Publicidad

Seis años después, HearthStone recibe por fin una nueva clase jugable con la expansión Cenizas de Terrallende

Seis años después, HearthStone recibe por fin una nueva clase jugable con la expansión Cenizas de Terrallende
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Parecía que no iba a ocurrir nunca. El juego de cartas de Blizzard lleva seis años recibiendo expansiones de cartas continuamente, así como nuevas aventuras. La llegada de una nueva clase jugable (HearthStone divide sus barajas en nueve personajes, cada uno con sus propias mecánicas) era una de las novedades más demandadas por la comunidad, y por fin la tenemos aquí.

El 7 de abril se lanzará la expansión Cenizas de Terrallende, y con ella viene el Cazador de Demonios, la décima clase de HearthStone. El personaje de Warcraft que encarna esta profesión no es otro que Illidan Tempestira. Quien, por cierto, ya existe en forma de carta. El portal PC Gamer lo ha podido probar y nos ha ofrecido varios detalles.

Su poder de héroe nos permitirá aumentar el ataque del personaje en un punto durante un turno, y cuesta solo un cristal de maná. Algo peor que el del Druida, pero más barato de usar. Además, las cartas exclusivas del Cazador de Demonios podrán tener una habilidad llamada Outcast, que les otorga poderosos potenciadores si se juegan desde uno de los dos extremos de la mano, derecho o izquierdo.

Todos los jugadores que completen las misiones de prólogo correspondientes recibirán gratis a Illidan, así como unas 30 cartas iniciales de Cazador de Demonios. Blizzard promete que irán llegando otras 45 cartas exclusivas para esta clase a lo largo de tres expansiones del Año del Fénix.

Pero eso no es todo. La nueva expansión Cenizas de Terrallende traerá consigo un notorio rediseño para el Sacerdote, la clase menos popular de HearthStone. Seis de sus cartas básicas y clásicas serán reemplazadas, mientras que muchas otras recibirán severos reajustes de cara a hacer a Anduin más competitivo.

También llega un nuevo tipo de esbirro legendario, los Prime. Estos tienen un efecto de Último Aliento bastante importante: al morir, barajan en nuestro mazo una versión mucho más potente de ese mismo esbirro legendario.

En vista del éxito de Legends of Runeterra, parece que Blizzard ha decidido ponerse las pilas con su HearthStone, que lleva acomodado todos estos años como uno de los principales pilares del TCG en videojuegos. ¿Estará el Cazador de Demonios a la altura? Muy pronto lo sabremos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios