Análisis de  Yu-Gi-Oh! Master Duel: el videojuego de Duelo de Monstruos definitivo
Análisis

Análisis de Yu-Gi-Oh! Master Duel: el videojuego de Duelo de Monstruos definitivo

La cifra que buscas es 59. Entre 1998 y el venidero Yu-Gi-Oh! Cross Duel han sido anunciados, publicados y prometidos casi seis decenas de videojuegos basados en la obra de Kazuki Takahashi. Dos de estos juegos, por cierto, anteriores al fenómeno paralelo de Yu-Gi-Oh! TCG. Un legado por partida doble que Yu-Gi-Oh! Master Duel hereda y lleva a todas las consolas y PCs, a los fans del archiconocido manganime y en especial a los Duelistas del Juego de Cartas Coleccionables más exigentes y puristas.

Porque Yu-Gi-Oh! Master Duel es la adaptación más fiel jamás hecha de Yu-Gi-Oh! TCG. Ni más ni menos. Lo cual se dice rápido, teniendo en cuenta el brutal legado de una franquicia que anuncia sus juegos de tres en tres. Un nuevo free-to-play basado en la licencia de Konami que nos invita a retomar las partidas entre amigos desde casa, le da un nuevo valor al coleccionismo digital y su correspondiente elaboración de mazos y, en un mismo movimiento, busca introducir al gran público en la exitosa experiencia competitiva del Juego de Cartas Coleccionables.

Tres objetivos diferentes que, bien planteados, se complementan entre sí en Yu-Gi-Oh! Master Duel. Lo cual no solapa el verdadero propósito de Konami: a diferencia de los anteriores videojuegos de Yu-Gi-Oh!, queda muy patente que Master Duel se ha diseñado para medirse con Hearthstone o Magic The Arena de manera frontal. Algo que, todo sea dicho, acaba jugando a su favor: sus mecánicas y el desarrollo de las partidas son verdaderamente únicas. Aunque, por otro lado, esto también puede llegar a ser intimidante.

De entrada, porque Yu-Gi-Oh! Master Duel aborda sin los paños calientes de los anteriores videojuegos la auténtica experiencia de las cartas coleccionables de Yu-Gi-Oh!. Desde esas retorcidas reglas que tienen un impacto directo en el competitivo a la emoción genuina de abrir un sobre y toparte con una Ultra Rara, pasando esas trampas maquiavélicas capaces de torcer cualquier partida dada por resuelta y ganada de un turno para otro.

Y es que en Yu-Gi-Oh! TCG una buena partida se puede resolver en dos o tres únicos turnos más o menos largos. Lo cual no quita que a lo largo de éstos los jugadores experimenten todo el abanico de emociones. Y Yu-Gi-Oh! Master Duel lleva esa fórmula a las consolas, PCs y móviles. Ofreciendo todos los recursos posibles para que se entienda en todo momento qué está pasando y cuáles son sus opciones, pero reteniendo con éxito el enorme misterio que sucede a que nuestro rival coloque una trampa en el tapete digital.

Screenshot 6838

De esta manera, Yu-Gi-Oh! Master Duel es un videojuego muy excepcional dentro de la serie, pero también nace con el propósito de ofrecer una plataforma de juego compartida por todos los jugadores en la que el competitivo tiene un peso especial, pero hay mucho más contenido con el que abrazar esta pasión. Y, entre partida y partida, la fórmula que ha mantenido viva la franquicia más allá de las pantallas y las páginas del manga durante décadas adquiere un nuevo valor. Sin florituras ni atajos para los nuevos jugadores.

Esa experiencia Yu-Gi-Oh! que ha cautivado a generaciones de Duelistas con sus cartas de efectos imposibles, sus delicadas jugadas a todo o nada y sus maquiavélicas trampas.

¿La experiencia de Yu-Gi-Oh! TCG definitiva? La buena noticia es que en cuestión de contenidos, Yu-Gi-Oh! Master Duel tiene lo necesario para fascinar a los más puristas. A quienes llevan décadas tratando de entender por qué Konami no hacía algo tan sencillo como trasladar el fenómeno que se lleva jugando décadas en mesas y tapetes a las pantallas. La noticia no tan buena es que la experiencia de juego, las interfaces y el online están lejos de parecer un juego de cartas digital lanzado en pleno 2022.

De los tapetes a las pantallas: el largamente soñado salto del fenómeno a los videojuegos 

Ygh013

Desde la primera partida queda muy patente a qué público busca contentar Konami a través de Yu-Gi-Oh! Master Duel: las 35 mil millones de cartas vendidas de Yu-Gi-Oh! Trading Card Game desde su lanzamiento y su reconocimiento al juego de cartas coleccionables más vendido del mundo otorgado por Guinness en 2009 son dos hitos a considerar a la hora de llevar la experiencia genuina a los videojuegos, pero también una responsabilidad enorme de cara a generaciones de fans.

De hecho, lo que aleja Yu-Gi-Oh! Master Duel de los anteriores juegos de la saga es precisamente aquello lo que lo acerca a la experiencia de cartas reales. Esas retorcidas partidas de desgaste, de dobles trampas preventivas dispuestas en el tapete y de jugadas desesperadas que se tornan en gloriosos contraataques una vez que nuestro rival se decide a hacer ese movimiento que llevamos esperando desde nuestro segundo turno. Ha tardado su tiempo, pero Konami ha logrado llevar -por fin- Yu-Gi-Oh! TCG a los videojuegos.

Al igual que en el anime de Takahashi, el cual se inspiró en Magic: The Gathering, la premisa básica pasa por reducir la salud del adversario, cuantificada en números, a base de gestionar invocaciones, Cartas Mágicas y trampas que se ponen en juego en forma de cartas. Sin embargo, lo que lo hace diferente de la mayoría de los juegos de cartas coleccionables es la alucinante manera de conjugar los diferentes efectos de éstas en cada partida. Sobre todo, cuando la activación de muchos de éstos no depende tanto de nosotros, sino de nuestro adversario.

Cart1

En este aspecto, y como ya comentamos, Yu-Gi-Oh! Master Duel es un juego que además busca ser un espacio compartido por jugadores de todos los sistemas. Ofreciendo juego cruzado y progresos compartidos, pero también sirviendo como gran salón para reunirse, coleccionar cartas, ascender de rangos y, por supuesto, aprender a jugar. Incluso desde cero.

La compañía tokiota es plenamente consciente de que este salto del Juego de Cartas Coleccionables a los videojuegos debe ir más allá de su propio público en activo: también debe resultar atractivo para aquellos que dejaron sus cartas en un cajón de manera indefinida o quienes no se habían atrevido a jugar hasta la fecha por cualquier motivo. Porque, no nos vamos a engañar, la cartas coleccionables no son un pasatiempo barato. Y en ese aspecto, Konami aporta tres soluciones.

Ygh009
  • La primera es ofrecer una serie de tutoriales muy bien planteados que se adelantan a todas las posibles dudas del jugador. No solo de cara a la primera partida, sino ya dentro de lo que podemos considerar la campaña para un jugador.
Cart12
  • La segunda pasa por disponer constantemente de recursos al jugador para que no tenga que buscar referencias más allá del tapete del juego. Pulsamos un botón o nos colocamos sobre una carta y tendremos todas las respuestas que necesitaremos, por muy novatos que seamos.
Ygh004
  • La última de las premisas es ofrecer un juego que es realmente free-to-play. Sin letra pequeña, pero con opciones de pago. Derribando cualquier obstáculo de cara a comenzar a jugar. Es más, Konami nos ofrece un primer mazo a elegir entre tres nada más superar los tutoriales y no tardaremos demasiado en tener moneda de juego con la que desbloquear los otros dos.

La manera de obtener cartas, mazos y otros elementos estéticos del juego pasa por unas gemas que se obtienen a base de jugar o superar desafíos. También podremos reciclar cartas que no nos interesen para obtener otras de una rareza similar. Lógicamente, Konami pone a nuestra disposición la tienda del juego con la que agilizar los trámites, ir a tiro fijo por un contenido e incluso ha dispuesto un Duel Pass que garantiza más y mejores recompensas por jugar y que se adquiere con moneda de juego. Hasta aquí todo bien.

Ygh011

La no tan buena noticia es que la experiencia de Duelos de Yu-Gi-Oh! Master Duel está lejos de ser tan fluida y dinámica como la de Magic: Arena, Hearthstone o cualquier otro juego de cartas coleccionables destinado al gran público. Los turnos son muy largos, las posibilidades de las cartas requieren tener en cuenta muchos matices y el miedo a activar las trampas o  quedar expuesto a los efectos de éstas es algo que se debe gestionar a su propio ritmo.

En parte, esto se debe a  la naturaleza de Yu-Gi-Oh! TCG y sus cartas. Aquí no basta con colocar criaturas y atacar, sino saber conjugar muy bien sus habilidades únicas para, poco a poco, desplegar una estrategia mayor. Lograr meter en el juego una poderosa carta capaz de asegurarnos media victoria requiere elegir muy bien nuestras acciones y nuestros sacrificios.

Yu-Gi-Oh! Master Duel acierta con los jugadores de toda la vida, pero puede intimidar a los nuevos

Ygh012

La curiosa manera de evolucionar de cada partida, las maquiavélicas reglas de juego y los retorcidos efectos derivados de las trampas son aquello que le da identidad al juego de Duelo de Monstruos, pero también lo que puede disuadir a los nuevos jugadores de Yu-Gi-Oh! o a quienes entran por mera curiosidad. Por suerte, Konami ha logrado ofrecer un acertado sistema inicial de gratificación por partida y de recompensas que logra enganchar, y un sistema de emparejamientos que tiene en cuenta a los que quieren ser competitivos o a los que simplemente desean jugar por jugar.

Sin embargo, pese a que los acabados de los tapetes y las cartas son el alta definición en todos los sistemas y se ha encontrado la manera de ser fieles en cuestión de reglas, hay que admitir que la interfaz de juego de Yu-Gi-Oh! Master Duel resulta más funcional que sencilla e intuitiva y, dista mucho de igualar el atractivo de otros juegos de cartas digitales.

Si bien, Konami ha logrado que tanto lo que hay en juego como los glosarios, referencias, ajustes de juego y hasta el registro de la partida estén a tan solo un botón del jugador, lo cierto es que la interfaz de Yu-Gi-Oh! Master Duel cumple sin sorprender y su disposición como el sistema de gestiones podían haberse planteado de manera bastante más cómoda de cara al gran público.

Ygh005

Una interfaz que, por otro lado, le sienta mejor a unos sistemas que a otros: uno de los máximos aciertos de Yu-Gi-Oh! Master Duel es su carácter de juego multiplataforma, de modo que una vez te hagas una cuenta del juego a través de Konami podrás continuar tu partida dónde quieras a través de una sencilla gestión de códigos QR. En mi caso, empecé a jugar en Switch, me beneficié de las bonificaciones de PS4 y PS5, continué usando el ratón en PC y aproveché el sistema de Xbox para pasar algunas de capturas a este análisis.

Dicho de otro modo: la gran diferencia de Yu-Gi-Oh! Master Duel  con Magic Arena o Hearthstone es que sirve de plataforma universal en todas las plataformas, de modo que podremos jugar en todos los sistemas y no únicamente en PC y móviles. Y pese a que no es lo mismo usar el ratón que el DualSense, se abre más y mejor el componente social del juego, se fomenta mejor el crecimiento de la comunidad (en Steam el juego no tardó en posicionarse de maravilla) y se saca partido a una de las características más celebradas del videojuego actual: el juego cruzado.

Ygh001

Con todo, la experiencia de juego online tiene sus más y sus menos. Como todo juego de cartas coleccionables digital, aquellos que invierten más tiempo y dinero real siempre van a estar en ventaja. A esto hay que añadir que uno tarda muy poquito en identificar quién ha jugado previamente a Yu-Gi-Oh! TCG en función de cómo estira el límite de tiempo de cada turno. Y, finalmente, los servidores no siempre han estado finos, independientemente de la plataforma en la que juguemos.

Basta con echar un vistazo a las actualizaciones y notificaciones del juego para darse cuenta de que o Konami se ha visto superada por el calado del juego o éste podía haber salido con un online más fluido. En cualquier caso, los contenidos para un jugador, los cuales están basados en las propias cartas y su contexto, nos tendrán entretenidos de sobras hasta que la cosa vaya fina. Porque Yu-Gi-Oh! Master Duel es un proyecto a muy largo plazo y solo acaba de arrancar.

La opinión de VidaExtra

Ygh014

Yu-Gi-Oh! es una de las sagas estrella de la actual Konami. Tanto en los videojuegos como más allá de estos a través de Yu-Gi-Oh! Trading Card Game. Algo más de dos décadas después de que comenzase el fenómeno, por fin se decide a combinar lo mejor de los dos medios en un mismo proyecto y, en el mismo movimiento, reúne a los fans de toda la vida con aquellos que siempre tuvieron la curiosidad por jugar pero jamás habían dado el paso.

Y, si bien, muchas de sus premisas como plataforma de juego de cartas van a rebufo total de lo ya logrado por otros juegos de cartas digitales que también abogan por el free-to-play, también hay que admitir que la experiencia de juego de Yu-Gi-Oh! y más concretamente la de Yu-Gi-Oh! Master Duel juegan a su favor y logran aportar algo que lo que carecen todos los sucedáneos de Magic, que no son pocos: una experiencia de juego de cartas cuyas partidas irradian carácter propio.

Cart222

Yu-Gi-Oh! Master Duel hereda lo mejor de un juego de cartas muy exitoso y todavía más extendido, y eso lo convierte en una apuesta segura. Sin embargo, todavía tiene bastante margen de mejora en aspectos muy concretos. Su online llega a ser irregular, su interfaz merece recibir una actualización que la haga más amena y sencilla y, salvo que tengamos muy clara nuestra estrategia y cómo usar nuestras cartas, nuestros inicios en el competitivo se nos van a hacer muy cuesta arriba. Pero, por otro lado, ya hay montones de alternativas más simples y edulcoradas de Yu-Gi-Oh! en todas las plataformas.

Konami ha puesto los cimientos para que Yu-Gi-Oh! Master Duel sea el videojuego de Duelo de Monstruos definitivo. Ahora toca pulirlo, saber mantener a la comunidad entretenida con eventos e ilusionar a nuevas generaciones de Duelistas. Algo que, como en las mejores partidas de Yu-Gi-Oh!, requiere extra de ingenio, buenas cartas y su debido tiempo. La compañía de tokio cuenta con una estupenda mano, a partir de aquí hay que saber jugarla bien.

Yu-Gi-Oh! Master Duel

Yu-Gi-Oh! Master Duel

Plataformas PC, Switch, Xbox One, Xbox Series X / S, PS4, PS5, iOS y Android
Multijugador Sí, con juegos y progresos cruzados
Desarrollador Konami Digital Entertainment
Compañía Konami
Lanzamiento 19 de enero de 2022

Lo mejor

  • Nada de adaptaciones: la experiencia genuina del mítico juego de cartas coleccionables de Yu-Gi-Oh!
  • Eventos y actividades con los que desbloquear constantemente recompensas
  • Poder llevarte tus cartas y progresos a cualquier sistema es un acierto total

Lo peor

  • El desarrollo de las partidas es menos intuitivo que otros juegos de cartas coleccionables
  • La interfaz cumple sin sorprender y no luce en propiedad los acabados de las cartas

Temas
Inicio