Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo nuevo de Carmack no contempla mods. Nuestros ordenadores no lo soportarían

Lo nuevo de Carmack no contempla mods. Nuestros ordenadores no lo soportarían
Guardar
47 Comentarios
Publicidad

John Carmack, despierta. Abre los ojos y asume tu misión. Fuiste creado para destruir las tarjetas gráficas de los ordenadores más potentes del mundo. Crearás motores gráficos que pongan a prueba los límites del hardware actual, lo demás no importa. Esa es tu misión y debes aceptarla.

Esa declaración de intenciones debe de estar grabada a fuego en la frente del bueno de Carmack, puesto que cada poco tiempo anuncia el desarrollo de un nuevo motor gráfico que sobrepasa al 90% de los ordenadores que los jugones tenemos en casa.

Resulta que con el desarrollo de 'Rage', el nuevo juego de ID Software y que funciona sobre una versión hormonada de Tech 5, prometen llegar más allá de lo que hemos visto hasta ahora. Aunque eso tiene cosas malas, como por ejemplo la total imposibilidad de crear Mods del juego, básicamente por que no tenemos ordenadores lo suficientemente potentes como para crearlos.

Y aunque el propio John Carmack parece que considera que el factor "personalización" puede ir muy bien en beneficio del juego, la realidad le ha golpeado fuerte y, por ahora, no será posible incluir mods.

La culpa la tienen las megatexturas que parece que el "Tech 5" utiliza, unos mapeados enormes de 128000 x 128000 píxeles que necesitan una potencia de proceso descomunal para trabajarse (desde la misma ID Software se apunta a la idea de "granjas de proceso") y que el motor trata de una manera un tanto peculiar y compleja. En resumen una capacidad de procesamiento de la que carecen la mayoría de modders, según ID Software.

Por supuesto y como suele pasar con los engines que la compañía desarrolla, al cabo de un tiempo (después de haber ganado millones y millones licencíandolo a desarrolladoras) "Tech 5" pasará a ser open source y es ahí, donde vamos a tener el verdadero problema. Un motor que necesita de granjas de proceso computacional para simplemente operar y cargar las texturas, no tiene muy buena pinta y seguro que no pasará a ser la primera opción de los estudios pequeños.

Hasta entonces o hasta que se encuentre una solución, decir que tu "engine" es tan potente que maneja unas texturas que la plana mayor de los mortales no pueden manejar, queda muy fardón.

Por que en el fondo, tengo la sensación de que a gente como Carmack o Mike Capps, los juegos les importan poco. Esto se trata de crear motores gráficos y conseguir licenciarlos a cuantas más compañías desarrolladoras mejor. El mercado manda.

Vía | Kotaku | Gamasutra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos