Compartir
Publicidad
Las mezclas más raras con mecánica de pinball que se han visto en los videojuegos
Casual Games

Las mezclas más raras con mecánica de pinball que se han visto en los videojuegos

Publicidad
Publicidad

Desde siempre me gustan los pinball. Hay cierto magnetismo atractivo cada vez que veo una de estas máquinas. Esa luminosidad, esos colores tan vivos, la disposición de la mesa para que haya ciertos caos controlado que nos pique a obtener la mayor puntuación para estar en el salón de la fama...

Aunque los videojuegos hayan replicado a la perfección sus movimientos, las sensaciones son muy diferentes a las de estar controlando una de esas máquinas en un salón recreativo. O al menos, de los que aún siguen en pie.

En todo este tiempo he visto y jugado a muchas máquinas, como también he probado videojuegos que han rescatado del olvido a aquellos pinball de mi infancia. Pero hoy quiero hablar de los que han hecho experimentos raros dejando de lado, eso sí, los que sólo han metido minijuegos al estilo pinball.

Nitro Ball

Empiezo, precisamente, con Nitro Ball, que retroanalizamos hace unos días. Un arcade bastante desconocido de Data East que mezcló sin tapujos una mecánica similar a shooters de la época como el MERCS de Capcom con escenarios con elementos de pinball que afectaban a todo el conjunto.

Esa combinación, de por sí atractiva, no brilló con la misma fuerza que la del colorido de su entorno (hasta podíamos "colar" a los enemigos rodando por los agujeros para obtener puntos y power-ups), pero que le quiten lo bailao.

Alien Crush

Fue uno de los primeros juegos confirmados de la TurboGrafx-16 en versión diminuta, por lo que no podía faltar la mención a Alien Crush, uno de los pioneros en ir más allá sobre el concepto básico de las máquinas de pinball.

En el fondo este videojuego de Compile estrenado en 1988 podría parecer por uno más, de hecho, pero su verdadera gracia y el punto original del asunto, eran esas mesas entrelazadas con enemigos (e incluso un jefe) a abatir. Como es lógico, ante ese concepto tan "de videojuego", gozó de varias secuelas y sirvió de inspiración para otros juegos de corte similar, como ese Pinball: Revenge of the Gator de HAL Laboratory para Game Boy en 1989.

Sonic Spinball

Caía de cajón sabiendo de qué era capaz Sonic y SEGA estuvo muy fina al reaccionar bastante rápido al ver cuál era una de las fases favoritas de Sonic the Hedgehog 2. Sí, la de "Casino Night Zone", la de esas partes a lo pinball.

De ahí que un año después, en 1993, saliese al mercado Sonic Spinball para Mega Drive llevando al límite ese concepto que se había tanteado como una simple idea curiosa al ver al erizo de SEGA en modo "bola". Ahora bien, el resultado final no resultó tan "redondo" como los plataformas originales.

Odama

No podía ser otro que el creador del extravagante Seaman, Yutaka Saito, el encargado de diseñar esa rareza llamada Odama para GameCube. Una mezcla de estrategia feudal con mecánica de pinball y comandos por voz.

Sí, fue un juego que vino acompañado de un micrófono con el que dábamos órdenes a los soldados (casi media docena de comandos posibles, por cierto) mientras controlábamos a esa bola que daba nombre al juego por medio de los clásicos flippers de las máquinas de pinball. Esa mezcla le reconoció el mérito a su innovación en 2006, pese a que como juego su recepción por todo occidente fuese más bien tibia en contraposición a lo visto en Japón.

Creature in the Well

Este trabajo de Flight School Studio aún no ha salido a la venta (se planea para este mismo verano en Steam, Nintendo Switch y Xbox One), pero su concepto no podía ser más atractivo al mezclar hack & slash y pinball.

Bajo una estética que puede recordar vagamente a Hyper Light Drifter, Creature in the Well introduce las mecánicas de estas máquinas con tantos años de historia para resolver sus puzles de múltiples formas (a golpe de espada, eso sí) e igualmente para ir eliminando las torretas enemigas.

Yoku's Island Express

Yoku's Island Express

Actualmente es uno de mis metroidvania favoritos, porque una vez te adentras en el mágico universo de Yoku's Island Express es imposible que no te enamores de esta ópera prima de Villa Gorilla. Sí, un pinballvania.

Bajo una estética exquisita y un mapeado enorme y sumamente variado, se nos presenta un juego de lo más refrescante donde deberemos guiar a un adorable escarabajo pelotero (que no se soltará jamás de su bola) para ayudar a los habitantes de la región de Mokumana. Todo ello controlando los distintos flippers que nos permitirán alcanzar otras zonas, el movimiento del propio Yoku y el resto de habilidades que iremos desbloqueando. Aparte que hay un montón de secretos y misiones a completar. Es una gozada.

Hay otros ejemplos más o menos conocidos, como Rollers of the Realm (mezcla de rol, pinball y puzles), Kabounce (más enfocado a los deportes) o Momonga Pinball Adventures (más aventurero). ¿Qué otros destacaríais?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio