Compartir
Publicidad

De cómo los fundadores de Harmonix se hicieron multimillonarios con 'RockBand'

De cómo los fundadores de Harmonix se hicieron multimillonarios con 'RockBand'
Guardar
20 Comentarios
Publicidad

Dicen los más agoreros que los cuentos con final feliz no existen, o que en el peor de los casos no dejan de ser eso, cuentos. Historias que suceden sólo en la imaginación de un niño y que jamás portan visos de hacerse realidad.

Aunque eso, por suerte, no siempre pasa. Algunos cuentos con final feliz sí se hacen realidad y cuando sucede, todos sentimos una envidia malsana y unas ganas de odiar a los afortunados, equiparable tan sólo al ego de Peter Molyneux.

Y sino que se lo pregunten a Alex Rigopoulos y Eran Egozy, los socios fundadores y dueños de Harmonix, la empresa detrás del exitoso 'RockBand' y que, desde hace unos días se han convertido en auténticos multi millonarios. ¿La razón? Una cláusula en un contrato les permitía cobrar hasta 300 millones de dólares en concepto de bonificación. Y vaya si los han cobrado, pero empecemos por el principio.

Hace unos años la empresa de la que hablamos, Harmonix, pasó a formar parte del grupo Viacom y más concretamente de una nueva filial de videojuegos llamada MTV Games.

Uno de sus primeros proyectos a desarrollar fue 'RockBand'. Un clon del exitoso 'Guitar Hero' y que prometía potenciar todavía más la experiencia de juego añadiendo bajo, batería y micrófono.

Cuando se formalizó la compra y en previsión del posible éxito que el producto podía tener, se incluyó una cláusula por la que a modo de bonificación y por conseguir determinados resultados en ventas, obligaba a Viacom a realizar un pago a los dos fundadores de Harmonix.

La cantidad era secreta, y seguramente el nivel de ventas que tenía que alcanzar el producto, una auténtica locura.

Pero así son las cosas, el mercado sorprende siempre y lo que se preveía un producto difícil de vender (recordemos que su abultado tamaño, por el packaging, dificulta que muchos vendedores quieran exponerlo y den prioridad a otro títulos de corte normal) por entre otras cosas su elevado precio, se convierte en un auténtico fenómeno de masas en Estados Unidos y en un notable éxito en el resto del mundo.

En resumidas cuentas, la cantidad se alcanzó y ahora se empieza a saber que el pago acordado era de nada más y nada menos que 300 millones de dólares. Divididos en dos pagos de 150 millones cada uno, eso sí, no se vayan a atragantar con tanto billete.

A día de hoy, los señores Rigopoulos y Egozy deben andar aún riendo, recordando el rostro de aquel ejecutivo de Viacom que estampó su firma en aquella hoja contractual y que esbozaba una sonrisa malévola.

Moraleja, leed siempre la letra pequeña de los contratos.

Vía | GamesIndustry

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos