Publicidad

Un día miraremos atrás y alucinaremos con lo bien que ha evolucionado Hearthstone. Academia Scholomance es una prueba más de ello
Análisis

Un día miraremos atrás y alucinaremos con lo bien que ha evolucionado Hearthstone. Academia Scholomance es una prueba más de ello

Es muy fácil perderle el ritmo a Hearthstone. Yo mismo lo he hecho en varias ocasiones, apartándolo de mi vicio diario por falta de tiempo o ganas de mantenerme al día con su meta. Sin embargo, reconozco que esas pausas temporales me están haciendo disfrutar el juego de otra forma.

El logro, estemos ahí atentos o no, es innegable. Tras seis años en activo y después de casi 2.500 cartas, cada vez que sale una expansión  pienso que ya está, que se les han acabado las ideas y es imposible retorcer más el juego. Y cada vez que llega algo como Academia Scholomance me vuelven a sorprender.

Llegan las cartas duales con más experimentación

A mantenerte al día ayuda que las cartas más antiguas vayan desapareciendo del formato estándar, pero nunca dejará de sorprenderme que, incluso en ideas recicladas, consigan darle un giro que huele a nuevo.

Para muestra un botón: Doctor Krastinov viene a ser una versión aleatoria del ya mítico Capitán Verdetez, pero su estrategia tiene más chicha que simplemente sacar una carta y bien utilizada puede ser mucho más interesante.

Krasti

El ejemplo nos sirve también para introducir uno de los grandes cambios de esta expansión, las cartas duales. Más limitadas que las neutrales pero no tan específicas como las de clase, la idea detrás de estas es que puedan ser utilizadas por dos clases.

No revoluciona nada, pero sí aporta algo más de chicha y experimentación con los mazos, cediendo así hueco a sinergias que, en el caso de Doctor Krastinov, pueden servir tanto para el Guerrero como el Pícaro.

El otro gran cambio está en la Magia súbita, efectos que se materializan cada vez que lancemos un primer hechizo con la carta ya sobre el tablero. Una vez más un efecto interesante, pero lejos de las razones que me han vuelto a enganchar durante los últimos días.

Scholo

Dando forma a la partida y la construcción

Lo que sí creo que Hearthstone está haciendo a la perfección es mantener cierto equilibrio. Si bien es cierto que mi estilo favorito, el agro con Cazador, ha vivido tiempos mejores, veo cada vez más interés en hacer que las partidas se construyan poco a poco en vez de limitarlo todo a un puñado de cartas OP.

Ideas como la de Shan'do Garratroz y la posibilidad de otorgar +1/+1 a todas nuestras bestias están lejos de ser los ataques devastadores que ofrecían algunas legendarias de la primera época, pero sin duda hacen de la construcción de mazos y estrategia de cada partida un reto mucho más interesante.

Polke

En el terreno de las sorpresas que no has visto venir están cartas como  Tradicionalista PolkeIt, que reordena todo tu mazo de más a menos coste, o la Esfera de sapiencia, que te da cuatro oportunidades de robar una carta distinta si no encuentras la que buscabas.

Son pequeños retoques y destellos de genialidad que van apareciendo aquí y allá y que, pese a no convertirse en cambios radicales capaces de atraer nuevo público, sí son más que suficientes para mantener el que ya tienen y, de regalo, llamar la atención de quienes nos pasamos por Hearthstone de higos a brevas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios