Compartir
Publicidad
Los creadores de Cuphead sueñan con crear un Zelda en 2D dibujado a mano. Y la historia nos dice que no es imposible
Industria

Los creadores de Cuphead sueñan con crear un Zelda en 2D dibujado a mano. Y la historia nos dice que no es imposible

Publicidad
Publicidad

Recientemente, en una entrevista a Nintendo Force, Studio MDHR, los creadores del precioso y maravilloso Cuphead, dejaron caer uno de sus mayores sueños: crear un The Legend of Zelda en 2D dibujado a mano.

Lógicamente, no son los únicos a los que les encantaría, sino que cualquier fan de Cuphead votaría por ver ese sueño hecho realidad. Pero, ¿hasta qué punto sería viable? Al fin y al cabo, es una IP de Nintendo. ¿Lo bueno? Que el reciente Cadence of Hyrule, que mencionan en la entrevista, nos ha recordado que no hay nada imposible y vamos a dar varios ejemplos.

Los infames Zelda del CD-i de Philips

Zelda Hasta el Paint de Windows tenía mejores gráficos...

Sí, hay que empezar por lo traumático, por los tres juegos de la saga de Nintendo que salieron en exclusiva para el CD-i de Philips en los noventa:

  • Link: The Faces of Evil (1993)
  • Zelda: The Wand of Gamelon (1993)
  • Zelda's Adventure (1994)

Sobra decir que ninguna de estas tres aberraciones forma parte del canon de The Legend of Zelda, siendo curioso, en cualquier caso, que CD-i cuente con el único videojuego de esta saga donde no sale Zelda en el propio título.

Pese a las ventajas del CD de este sistema de Philips, todos ellos destacaron (de forma negativa) por esas cinemáticas de calidad tan baja y con unos diseños sonrojantes para cada uno de los protagonistas. Algo que tampoco mejoró con cada juego a los mandos por culpa de un control nefasto.

Capcom sacó tajada con los Oracle y Minish Cap

Minish Cap Gracias a Capcom controlamos a un Link diminuto en Minish Cap.

Mejor suerte tuvo Flagship, estudio que forma parte de Capcom y que ha estado involucrado en títulos como la saga Onimusha, puesto que sacó mucho provecho de la oportunidad brindada por Nintendo al lanzar al mercado los inolvidables The Legend of Zelda: Oracle of (Seasons / Ages) para la Game Boy Color en el año 2001, sentando un precedente en la saga sin igual al empaparse del espíritu de las dos ediciones de los Pokémon.

¿Lo mejor? Que cada juego era independiente y, a la vez, se conectaba con el otro hasta el punto de desvelar la traca final al completar ambos. Debido a ese éxito no nos extraña que repitiesen al año siguiente con ese lote jugoso para Game Boy Advance llamado The Legend of Zelda: A Link to the Past and Four Swords, donde se rescató el clásico de SNES y se introdujo una aventura nueva con modo cooperativo para cuatro personas. Una gozada.

Si este pack salió en 2002, los usuarios de GBA tuvieron que esperar poco para degustar otro Zelda en exclusiva: The Legend of Zelda: Minish Cap. Una simpática aventura que llamó la atención por ver a Link en miniatura.

Koei Tecmo y los musou de Hyrule Warriors

Hyrule Warriors Sí, hasta la saga Zelda no se ha librado de la fiebre nipona por los musou.

Koei Tecmo, la compañía por antonomasia de los musou gracias a su saga Sengokumusou, es la que más licencias ha aprovechado hasta la fecha: desde Fist of the North Star hasta One Piece, pasando por Fire Emblem, Arslan, Berserk o el que nos sitúa ahora: Hyrule Warriors, de la saga Zelda.

A cargo de los estudios Omega Force y Team Ninja, la empresa nipona nos sorprendía en 2014 con este musou del universo Zelda para Wii U, del que acabaríamos recibiendo una justita (en lo técnico) adaptación a Nintendo 3DS dos años después. Obviamente, Koei Tecmo no desaprovecharía la oportunidad brindada por Nintendo Switch para llevar su versión definitiva.

Junto con los Dragon Quest Heroes, de los pocos musou que no resultan tan pesados para los que aborrecen este género. Y buena parte de esa culpa la tienen los maravillosos universos que nos brindan Dragon Quest y Zelda.

Brace Yourself y el crossover de NecroDancer

Cadence of Hyrule Si amaste Crypf of the NecroDancer, no te puedes perder Cadence of Hyrule en Nintendo Switch.

La semana pasada se ponía a la venta en la eShop de Switch Cadence of Hyrule, a modo de crossover del tremendamente original Crypt of the NecroDancer de 2015. ¿Y por qué fue tan especial aquella obra de Brace Yourself Games? Por mezclar el concepto de los roguelike con música.

Esa "cadencia" al moverse siguiendo el ritmo es lo que se ha vuelto a aplicar ahora dentro del universo de The Legend of Zelda, pero de un modo más permisivo en ciertos tramos para aligerar la historia. Y, cómo no, es un juego que debería probar tanto el fan del original como de la saga de Nintendo.

Por eso nos encanta que los creadores Cuphead fantaseen con la idea de llevar a su terreno The Legend of Zelda, porque saldría algo bonito de ahí, seguro. Sobre todo en lo relativo a los jefes finales, muy al estilo Treasure.

¿Moverá ficha Nintendo? Ojalá...

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio