Publicidad

La Biblioteca Nacional une fuerzas con las asociaciones AEVI, DEV y AUIC para la preservación de los videojuegos españoles

La Biblioteca Nacional une fuerzas con las asociaciones AEVI, DEV y AUIC para la preservación de los videojuegos españoles
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En julio del año pasado, la Biblioteca Nacional Española (BNE) expresó su deseo de trabajar en pos de la adecuada conservación de los videojuegos, ya que su directora Ana Santos los considera bienes culturales de gran importancia. Hoy se ha dado uno de los primeros pasos para ello.

La BNE ha anunciado que empezará a colaborar con las principales asociaciones españolas de videojuegos. Es decir, AEVI (Asociación Española de Videojuegos), DEV (Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento) y AUIC (Asociación de Usuarios de Informática Clásica). También contribuirá a esta labor de preservación el Ministerio de Cultura.

Todos los frentes ayudarán a la BNE en los menesteres que hagan falta para crear un tejido consistente que permita salvaguardar los videojuegos españoles y acceder a ellos fácilmente. Una de las primeras medidas que se han puesto en marcha es la identificación de la producción total de estos, de forma que se pueda conocer cuáles están ya en la Biblioteca y cuáles faltan.

Para esta labor de identificación y de depósito de lo que no se encuentre en las colecciones de la BNE, las Asociaciones han ofrecido, por una parte, sus propias bases de datos y recursos de información y, por otra, su disposición a trasladar a sus asociados la posibilidad de donar o depositar en la BNE aquellos videojuegos que la BNE no conserva actualmente.

Por otro lado, las distintas partes se comprometen a trabajar para que toda la producción española de juegos a partir de ahora se deposite debidamente en la BNE. La intención es crear "un procedimiento que facilite este depósito", haciéndolo más viable para todo el mundo.

The Red Strings Club The Red Strings club, juego del estudio español Deconstructeam y editado por Devolver

Recordemos que, si no hay más videojuegos en la Biblioteca, es porque la Ley de Depósito Legal solamente obliga a los títulos editados en España a ser depositados ahí. Por mucha producción que haya en nuestro país, la mayoría de las veces que un juego se publica lo hace con una compañía extranjera, ya que así pueden llegar al público internacional. La idea detrás de esta iniciativa es que cualquiera los pueda depositar fácilmente sin necesidad de estar obligados por ley.

Las asociaciones y la BNE también están trabajando para mejorar los mecanismos que permitan preservar y jugar a estos títulos a largo plazo. Otra de las colaboraciones que se van a llevar a cabo es la cesión del equipamiento necesario por parte de las susodichas asociaciones para reproducir cualquiera de estos juegos. Es decir, consolas, ordenadores y demás.

Por último, el conjunto de AEVI, DEV, AUIC y el Ministerio de Cultura también tienen previsto "colaborar en la divulgación del trabajo que va a realizar la BNE así como, por parte de la BNE, en los aspectos culturales y educativos que rodean a la industria del videojuego".

La producción española de videojuegos es vasta y rica como pocas, y lo lleva siendo desde hace décadas. Por eso es importante que se tomen las medidas necesarias para conservar lo que a todas luces ya es patrimonio cultural de valor incalculable.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios