Publicidad

Qué es Armikrog y por qué demonios nos debería alegrar su llegada
Aventura - Plataformas

Qué es Armikrog y por qué demonios nos debería alegrar su llegada

Publicidad

Publicidad

El pasado 18 de agosto tendría que haberse puesto a la venta el videojuego 'Armikrog', pero un retraso de última hora lo impidió y finalmente Pencil Test Studios tuvo que retrasarlo hasta el 8 de septiembre. Al menos se ha mantenido (y extendido) su descuento para los que quieran reservarlo.

Dos largos años han transcurrido desde su exitosa campaña en KickStarter, así que esperar tres semanas más tampoco nos va a quitar el sueño. Sobre todo si promete darnos lo que los seguidores de 'The Neverhood' llevamos esperando desde hace tanto tiempo. Y nada parece indicar lo contrario. Por ello, y por que queda poco para su estreno, vamos a enumerar los motivos por los que nos debería alegrar su llegada si lo que buscamos es pasarlo bien con una aventura.

¿Quién está detrás de la aventura Armikrog?

Earthworm Jim

El primer punto importante es saber quién es el principal responsable de 'Armikrog'. Ni más ni menos que Doug TenNapel, creador de Earthworm Jim y también del citado 'The Neverhood', entre otros.

Su particular estilo, con personajes estrambóticos (¿un gusano de tierra del espacio, a quién se le ocurre?) vuelve a quedar fielmente reflejado en esta aventura gráfica de corte en 2D. Aunque este proyecto no sería posible de no ser por la campaña en KickStarter en alianza con Pencil Test Studios.

The Neverhood

Pese a que el protagonista de 'Armikrog' guarda semejanzas con Klaymen, de 'The Neverhood', no tienen nada que ver el uno con el otro. Sí, comparten esa cabeza alargada y una figura corporal similar, pero si nos fijamos bien, llevan vestimentas distintas (Klaymen tenía una camiseta roja con tres puntos amarillos en la parte superior, mientras que Tommynaut, el del nuevo trabajo de Doug, destaca por esa T mayúscula de color morada) y sus ojos también son opuestos (Klaymen los tenía alargados, mientras que Tommynaut dos puntos grandes). Lo que sí resulta más que evidente es que los dos parecen sacados del mismo universo. Ése que empezó en 1996 con el trabajo homónimo del estudio The Neverhood.

Merece la pena recordar que este último gozó de una verdadera secuela dos años más tarde que recibimos en la primera Playstation y cuyo nombre, como muchos recordaréis, fue 'Skullmonkeys'. Ahora bien, aquel no fue una aventura gráfica, sino un plataformas de corte más parecido a la saga Oddworld. Su acogida fue, desde luego, mucho más tibia que el original 'The Neverhood'.

Para estos casos lo mejor es recordarlos (o descubrirlos) en vídeo.

The Neverhoood de PC (1996)

Skullmonkeys de Playstation (1998)

El regreso a nuestra infancia gracias a la plastilina

Armikrog

A diferencia del genial 'Earthworm Jim', en donde la tecnología no permitía esos avances gráficos, si algo destacó en 'The Neverhood' fue la utilización de la técnica de animación stop-motion con plastilina. Doug TenNapel venía cismando con esa idea desde hacía muchos años y tras su desvinculación con el estudio Shiny Entertainment de Dave Perry, con el que creó el antes mencionado 'Earthworm Jim', montó el estudio The Neverhood para crear precisamente ese mundo de plastilina con el homónimo 'The Neverhood', una aventura gráfica bastante peculiar y llamativa.

Por desgracia los videojuegos que han utilizado esta técnica no abundan y si algo nos ha evocado siempre la plastilina es a la época de nuestra infancia, por lo que ya de entrada tanto 'The Neverhood' como su secuela a posteriori, 'Skullmonkeys', se ganaron un huequecito en nuestro corazón, a pesar de que después nos pudiesen gustar más o menos como juegos (en lo personal no guardo tan buenos recuerdos de 'Skullmonkeys' más allá de detalles estéticos o su banda sonora).

'Armikrog', como véis, vuelve a apostar por ese estilo, y lo que es mejor, regresando al género de la aventura gráfica. En esta ocasión la historia nos lleva a un extraño planeta en el que se estrellan Tommynaut, un explorador del espacio, y su mascota, un perro alienígena que está ciego (pero que habla) y que se llama Beak-Beak. ¿Lo malo? Que tras el accidente en un planeta desconocido son apresados en una fortaleza misteriosa que da nombre al juego. Sí, la prisión se llama 'Armikrog'.

Sentido del humor en la línea de The Neverhood

Armikrog

Mirad esa instantánea. Ya sin necesidad de coger ratón y teclado para disfrutar ese momento, hace gracia. Esa cara del perro-alienígena que no ve, pero que resulta adorable y gracioso; esa especie de tostada peluda a la que parece disgustarle que la empujen. Visualmente, estando ante un mundo tan extraño, resulta muy atractivo 'Armikrog' y ya con sus animaciones nos puede dibujar una sonrisa.

Y claro está, Pencil Test Studios y Doug TenNapel se beneficiarán de esto para crear puzles o situaciones que nos podrán desencajar la mandíbula por lo inverosímiles que son (ya de por sí el universo lo es, con criaturas a cada cuál más rara), lo que conllevará en muchos casos a esbozar alguna sonrisa, probablemente. Y si eso no lo consigue, habrá otra característica que quizás sí...

Banda sonora a cargo del compositor original

Efectivamente, su banda sonora. Porque repite Terry Scott Taylor, quién ya puso su voz y su guitarra para 'The Neverhood'. Fijaos, sin ir más lejos, en la demo que publicó hace dos años de 'Armikrog' cuando todavía estaba activa su campaña en KickStarter. El tema se llama Boo Hoo Ha y es un claro ejemplo de que se busca la risa con la música empezando por una letra cachonda.

Mezclamos todos los ingredientes y nos sale esto

Como hemos dicho al inicio, 'Armikrog' tendría que haber salido el pasado 18 de agosto, pero al final lo hará el próximo 8 de septiembre 2015 mediante Steam para Linux, Mac y PC. En el futuro está planeada su conversión a consolas (PS4 y Wii U), aunque todavía no hay ninguna fecha concreta.

Si os gusta lo que véis, adelante, que su reserva tiene un 10% de descuento: cuesta 22,49 euros.

Sitio oficial | Armikrog

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir