Compartir
Publicidad
Por detalles así Celeste es uno de mis juegos favoritos de la historia: un viaje inolvidable
Aventura - Plataformas

Por detalles así Celeste es uno de mis juegos favoritos de la historia: un viaje inolvidable

Publicidad
Publicidad

Aprovechando que Celeste es uno de los incentivos de Games with Gold en enero, lo estoy rejugando, ahora desde Xbox One, tras haberlo completado en su día en PS4. Porque no fue solamente mi favorito de 2018, sino que ya forma parte también de mis favoritos de toda la historia al lado de Suikoden II, Vandal Hearts y unos pocos agraciados más. De esos que te marcan de por vida.

Al darle esta segunda pasada he vuelto a revivir todos esos detalles que me enamoraron por completo de esta obra de Matt Makes Games, aunque también ha habido otros que se me pasaron en su momento y que fui viendo a lo largo de los meses por medio de vídeos en YouTube. He aquí un repaso por los mejores momentos, no sin antes advertir que habrá SPOILERS de su historia.

La montaña, una metáfora de la vida

020119 Celeste 01

Celeste no es simplemente un plataformas exigente, sino que esconde mucho detrás. Forma parte de esos videojuegos que intentan dar mayor visibilidad a problemas de nuestra sociedad que siguen siendo tabú para buena parte de la población, algo que hizo de modo soberbio Hellblade: Senua's Sacrifice y que le valió no pocos premios. Porque Madeline es una chica con problemas.

Llega hasta la región de la montaña precisamente para intentar recuperarse, ya que como iremos descubriendo poco a poco, sufre de ansiedad y trastorno mixto de la personalidad. Porque la montaña magnifica todos esos problemas para que Madeline pueda hacerlos frente y que vaya superando esas barreras.

El primer gran escollo contra el que tiene que lidiar está ligado, de hecho, con su otro yo. Esa versión oscura de sus pensamientos que la aterran y la limitan como ser humano. Ese espejo que muestra su otra cara hasta que se rompe el cristal y sale a flote su otra personalidad, hasta el punto de perseguirla después.

La escena de la pluma en Celeste

020119 Celeste 02b

Uno de los puntos álgidos en la historia es cuando Madeline se vuelve a encontrar con Theo en el teleférico en uno de los últimos tramos de la montaña. Pero algo sucede y le vuelve a dar otro ataque de ansiedad. Ahí es cuando su compañero le cuenta el truco de la pluma para que se tranquilice respirando a su ritmo.

Imagina una pluma flotando delante de ti, ¿la ves? Vale, tu respiración hace volar la pluma. Respira lentamente, a un ritmo constante. Inspira, expira...

Con cada pulsación sentimos cómo Madeline se va calmando, lo que nos va reconfortando poco a poco a nosotros como jugadores y testigos de excepción. Pero esta escena, de por sí brillante por cómo sucede toda la situación, no se queda en una mera anécdota, sino que cobrará mayor relevancia en escenas posteriores de la historia, tanto en forma de gadget para Madeline (con el que volar tramos cortos) como por su último encuentro con su parte oscura.

El momento de la aceptación y lo que vino luego

020119 Celeste 03

Después de una intensa y reveladora charla con Theo, donde Madeline le contó todos sus miedos (desde esas "idioteces del pasado en las que no para de pensar y que le importan una mierda" hasta todo lo relacionado con su depresión), ésta se volvió a encontrar con esa parte de su ser que la limita por completo.

Pero ahí el truco de la pluma ya no funcionó.

Ahí es cuando Madeline se preguntó lo siguiente:

¿Por qué una parte de mí tiene un aspecto tan repulsivo?

Tras esto, no le quedó más remedio que afrontar su realidad y luchar consigo misma, hasta el punto de darse cuenta, tras un duelo de lo más exigente, que no había nada malo en estar asustada. Ahí llegó la aceptación, donde acabó "abrazando" su otra parte y su pelo se tiñó de color rosa, desbloqueando de ese modo el doble salto, como si "hubiese subido de nivel". Un hecho que se puede interpretar de diversas maneras, entre ellas que a veces para superar un problema necesitamos la ayuda de otra persona. Aunque seamos nosotros mismos.

El guiño a PICO-8 y los 30 puntos de la montaña

020119 Celeste 04

Celeste surgió, como comentamos el año pasado, de un prototipo entre Matt Thorson y Noel Berry creado desde la máquina virtual PICO-8. Un juego de corta duración donde escalábamos una montaña a lo largo de 30 pantallas.

Lo grande de este Celeste, el de 2018, no es solamente que lo haya incluido a modo de minijuego, sino que le haya dedicado el mejor homenaje posible al dejar para el final los 30 puntos de su montaña, reinterpretados por completo y sacando partido de todas las habilidades de Madeline, incluidos los tramos con pluma.

La visión mucho más compleja de las caras B y C

020119 Celeste 05

Si de por sí estamos ante un plataformas exquisito con un control a la altura y con más movimientos de los que se ven a simple vista gracias al dash (no se podía esperar menos de los creadores del altamente adictivo TowerFall Ascension), Celeste sabe ofrecer un reto tremendo con las caras B y C de los Cassettes desperdigados por cada región, en la línea del Dark World de Super Meat Boy.

La satisfacción por completar cada prueba no tiene precio, porque ahí el nivel de exigencia es altísimo, mostrando un diseño de los escenarios soberbio, estudiado al milímetro. Y lo mejor de todo es que el equipo tiene planeado añadir unas cuantas fases más este 2019, a modo de despedida y agradecimiento antes de ponerse con su próximo trabajo. ¿Lo irónico? Que Skytorn se canceló hace escasos días, y eso que fue un proyecto que se gestó antes que Celeste.

Cuando crees que ya no hay más... ¡ZAS! El Núcleo

020119 Celeste 06

Ambientado "más o menos un año después" del final de la aventura principal, esta obra de Matt Makes Games guardaba un último as en la manga: el Núcleo.

Localizado en el interior de la montaña, nos brinda nuevas mecánicas al alternar entre fuego y hielo mientras iniciamos una escalada de lo más apasionante. Porque ahí también luchamos contra el crono y el reto del último Cassette es digno de elogio. La guinda perfecta a un pastel de fresa delicioso.

La sala oculta con invitados indie de excepción

020119 Celeste 07

Dentro del capítulo 6, justo después de iniciar la escalada por el hueco del ascensor donde está la anciana, hay una sala oculta a la izquierda donde hay seis personajes. Aparentemente uno de ellos es Meat Boy, pero no: en realidad se trata de Ogmo, del videojuego Jumper (del propio Matt), uno de los invitados en el plataformas de Team Meat, por cierto. Y no es el único invitado de Matt, además.

Justo a la derecha del ser de color rojo está Névoa, del ahora cancelado Skytorn, mientras que el ser azulado que está a su lado es el capitán Yuri, de Out There Somewhere (plataformas con valoraciones excelentes en Steam y que cuesta menos de 1 euro, ojo), completando el reparto tres personajes del antes citado TowerFall Ascension: el murciélago de un ojo y dos de sus cuatro protagonistas principales, Blue Archer (Last of the Order) y Pink Archer (Assassin Prince).

La revelación de la canción del templo al revés

Por último, un detalle que engrandece más si cabe todo en Celeste y que se descubrió en su día en el canal Git Gud: dentro del templo del espejo, si se pone la canción al revés y se realizan unos ajustes en el audio para amplificar la voz que sale de fondo, se puede escuchar este mensaje de lo más revelador...

A veces... no sé realmente... qué está pasando. Yo... no sé... quién soy... Sólo... me miro en el espejo y... no sé a quién estoy viendo... o quién me está mirando.... Yo... pienso mucho... sobre a dónde me lleva mi tren de los pensamientos.... y no siempre es un lugar bonito... y eso me aterra... No me gusta asustarme... No...
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio