Compartir
Publicidad
Publicidad

El padre de Sonic sigue derramando lágrimas por DreamCast

El padre de Sonic sigue derramando lágrimas por DreamCast
Guardar
54 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay pesos pesados en la industria que no dejan indiferente a nadie. Esos personajes lo fueron todo hace un tiempo y a día de hoy, como si fuesen el mismísimo Johan Cruyff, se dedican a soltar bombas para seguir en la palestra. Yuji Naka no es de ellos.

El padre de Sonic siempre se ha caracterizado por la discreción e incluso se ha sabido mantener al margen de polémicas estériles al ver el rumbo que tomaba su creación.

Pero Yuji, pese a discreto, tiene un corazón que llora por un antiguo amor. Un amor de esos que no entiende de edades, de tiempos ni de mesuras y que como toda tragedia griega, tuvo un final tráfico. DreamCast, y con eso queda dicho todo.

Por que para el fundador del estudio Prope y creador del famoso ‘Let’s Tap’, Sega jamás debió de tirar la toalla y dejar de fabricar hardware.

“Hasta los momentos finales, cuando ya era inevitable, estuve en contra de que SEGA abandonase el negocio del hardware. Estábamos desarrollando ‘Phantasy Star Online’ y las capacidades de conexión a internet y juego online de DreamCast no fueron lo suficientemente explotadas.”
“De algún modo siento que no se tenía que haber tomado esa decisión, aunque soy consciente de que la empresa hubiera acabado en la bancarrota y que fue una decisión correcta a nivel de negocios.”

Y es que los grandes amores no se olvidan, sobretodo aquellos que nos dejaron marcados. Somos muchos los que empezamos a entender lo que una consola moderna significaba, de la mano de aquella maravilla que fabricó Sega.

Quizá no era perfecta (¿quién lo es?), pero sentaba las bases de lo que depararía el futuro y nos dejó un buen puñado de juegos que a día de hoy siguen siendo geniales.

De hecho, y sirve más como anécdota, el mismo Naka confiesa que el logotipo de Prope, su estudio de desarrollo, es naranja en homenaje al logotipo que vistió la última consola de Sega en su versión japonesa.

Quizá algún día, justo antes de que Google destruya la tierra, Sega resucite de sus cenizas y presente una DreamCast 2. Entonces sabremos que todo está a punto de terminar, pero podremos abandonar este plano de existencia felices al haber contemplado una resurrección como Dios manda.

Vía | Kikizo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos