Compartir
Publicidad
Publicidad

Ser jugador habitual no es una adicción

Ser jugador habitual no es una adicción
Guardar
32 Comentarios
Publicidad

Jugar habitualmente a videojuegos no es sinónimo de adicción. Y no es algo que me invente yo, ni siquiera proviene de uno de esos estudios que empresas y universidades realizan de vez en cuando sin ningún fin aparente.

Los datos provienen del centro Keith Bakker of The Smith & Jones en Amsterdam. Una clínica especialista en tratar casos de adicción a los videojuegos que, tal y como ocurre con el alcohol o las drogas, basan sus métodos de cura en la abstinencia.

"Me gusta jugar porque la gente no puede verme, me aceptan a mí como a mi personaje online...Puedo ser bueno en algo y formar parte de un grupo."

Estas son algunas de las declaraciones que se pueden escuchar en la clínica. El estudio destaca que la gran mayoría de jugadores tratados tenían un problema social y no psicológico, como fuentes poco fiables quieren demostrar.

Personas con problemas en el colegio o con personalidades retraídas se escudan a menudo en el contacto online, donde pueden aparentar ser otras personas sin ser recriminados por ello. Tras los tratamientos muchos de ellos confirman haber aprendido a solventar su frustración y sus problemas fuera del mundo de los videojuegos.

Sí, habéis leído bien redactores y guionistas de según que cadenas de televisión, basta ya de llamar enfermos a personas que no lo son. Por suerte es un pensamiento que empieza a extinguirse y es que, algunos piensan aún en este siglo, que el único objeto lúdico aceptable son las chapas.

Jamás olvidaré cuando en un programa de Antena 3 comparaban ser jugador a ser drogadicto. Valiente desfachatez.

Vía | Kotaku

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos