Soluciono la inflación de la gasolina a balazos en GTA Online: la Operación Rastro Tecnológico es una estocada al capitalismo
Juegos online

Soluciono la inflación de la gasolina a balazos en GTA Online: la Operación Rastro Tecnológico es una estocada al capitalismo

No me gusta la CIA ni el FBI. Realmente valoro el trabajo que hacen, salvaguardando los intereses de los ciudadanos, de los Estados Unidos y poniendo una bala en la cabeza de quien haga falta para conseguir su objetivo. Tienen claras sus prioridades, desde luego.

En GTA Online tenemos el equivalente, ya sean la IAA o el FIB, los cuales no hacen más que tocarme las narices siempre que pueden. Sin embargo, ahora son ellos los que reclaman mi ayuda y lo peor es que no puedo negarme. The Criminal Enterprises se guardaba una ristra de misiones bajo la manga y todo para dictaminar el nuevo orden económico mundial.

Trabajo en equipo

Mientras mi ajetreada vida en los bajos fondos discurre entre disparos, recibo una llamada del Agente ULP. Todo un alto cargo de la IAA que me pone en situación: la familia Duggan, esos hijos de una hiena que se dedican a amasar más dinero que el Tío Gilito, están haciendo que el precio de la gasolina se vaya hasta las nubes.

Seguro que más de uno maldice a alguna petrolífera cada vez que tiene que ir a repostar a la gasolinera y no es para menos. GTA Online no es ajena a la situación que sufre el mundo real y Rockstar tiene bien claro que la forma de reflejar la desgracia es a través de una buena chanza. De alguna forma, todo está relacionado con los eventos del Golpe del Juicio Final.

Una parte de lo que ofrece Los Santos que por ahora no he tocado, pero sí sé que Thorton Duggan es el patético cowboy empresarial al que le birlé unos cuantos cientos de miles de dólares de su casino. Sea como sea, me pongo a las órdenes de la IAA, pero esta vez no trabajo solo.

GTA Online

Mi compañero de fatigas es Alberto Martín, el incansable aporreador de teclas que os ofrece las mejores guías en VidaExtra. Con tal de que tenga la mitad de puntería con una pistola que escribiendo la guía con la que conseguí el platino de Elden Ring, esto será pan comido.

Hay que jurar la constitución estadounidense de una forma peculiar, en la que prácticamente me comprometo a lanzar misiles nucleares en Etiopía si es necesario. Trabajo como agente clandestino, así que las respuestas en el tribunal de la Haya las tendrán que contestar otros, no yo.

En la primera toma de contacto vuelvo a sentir ese placer de poder hablar con alguien mientras juego. Demonios, lo echo más en falta que Marco a su madre y lo cierto es que lo agradezco. Alberto es implacable y ambos nos compenetramos a la perfección.

Se pone caliente

No se andan con tonterías los secuaces de los Duggan. Están dispuestos a lo que sea, incluso gasearnos mientras nos encontramos en un apartamento recopilando información. Están tan chalados que nos dejan dentro de una furgoneta con una bomba a punto de explotar.

Alberto se pone al volante mientras yo intento recordar las lecciones de aquel curso de explosivos al que nunca me llegué a apuntar. Cierro los ojos, corto uno de los cables y consigo que salgamos vivos. Con un par de volantazos despistamos a la pasma y recibimos una recompensa de 35.200 dólares.

GTA Online

Podría ir citando las cifras que GTA Online ha decidido que sean justas para estas misiones, pero rondan entre los 25.000 y 45.000 dólares. Si bien los incrementos de botín a los atracos anteriores es más que suficiente, pocos motivos hay para regresar a todo lo que ofrece la Operación Rastro Tecnológico. Más allá de lo divertidas que son sus seis misiones, no esperes llenarte los bolsillos a mansalva.

Son misiones sencillas, como por ejemplo la tercera, en la que hay que encontrar y rescatar a la agente Johnson en mitad del desierto de Paleto Bay. Una forma de sacarse unos cuartos fáciles y en la que con práctica no tendréis que gastar apenas munición.

Eso sí, recordad que en cualquier caso hay que tener una buena potencia de fuego. Llevo adoleciendo desde mis inicios en GTA Online de una falta absoluta de arsenal y me empeño en no ir a la tienda a comprar un buen RPG. Por suerte, Alberto no es tan idiota como yo y gracias a él conseguimos mandar a paseo unos cuantos helicópteros que no paraban de molestar.

La traca final

El Agente ULP nos va dejando claro a cada informe tras las misiones que el momento del show definitivo se acerca. Estamos estrechando el cerco alrededor de Mason Duggan, el cual se está aprovechando de una IA llamada Cliffford para poner el precio más alto posible a la gasolina.

GTA Online

La siguiente parada para Alberto y para mí es el edificio en construcción que hay en mitad de Los Santos. Si hubiesen heridas realistas en GTA Online, os aseguro que ahora mismo seríamos un queso Gruyere. Un infierno de balas, en el que nos intentan peinar el flequillo con metralletas.

Subiendo poco a poco cada planta y muriendo por el camino, conseguimos llegar a la azotea para interceptar a Duggan, el cual no se lo piensa dos veces a la hora de huir en su helicóptero. Suerte que Alberto le fríe las hélices lo suficiente como para obligarle a aterrizar en otro edificio. Es tan incesante la cantidad de plomo que sobrevuela el aire que no nos lo pensamos y saltamos al vacío para seguir con vida.

Duggan ya no tiene a dónde ir, sobre todo si recibe un escopetazo en la mandíbula por mi parte. Recojo la mercancía y huimos, pero ahora me toca luchar por mi cuenta. La cena casera reclama a mi fiel camarada y esa sí que es una misión ineludible.

Punto y final a la operación de la IAA. Un silo en mitad del monte Chiliad al que llego con un helicóptero facilitado por la organización. No logré fijarme en el nombre, pero es una delicia pilotarlo; parece que corta el aire como un cuchillo. Entro en el complejo y comienzan los problemas.

El maldito GTA Online se ha convertido en un survival horror. Veo menos que Platón en su dichosa cueva y apenas puedo ver lo que tengo a dos palmos gracias a la bengala que llevo a la espalda. Para colmo, unos titantes realmente tétricos se encuentran desperdigados por los pasillos, provocando el correspondiente mini infarto.

GTA Online

Tras reunir cuatro fusibles no con poca paciencia, llego a una zona amplia, a modo de oficinas y varias plantas. Al parecer, tengo que acabar con los restos de Cliffford que todavía navegan por alguna red, lo cual realizo en un santiamén. El mejor regalo que me llevo de esta parte de The Criminal Enterprises es una maravillosa gatling de manos de los titanes que he aniquilado.

Y no tardo poco en ponerla a prueba. Nada más salir del silo un helicóptero enemigo comienza a disparar destruyendo mi vehículo aéreo. A pesar de que está reforzado, esos buitres no son capaces de resistir el poderío de 100 balas escupidas por segundo.

Bajo del monte Chiliad en paracaídas, entrego la información y soy dado de baja automáticamente de la IAA. Se ve que he ayudado a mi patria, pero no seré condecorado de ninguna forma. La agencia se reserva cualquier derecho de readmisión y sin previo aviso. No discutiré los términos y condiciones, no lo he hecho en mi vida y menos cuando me he divertido tanto.

Temas
Inicio