Publicidad

Los creadores del remake de Demon's Souls introdujeron patitos de goma durante el desarrollo y reconocen que se les fue de las manos

Los creadores del remake de Demon's Souls introdujeron patitos de goma durante el desarrollo y reconocen que se les fue de las manos
1 comentario

El mundo de Demon's Souls destaca por su temática tan oscura y siniestra en la que cualquier elemento que no tenga nada que ver con esto llama demasiado la atención. Tal vez esa fue la razón por la que el equipo de Bluepoint decidió colocar patitos de goma por todas partes del juego durante el desarrollo de este remake para PS5.

Así lo ha confesado Collin Harris, uno de los artistas técnicos del equipo, al portal GamesRadar. En sus declaraciones ha afirmado que en las primeras versiones de prueba se esparcieron pequeños patitos de goma por todas partes, incluyendo uno con un tamaño gigante a modo de jefe final.

Todo comenzó con un amigo suyo diseñó un patito de goma y lo añadió a la biblioteca de elementos del estudio sin ninguna finalidad en concreto. Sin embargo, Harris dio con él y se le ocurrió que sería buena idea utilizarlo como un muñeco de prueba para los efectos del juego, como bien ha declarado:

Resultó ser el modelo perfecto para probar debido a su tamaño y su forma. No dolió que también fuese una divertida yuxtaposición ver un pato de goma amarillo y brillante sentado en un escenario de fantasía oscura increíblemente detallado.

Al final la idea cuajó tan bien que al equipo se le fue un poco de las manos el asunto, porque el mundo de Demon's Souls se llenó por completo de patos para utilizarlos como marcadores de posición. Aun así, al final se optó por eliminarlos simplemente por precaución para que no se colara ninguno en la versión final que se lanzó hace unas semanas, lo que hay que reconocer que habría resultado un simpático easter-egg encontrar alguno.

De este modo, Bluepoint evitó dañar su relación con Sony para que nadie se topara con ningún pato en forma de enemigo. En cualquier caso, Harris no quería que la anécdota desapareciese, así que decidió imprimir unas versiones en 3D del pato que entregó a varios empleados de la compañía, aunque él se quedó unos cuantos que ahora figuran en su escritorio para no olvidar a estos patitos de goma virtuales que pasaron a mejor vida.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio