reduciendo el control alemán en la zona y el blanco y negro pase a convertirse en el típico entramado de ocres que conforman la campiña gala. ¿Alguien dijo ‘Okami’?

Sí, las intenciones eran buenas y la materia prima también, mención aparte merece la espectacular banda sonora, pero son varios los aspectos que acaban convirtiendo a ‘The Saboteur’ en un juego de segunda. En primer lugar nos encontramos con el clásico problema del idioma. El juego viene en completo inglés, diálogos, subtítulos y menús. Pero lo que en un ‘Metal Gear Solid’ o un ‘Halo’ nos daría exactamente igual aquí nos molesta.

the-saboteur-analisis-004.jpg

EA decidió no invertir en ese doblaje para ahorrarse unas perras viendo que las ventas no serían gran cosa y las ventas no fueron gran cosa porque EA decidió no invertir en ese doblaje. Un bucle sin fin que sigue sin responder qué fue primero, si el huevo o la gallina.

Sumémosle además el poco entusiasmo despertado en las críticas, un compendio de sí, está bien, pero ya bajará de precio, y los fallos garrafales que muestra la IA del enemigo (nazis que dejan de perseguirte al girar la esquina, por poner un ejemplo) convirtiendo a ‘The Saboteur’ en un juego mucho más fácil de lo que debería ser. Eso sin contar con que la campaña de promoción ha caído en el error de retratar más los poligonales pechos de las cabareteras francesas que las múltiples posibilidades del juego.

Pese a ello ‘The Saboteur’ continúa siendo un juego muy recomendable que nos mantendrá entretenidos durante varias semanas, ya sea avanzando en la historia, haciendo turismo vandálico por París o disfrutando de sus muchas posibilidades. Si lo encontráis bien de precio, y eso es algo más fácil de lo normal debido a su reciente caída de precio, probablemente se convierta en una de las compras mejor amortizadas de la generación.

Ficha Técnica: The Saboteur

The Saboteur
  • Plataformas: PC, Xbox 360, PS3 (versión analizada)
  • Editor: Pandemic Studios
  • Desarrollador: EA
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 19,95 euros

Vídeo | YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos