Compartir
Publicidad
Es hora de que vuelvas a creer en el FPS
FPS

Es hora de que vuelvas a creer en el FPS

Publicidad
Publicidad

Esta pasada semana, Activision presentó al mundo 'Call of Duty: Infinite Warfare', entrega que seguirá empujando la saga hacia el terreno de la ciencia ficción, pero conservando en líneas generales las claves que le han llevado al éxito. Por otro lado, 'Battlefield 1' hará lo opuesto en el plano temático, recuperando los grandes conflictos armados del siglo XX de una manera muy particular.

Más allá de las decisiones argumentales, sobre el papel, no se espera mayor sorpresa por ninguno de los dos frentes, muy acomodos ambos en la faceta más comercial de un género que lleva desde hace demasiado tiempo ya estancado en su propio triunfo comercial. Los dos venderán mucho, de eso no cabe duda, pero difícilmente conseguirán atraer a los jugadores desilusionados con el género.

¿Es posible volver a sentir genuina excitación por un FPS?

Sin embargo, más allá de esas dos nueva iteraciones de corte evidentemente conservador, este 2016 está trayendo vientos de cambio para un género que andaba desde hace muchos años necesitado de ellos. ¿Es posible volver a sentir genuina excitación por un FPS? ¿Queda margen para que un juego de tiros en primera persona nos pueda sorprender con algo más que las mismas mecánicas de siempre? Atentos porque algo está cambiando.

¿Por qué tan serio?

Battleborn 3114547

Si por algo se han caracterizado precisamente los 'Battlefield' y 'Call of Duty' de turno, es por ser juegos que se toman muy en serio a sí mismos, con protagonistas siempre muy musculosos y muy preocupados por salvar al mundo libre de las más terribles amenazas. La contraposición con dos propuestas como 'Overwatch' y 'Battleborn' es más que evidente.

Overwatch y Battleborn son dos estupendas alternativas dispuestas a poner el género patas arriba

Pero no es solo su carácter desenfadado lo que diferencia a estas nuevas propuestas: a nivel mecánico, hablamos de proyectos que han demostrado que se puede mirar mucho más allá de los rudimentos del shooter bélico para obtener el interés del público. La forma en que estos títulos toman ingredientes de los MOBA para dar la vuelta a la idea preconcebida de un juego de disparos es, sin duda alguna, su gran punto a favor.

Y por lo que hemos podido probar en ambos casos, parece que la idea funciona bastante bien. Cada uno tendrá sus preferencias, claro, y a título personal me decanto más por 'Overwatch' tras ver lo que ambos proponen, pero lo importante para el caso es que en ellos tenemos dos estupendas alternativas dispuestas a poner el género patas arriba.

Mucho margen para innovar

Devil Daggers 004

Lo de meter toques de MOBA en los shooters no será un caso aislado, pues por ahí pululan más intentos como 'Paragon' (aunque en este caso vaya a funcionar en tercera persona). No obstante, se pueden intentar cosas aún más atrevidas para atraer la atención de quienes están cansados de lo mismo de siempre.

Nos toca dirigir la mirada al frente indie para encontrar las jugadas más arriesgadas

Como suele ser habitual, nos toca dirigir la mirada al frente indie para encontrar las jugadas más arriesgadas. Ahí es donde encontramos auténticas roturas de molde como 'SUPERHOT', ese shooter donde el avance del tiempo depende nuestro movimiento físico, convirtiéndolo así en una experiencia única y curiosamente cargada de estrategia.

'Devil Daggers' es otra genial idea que busca dar una vuelta de tuerca al disparar en primera persona, presentando un único escenario en el que nos vemos rodeados de hordas infernales que nos superaran escandalosamente en número. ¿El objetivo? Poder sobrevivir más allá de unos pocos segundos. Y morir, morir y morir hasta el infinito. Para volverse loco.

Regresos a las raíces

Doom Alt Boxart 0 0

Y luego, claro está, tenemos el nuevo 'Doom', un producto que sus creadores vienen a vender más bien como una involución del género, un regreso a lo que (según los luditas del videojuego) nunca debió dejar de ser. También ellos tienen derecho a contar con sus razones para volver a creer en el FPS.

El nuevo Doom es un producto que sus creadores vienen a vender más bien como una involución del género

Reconozco que las fases de pruebas de su multijugador no terminaron de convencerme, pero hay algo primario y brutal en este juego que me resulta lo suficientemente magnético como para animarme a darle una oportunidad. Esta misma semana lo tenemos aquí para poder salir de dudas.

Sea por la vía de la mezcla de géneros, por la reinvención total o por la ruptura nostálgica, el caso es que el tan deseado cambio para el FPS se está produciendo este 2016, así que vamos a disfrutarlo mientras dure. Claro, es muy posible que a final de año la batalla de las ventas se la lleven de calle tanto 'Call of Duty' como 'Battlefield', pero eso ya será harina de otro costal.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos