Microsoft apunta con el dedo a PlayStation y le acusa de pagar a estudios para que no lancen sus juegos en Xbox Game Pass

Microsoft apunta con el dedo a PlayStation y le acusa de pagar a estudios para que no lancen sus juegos en Xbox Game Pass
11 Comentarios

El CADE brasileño se ha convertido en un terreno realmente interesante para conocer las opiniones de las principales compañías de videojuegos. Hace unos días conocíamos qué opinan las diferentes empresas tecnológicas sobre la compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft.

Sony se mostró como la más contraria a este movimiento empresarial, asegurando que convertir a Call of Duty en un título exclusivo suponía un gran riesgo desestabilizador del mercado. Ahora, Microsoft ha contestado a esta postura con gran contundencia y graves acusaciones.

Una vez más, en Resetera podemos ver la respuesta de la empresa, la cual señala que la competencia sigue siendo relevante, con una división clara entre juegos físicos, digitales y los servicios de suscripción. Para apoyar esta visión, Microsoft ha tomado las opiniones de Ubisoft, Riot, Amazon y Google, las cuales apuntan a que seguirán existiendo una gran cantidad de desarrolladores activos tras la compra de Activision Blizzard.

Graves acusaciones

Sin embargo, las cosas se ponen mucho más serias a la hora de responder a la propia Sony. Microsoft señala que no está nada sorprendida con que la compañía japonesa haya sido la única en emitir una opinión negativa sobre la operación.

Para Microsoft, Xbox Game Pass representa una amenaza evidente en Sony, ya que el servicio de suscripción se planteó como una alternativa al modelo tradicional de compra de videojuegos. El éxito de esta planificación ha resultado efectiva respecto a lo propuesto en Sony, indica Microsoft.

"En resumen, Sony no se resigna a tener que competir con el servicio de suscripción de Microsoft. La protesta pública de Sony sobre los juegos de suscripción y la respuesta de la compañía son claras: Sony no quiere que los servicios de suscripción atractivos amenacen su dominio en el mercado de la distribución digital de consolas. juegos. En otras palabras, Sony critica la introducción de nuevos modelos de monetización capaces de desafiar su modelo de negocio".

De hecho, el golpe más duro es el de Microsoft acusando directamente a Sony de pagar a los desarrolladores por no agregar su contenido a Xbox Game Pass y a otros servicios de suscripción. Esto ha supuesto un impedimento a la empresa para que la plataforma crezca más. Además, Sony es una habitual a la hora de firmar acuerdos de exclusividad con terceros, incluso de contenido descargable.

A su vez, Microsoft vuelve a reiterar que Call of Duty no supone una categoría de juegos por sí misma y llegar a esta conclusión "es simplemente injustificable bajo cualquier análisis cuantitativo o cualitativo". Por otro lado, defiende que entre los juegos más vendidos de 2021, solo dos son de Activision Blizzard. Otras franquicias como GTA, Assassin's Creed o FIFA se cuelan en el listado y también se publican en sistemas PlayStation.

Continuando con esta defensa, Microsoft argumenta que desde que se anunció la compra de Activision Blizzard, ninguno de sus juegos han sido incluidos en Xbox Game Pass. Independientemente de ello, el éxito de la plataforma ha seguido aumentando, por lo que no considera esencial que el catálogo de juegos de la empresa de Bobby Kotick se sume a la biblioteca.

Competencia asegurada

En lo referente a un temor de Sony sobre el potencial que adquiera Microsoft al incrementar su parrilla de juegos con los de Activision Blizzard, Xbox tiene claro que no supondría una ventaja inigualable en el mercado. Cuatro motivos sostienen la visión de Microsoft al respecto:

  1. Microsoft no pretende retirar contenido a los jugadores y ha reiterado anteriormente su intención de no convertir a Call of Duty en un juego exclusivo.
  2. Los servicios de suscripción simplemente son una forma más de pagar por acceder a videojuegos y compiten de forma natural con los métodos tradicionales.
  3. Sony ignora parte de su propia política, ya que existen servicios como PlayStation Plus que funcionan de la misma forma en la que se critica a Xbox Game Pass.
  4. Hay una fuerte competencia en el sector de distribución de juegos, donde las empresas acceden a juegos de Activision Blizzard, pero los de Xbox no pueden jugar a todas las obras.

Finalmente, Microsoft señala que hacer que los juegos de Activision Blizzard sean exclusivos de Xbox no sería rentable. Esto es debido a que los costes de las estrategias de exclusividad y las ventas potenciales perdidas por ello no sería rentable para la empresa.

Temas
Inicio
Inicio