Qué está pasando con Final Fantasy XVI y las acusaciones por falta de diversidad racial en Valisthea

Qué está pasando con Final Fantasy XVI y las acusaciones por falta de diversidad racial en Valisthea
42 comentarios

Un porrón de entrevistas sobre Final Fantasy XVI han salido a la luz estos últimos días. En ellas, Naoki Yoshida y el resto del equipo de Square Enix han ofrecido una gran cantidad de información sobre el título, ya sea su duración, combate o estado del desarrollo. Sin embargo, hay una pregunta y una contestación que han hecho arquear más de una ceja.

Yoshida ha sido cuestionado en IGN acerca de la diversidad del mundo de Valisthea y si podemos esperar ver personajes negros o de otras etnias en Final Fantasy XVI. La respuesta del director ha sido la siguiente:

"Es una pregunta difícil, pero no inesperada, ya que la diversidad en los medios de entretenimiento se ha convertido en un tema muy discutido últimamente. La respuesta que tengo, sin embargo, puede acabar siendo decepcionante para algunos, dependiendo de las expectativas individuales.
Nuestro concepto de diseño, desde las primeras etapas de desarrollo, siempre ha tenido como protagonista a la Europa medieval, incorporando los estándares históricos, culturales, políticos y antropológicos que prevalecían en la época. A la hora de decidir el escenario que mejor se adaptaba a la historia que queríamos contar (la historia de una tierra acosada) pensamos que, en lugar de crear algo a escala global, era necesario limitar su alcance a una sola masa terrestre, aislada geográfica y culturalmente del resto del mundo en una época sin aviones, televisión ni teléfonos.
Debido a las limitaciones geográficas, tecnológicas y geopolíticas subyacentes de este escenario, Valisthea nunca iba a ser tan diversa como, por ejemplo, la Tierra de hoy en día... o incluso Final Fantasy XIV, que cuenta con un planeta entero (y una luna) de naciones, razas y culturas a su disposición. Sin embargo, la naturaleza aislada de este reino acaba desempeñando un papel importante en la historia y es una de las razones por las que el destino de Valisthea está ligado al resto del mundo.
En última instancia, pensamos que, aunque la incorporación de la diversidad étnica en Valisthea era importante, una incorporación excesiva en este único rincón de un mundo mucho más grande podría acabar provocando una violación de los límites narrativos que nos habíamos fijado en un principio. La historia que estamos contando es fantasía, sí, pero también está arraigada en la realidad.
Por el contrario, la sagas de juegos Final Fantasy siempre ha tratado intrínsecamente el conflicto y la lucha, especialmente entre los que tienen poder y los que son utilizados y/o explotados por esos pocos privilegiados, una tendencia prominente en la historia de la humanidad. En un juego que, por su diseño, permite a los jugadores experimentar ese conflicto y esa lucha de primera mano a través de batallas dinámicas y realistas, puede ser un reto asignar etnicidades distintivas al antagonista o al protagonista sin disparar las ideas preconcebidas del público, invitando a la especulación injustificada y, en última instancia, avivando las llamas de la controversia. Sin embargo, lo mejor de inspirarse directamente en la historia es que nos permite revisar y reexaminar nuestro propio pasado, al tiempo que nos permite crear algo nuevo.
Al final, simplemente queremos centrarnos menos en la apariencia externa de nuestros personajes y más en lo que son como personas: personas complejas y diversas en su naturaleza, orígenes, creencias, personalidades y motivaciones. Personas con cuyas historias podemos identificarnos. Hay diversidad en Valisthea. Una diversidad que, si bien no lo abarca todo, es sinérgica con el entorno que hemos creado y es fiel a las inspiraciones en las que nos basamos."

Reacciones de la comunidad

La cuestión también ha sido puesta encima de la mesa de la comunidad junto a la respuesta del creativo japonés, lo cual ha suscitado toda clase de respuestas. Por ejemplo, en Reddit podemos encontrarnos con un usuario que opina que "para un juego inspirado en obras como Juego de Tronos y Final Fantasy XII, esta es una oportunidad perdida de crear realmente un mundo rico en diferentes culturas y personas étnicamente diversas dentro de las tierras de Valisthea". A su vez, hay quienes piensan que "odio cuando usan la frase 'arraigada en la realidad' como respuesta, podrían haber dicho que no estaba en su mente o simplemente no tenían ganas de hacerlo.

Por otro lado, también podemos toparnos con los que aseguran que "como persona negra digo... ¿Es realmente importante en este momento? ¿Realmente necesitamos tener representación en todos los juegos?". En Twitter el tema ha sido objeto de debate, ofreciéndonos un abanico de pensamientos al respecto.

Estoy firmemente en el terreno de "si no te gusta la ambientación de un juego o la consideras poco representativa, no pasa nada por jugar a otra cosa". Una historia sólo tiene que estar protagonizada por los personajes que necesita, y acusar a los autores de excluir razas porque sí es infantil
Yoshi-P... me estás diciendo que te basas en tu concepto de diseño de la Europa medieval. Dragones, duendes, Ifrit y magia pueden estar en Final Fantasy. Incluso deidades y demonios. ¿Pero los negros son el elemento poco realista para los límites narrativos porque el juego está arraigado en la realidad?
Nadie quiere discutir la VERDADERA razón por la que Final Fantasy XVI no es diverso, y es esta:  En Japón, poner otras etnias en tu juego a menudo genera toneladas de reacciones violentas. Es así de simple.  ¿Cobardía? Por supuesto. También es por eso que buscar la validación a través de medios ficticios no tiene sentido.
Temas
Inicio