Compartir
Publicidad
Y por esto Heroes of the Storm es el juego que me enganchó a los MOBA
PC

Y por esto Heroes of the Storm es el juego que me enganchó a los MOBA

Publicidad
Publicidad

He comentado por aquí en más de una ocasión que el género de los MOBA y yo no nos llevamos especialmente bien. No es nada personal, entiendo dónde está la gracia y cómo son capaces de arrastrar el trillón de usuarios que manejan sus plataformas, pero adentrarme en su curva de dificultad me parece un reto demasiado complejo para el que, francamente, no tengo tiempo. Precisamente por eso ‘Heroes of the Storm’ hizo un “click” en mi cabeza, por saber simplificar todo lo que para usuarios como yo podría ser un dolor de cabeza.

El MOBA de Blizzard (por mucho que ellos se empecinen en llamarlo Hero Brawler ya sabemos qué hay detrás) consigue que adentrarte en ese mundo de caminos, bases y hechizos sea tan accesible para el nuevo usuario como complejo para el amante de la estrategia que hay detrás de sus mecánicas. Su gran logro es conseguir que 'Heroes of the Storm' guste a los que normalmente no nos sentiríamos atraídos por un MOBA.

HotS es más que un MOBA para mancos

La mejor forma de verlo es probándolo, viendo que aquí los objetivos están mucho más delimitados y que los poderes de héroes que vamos desbloqueando son los que se encargan de guiar cómo debemos enfocar la partida. Hay un tutorial que te cuenta lo básico, claro, pero es a los mandos de los primeros encuentros cuando todo eso empieza a cobrar sentido y tu mente comprende que esto se juega de otra forma, que lo de ir a tu bola por muy chetado que esté tu héroe nunca va a ser una solución.

Si tienes suerte con los compañeros que te tocan, una partida a ‘Heroes of the Storm’ es como una sinfonía, todo va por el camino que debería, con los héroes repartiéndose la faena y encarando el avance como si de un reloj suizo se tratase. No hay que hacer grandes piruetas para conseguirlo, me ha sorprendido cómo la comunicación por el chat del juego es suficiente para darle la vuelta por completo a una partida, pero más allá de lo básico, el juego de Blizzard triunfa al facilitar ese cambio de chip a mitad de un combate.

Recuerdo con cierto cariño una de las primeras partidas, aún jugando con Raynor como héroe por tener más controlados sus ataques principales. La cosa estaba bastante igualada, con los tres caminos casi destrozados y el equipo enemigo avanzando con paso firme por la línea central. En apenas unos instantes una frase lo cambia todo: apoyad al centro y luego atacad arriba.

Todos nuestros héroes se juntan en bloque, aprovechamos la ayuda de las torretas para frenar el avance mientras destrozamos un par de rivales y automáticamente el equipo se divide en dos, los que apoyan el avance de los minions del camino superior (gracias a ellos puedes atacar las bases sin convertirte en el objetivo principal de sus proyectiles) y los que ayudan a sumar fuerzas destrozando a los minijefes que se suman a tu ataque una vez han sido derrotados.

Hots2

De repente, con las fuerzas del enemigo mermadas por el último ataque, la avanzadilla superior se convierte en un festival de minions a los que sólo hay que apoyar mínimamente para que alcanzar el nexo rival sea coser y cantar. Para cuando llega la caballería del otro equipo ya es demasiado tarde, hay un grupo atacando en bloque y hacerle frente requiere de una organización que la presión de estar a las puertas de la derrota no puede contrarrestar. Es en ese preciso instante en el que me enamoro de ‘Heroes of the Storm’ y entiendo qué hay detrás de un género que hasta hace unas horas tildaba de lento y aburrido.

El MOBA con espíritu arcade

Repito, ese cambio de mentalidad se lo debo a ‘Heroes of the Storm’, y lo digo habiendo pasado por 'DotA' y 'LoL' sin el mismo éxito. La facilidad a la hora de acercarme al control del héroe, centrado aquí en atacar, defender o apoyar compañeros y con un rol muy claro desde el minuto uno, y la variedad de situaciones que propone cada mapa sin necesidad de pasar por menús o mecánicas que vayan más allá de un ataca aquí y entrega la recompensa allí, consiguen que cada partida pueda ser tan accesible y rápida como distinta.

Me parece especialmente importante destacar eso último, una velocidad más cercana a los juegos de acción que no requieren de darle muchas vueltas a la cabeza, sólo aprender a controlar cuando es sabio atacar con todo y cómo una retirada a tiempo puede girar el desenlace de la partida. Es ese choque entre velocidad y estrategia bien planteada el que supone que la partida de 15 minutos venga precedida de una que se ha resuelto en un abrir y cerrar de ojos y que, pese a la diferencia, ambas sean igual de frenéticas y exigentes.

Hots4

También hay que reconocerle a Blizzard el mérito de saber equilibrar un free-to-play en una época en la que ese mimo brilla por su ausencia. Como ya ocurre en ‘Hearthstone’, crecer en ‘Heroes of the Storm’ no es tarea fácil, pero sí entretenida. Ir completando misiones y subiendo niveles te labra la posibilidad de juntarte con un ejército de héroes más pronto que tarde, y teniendo la opción de probar cada uno de ellos siempre vas sobre seguro a la hora de gastar las monedas conseguidas.

Siempre habrá esa vocecilla remarcando que cada vez que juegas contra uno de los héroes más caros del juego hay una diferencia apreciable, pero olvidémonos del pay-to-win ciñéndonos a algo que ya hemos visto en otros juegos de Blizzard, por ejemplo alguien que salte del nivel 1 al 90 en ‘World of Warcraft’ sin tener ni idea de qué evolución necesita su personaje para sacarle el máximo rendimiento.

Blizzard, sigue así

No veo el momento de dejar aparcado 'Heroes of the Storm' para saltar a una vertiente más hardcore como las comentadas anteriormente. A día de hoy el juego de Blizzard tiene todo lo que necesito para pasar un buen rato, pero sí reconozco que ahora miro el reto de enfrentarme a 'League of Legends' o 'DotA' con otros ojos.

Hots3

Sé que si algún día tomo ese camino voy a echar de menos esa inmediatez encontrada en 'Heroes of the Storm', y probablemente ese cambio de género que apuntaban desde Blizzard, lo de evitar llamarlo MOBA, acabe chocando directamente con un estilo de juego completamente distinto, pero esto viene a ser como empezar con los plataformas con un Mario y acabar con un 'Super Meat Boy', puede que todo se centre en una idea similar, pero el desarrollo y resultado acaba siendo otra historia.

El problema es que cuando me canse de 'HotS' ya habrá otra joya esperándome, 'Overwatch', pero eso ya es otra historia que abordaremos cuando toque. Lo que está claro es que Blizzard ha monopolizado mi atención y eso dice mucho sobre lo bien que se están haciendo las cosas desde allí.

Más Heroes of the Storm en VidaExtra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos