Publicidad

Análisis de Undermine, un pozo de horas de juego donde morir y ganar oro van de la mano
Análisis

Análisis de Undermine, un pozo de horas de juego donde morir y ganar oro van de la mano

Hoy debuta en Nintendo Switch tras su paso por Steam y Xbox One el genial Undermine del estudio Thorium, formado por Derek Johnson y Clint Tasker. Se trata de un roguelike que se estrenó en Steam Early Access en agosto de 2019, viendo cómo un año después alcanzaba su versión final con buenas críticas.

Yo lo tenía pendiente, postergando su lanzamiento en Xbox Game Pass justo desde agosto de 2020, hasta que hace un par de semanas me lancé de lleno y acabó siendo mi perdición. Es el típico juego que te pide una partida más y con su llegada a la eShop de Nintendo, hay más motivos para jugarlo en modo portátil.

A mayor profundidad, mayor el reto y la diversión

Undermine

No fue un amor a primera vista, en cualquier caso. Y no lo digo porque no me gustase por su estética, con ligeras reminiscencias a los Zelda en 2D o con un planteamiento ligeramente parecido a los The Binding of Isaac y cía, sino más bien por lo mucho que me chocó el salto en este juego, demasiado alto. Se me hizo un poco antinatural, al no ser tan habitual en los juegos de mazmorras de este palo.

Además, choca ver que pese a la altura que cogemos con el salto, hay piedras que sí podemos sortear mientras que otras (rectangulares), no. Pero esa sensación se pasa al poco rato cuando comprendemos su idiosincrasia, al ser vital el uso de bombas y llaves para descubrir todos sus secretos. Y es que nos va mostrando sus capas poco a poco, con mejoras que iremos desbloqueando a base de soltar dinero o rescatar, a su vez, a diversos aliados a medida que profundizamos por cada una de las mazmorras. Es más complejo de lo que se ve a simple vista.

Tampoco hay un protagonista fijo, si no que va cambiando si nos matan. Aunque no hereda la fórmula del genial Rogue Legacy, con descendencia de rasgos variables, sino tan solo el nombre y aspecto, totalmente diferentes. Esto no evita que haya una preocupación las primeras horas de juego, al perder una cantidad importante de dinero al morir. Para evitarlo, eso sí, podremos comprar distintas mejoras para el saco e ir reduciendo el porcentaje de 5% en 5% hasta arreglarlo.

Esta es una de las facetas más importantes, puesto que gracias al herrero (una vez rescatado) podremos ir mejorando los parámetros básicos del protagonista, viendo cómo el resto de la base principal irá creciendo con otro tipo de ventajas, como el mercader, la alquimista... Y habrá más ventajas que nos permitirán seguir avanzando con más soltura, como una bomba capaz de destruir algo más que las rocas estándar o gozar de un viaje que nos permite saltarnos varias regiones...

Undermine cuida hasta el mínimo de los detalles

Undermine

Morir será el pan de cada día en Undermine. Por muy precavidos que seamos, de una sala a otra (sí, se generan de modo aleatorio) puede haber una emboscada difícil de sortear por las trampas del suelo... o provocar un incendio sin querer, entre múltiples variables más. Porque hay enemigos que pueden cambiar sus propiedades en plena batalla, dependiendo del elemento que toquen, al igual que nosotros podemos cambiar lo que nos rodea en determinadas circunstancias.

Y ya no digamos si hay bombas de por medio, claro. Sobre todo si contamos con alguna reliquia que modifique su comportamiento, como soltar minibombas, relámpagos o expulsar fuego. Cada sala es una prueba de la que no podremos salir si hay enemigos por la zona: si eliminamos el peligro, se abrirán las puertas y podremos seguir explorando. Aunque luego habrá ciertas puertas con candado (que requerirán su llave para abrirlas) o bien muros que desprenderán un ligero brillo para indicar que hay una sala secreta... a golpe de bomba. Es un no parar.

A veces nos podrán salir más o menos bombas, igual que llaves, de ahí que haya que tomar decisiones con ciertas salas... sin saber qué nos puede deparar. Además, habrá desafíos extraños, con una resolución no siempre tan evidente, con recompensas tanto positivas como negativas. Por algo es un roguelike, al fin y al cabo. Si hablamos de números brutos, hay 157 reliquias (con efectos pasivos diversos), 64 maldiciones en contraste con las 20 bendiciones y un total de 67 pociones diferentes. Por lo tanto, es imposible que haya dos partidas iguales.

Cabe decir que en el modo estándar de Undermine los jefes no reaparecen tras matarlos, siendo el llamado Othermine el modo extra que desbloqueamos después que sí se ciñe al máximo a las directrices de los roguelike, ofreciendo una experiencia ostensiblemente más dura y sin las ventajas del herrero. Es brutal.

Un roguelike ante el que perderse muchas horas

Undermine

Su aspecto inocente engaña mucho ya en el modo principal, sobre todo si nos quedamos con la aparente simpleza de su primera región. En la segunda pega un salto importante al haber enemigos más agresivos y así con cada región adicional, reflejándose a su vez en los siguientes jefes, provocando estados alterados.

Es por ello que a base de morir y mantener el máximo dinero posible, sea indispensable ir mejorando al personaje y desbloqueando el mayor número de mejoras, haciendo especial hincapié en la distancia de lanzamiento del pico, que personalmente me recordó al adictivo Iron Crypticle. En mis primeras horas de juego lo ignoré al no mejorar su contrapeso, pero cambia bastante el asunto si dejamos de usar únicamente el ataque a corta distancia. Y también de cara al dinero, que cuando cae el oro al suelo siempre saldrán unos Limos para robarlo.

Es curioso, porque de estos "Cacos" habrá distintas variantes, teniendo hasta la parte buena con el emporio de Dibble, con una cadena de tiendas a lo largo de todos los pisos de cada región. Estas tiendas dan bastante juego, pero no serán los únicos personajes que nos ayudarán en la aventura, teniendo una serie de curiosas alternativas antes del enfrentamiento contra un jefe: se podría decir que está la ruta rápida y dura para llegar antes a la siguiente región y luego la del jefe.

No faltan, por supuesto, un sinfín de secretos, once familiares a desbloquear, cada uno con sus propias ventajas (el canario del principio es el mejor para el oro, pero podemos encontrar un ave de fuego, por ejemplo) o una serie de perros a los que acariciar, que es algo que nos encanta. El caso es que hay juego para días y días.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, su buena prensa en Steam y Xbox One no fue casualidad. Undermine es puro vicio y deberías jugarlo si te gustan mínimamente los roguelike. Y si lo prefieres en modo portátil, ahora con su estreno en Switch lo tienes en bandeja.

Undermine

Undermine

Plataformas Nintendo Switch, Xbox One (versión analizada) y Steam
Multijugador No
Desarrollador Thorium
Compañía Thorium
Lanzamiento 6 de agosto de 2020 (Steam y Xbox One) | 11 de febrero de 2021 (Switch)
Precio 16,79 euros

Lo mejor

  • La gran cantidad de reliquias y maldiciones
  • El juego que dan sus múltiples secretos
  • Buena curva de dificultad hasta el final
  • Othermine, el verdadero roguelike

Lo peor

  • Confundir un precipicio con un muro oscuro
  • El salto (aunque sirva para esquivar los ataques) es exageradamente alto

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio