Publicidad

Esta niña de siete años y sus increíbles dotes para la estrategia han arrasado en un campeonato oficial de Pokémon

Esta niña de siete años y sus increíbles dotes para la estrategia han arrasado en un campeonato oficial de Pokémon
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Puede que no lo parezca a simple vista porque la aventura principal suele ser bastante fácil (quizás demasiado), pero el mundillo competitivo de Pokémon es duro como pocos. Eso sí, queda demostrado que hasta una niña de siete años puede aprender a jugar bien.

Aunque no cualquier niña de siete años, todo sea dicho. Se trata de Simone Lim, la pequeña que se ha hecho con la victoria en el campeonato regional de Pokémon Espada y Escudo en Oceanía, en la división junior. Y era su primera vez en un torneo de esta envergadura.

Se ha enfrentado en la final a Justin Miranda-Radbord, un chico que le dobla la edad y que ya había sido campeón en la misma competición. Simone ganó la primera ronda y perdió la segunda, pero consiguió remontar en el momento decisivo del desempate con una jugada magistral.

Esta mañana, la niña de siete años Simone Lim ha ganado un Campeonato de Pokémon Junior oficial derrotando a una ristra de chicos mayores y más experimentados, desbancando al campeón favorito del torneo en la final con una increíble predicción que le ha ganado el título. Los eSports son para todo el mundo.
Simone Lim La reacción de la pequeña Simone justo después de ganar

En Pokémon es muy importante predecir lo que hará el rival y adelantarte a sus movimientos, ya que una mala decisión puede desembocar en una derrota fulminante. Justin creía que el rápido Tyranitar de Simone atacaría con Fuerza Bruta a su Rhyperior, que era la mayor amenaza para la niña, y por eso utilizó Protección con este. Sin embargo, Simone predijo esa misma jugada y decidió atacar con Triturar al indefenso Dusclops de Justin mientras Rhyperior perdía su turno protegiéndose.

La sonrisa de la pequeña al alzarse como campeona es impagable. En una entrevista posterior le da las gracias a su familia, sus amigos y su entrenador. Acaba de nacer una gran estrella en el competitivo de Pokémon, demostrando así que en los eSports hay cabida para todo el mundo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios