¿Qué ha pasado con Ninja? Apagón mediático o cortar con Twitch por lo sano

¿Qué ha pasado con Ninja? Apagón mediático o cortar con Twitch por lo sano
5 Comentarios

Con más de 18 millones de seguidores en Twitch, la estatuilla de los Game Awards en su repisa en la categoría de Creador de Contenido del año 2018, entre otras, y una presencia mediática que ha trascendido internet, Richard Tyler Blevins, más conocido como Ninja, es uno de los streamers y jugadores profesionales más conocidos y relevantes de la era de Twitch. Lo cual no está reñido con que, de vez en cuando, pierda los papeles. El más reciente caso, sin embargo, o es un toque de atención o una maniobra profesional que directamente se le ha ido de las manos.

Pongámonos en contexto, porque es necesario: la última partida de Fortnite jugada por Ninja concluyó con un Rage Quit (una salida cabreada del propio juego) en la que primero Blevins reprochó el rendimiento de su equipo y luego sentenció antes de irse que había tenido suficiente. Algo relativamente común en cualquier juego competitivo, las cosas como son, salvo por un matiz: tras cerrar el juego y poner la pantalla en negro se despidió de sus seguidores de una manera preocupante.

Necesito un descanso... No sé cuándo volveré ni dónde.

¿Había llegado Ninja a su propio límite? Tras sus palabras Ninja decidió apagar su presencia en internet. Cerrar sus redes sociales de manera temporal sustituyendo sus imágenes con un sencillo "Time-Out" y cambiando su nombre de usuario en Twitter por "Usuario no encontrado". Preservando el verificado, todo sea dicho.

Time Out

A modo ilustrativo, el momento en cuestión de la partida fue capturado y compartido y, a partir de ahí, se generó la correspondiente especulación.

¿Apagón mediático sin sutilezas o hay algo más? La exposición de Ninja es sencillamente brutal y los videojuegos pueden llegar a ser verdaderamente frustrantes. Sin embargo, llama la atención que tanto en su emisión como en su último tuit hasta la fecha Ninja fuese especialmente específico con la elección de palabras: "No sé cuándo volveré ni dónde". Una hora después de la última partida, la propia compañía Twitch rescindía su condición de partner de la plataforma.

Los escenarios que nos deja esta última acción son los que son: es incuestionable que Ninja, más allá de su pasión por los videojuegos, necesita como todo el mundo alejarse de los focos y centrarse en sus cosas. Que tenga estas reacciones no son nada ejemplares, pero incluso se puede llegar a entender. Otra cosa no menos seria es que se trate de un movimiento más o menos planificado para iniciar una nueva etapa en otra plataforma de streaming diferente a Twitch y, de paso, darle un fuerte impulso inicial.

En cualquiera de los dos casos, a todo el mundo le viene bien dedicarle un tiempo a sus propias cosas, y damos por hecho que no tardaremos en tener la respuesta. Salvo, claro, que en pleno 2022 le copie la idea al legendario Muzska.

Temas
Inicio
Inicio