Compartir
Publicidad

'WALL·E': primer contacto

'WALL·E': primer contacto
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Andrew Stanton vuelve a la carga como director después de la premiada 'Buscando a Nemo' y trae a nuestros cines otra de esas películas animadas que tan bien saben hacer en Pixar: 'WALL·E'. Un film protagonizado por un simpático robot de sospechoso parecido con Número 5 de 'Cortocircuito' y que lamentablemente todavía no he podido ver.

Como buena película de animación que se precie 'WALL·E' no puede aparecer sin su videojuego correspondiente, así que desde THQ han lanzado una versión para cada plataforma habida y por haber: PC, Mac, Nintendo DS, PS2, PS3, PSP, Wii y Xbox 360. La que he podido probar, gracias al bazar del XBox Live, es la versión para la consola de Microsoft.

La acción de la demo tiene lugar en una nave espacial con aspecto de centro comercial futurista a través de la cual tendremos que ir haciéndonos paso hasta reunirnos con EVA, una pequeña robot con una planta en su interior. Suena raro, y es que fuera de contexto como que no tiene mucho sentido. Es lo malo de no haber visto la película.

Hay que partir de la base de que pese a ser una película dirigida a todo tipo de público y no solamente a los más pequeños por tratarse de un film de animación, sí es cierto que de forma intrínseca resulta ser una película con un gran atractivo para los críos. Esto es algo que influye definitivamente en el videojuego, donde queda muy claro que los niños son el tipo de público principal al que va dirigido.

Hay que evitar caer en el error de pensar que porque un producto vaya dirigido a personas de corta edad no importa si el resultado es bueno o malo malo. Yo creo que sea quien sea el tipo de público al que vaya dirigido un videojuego nunca debe dejarse de lado la calidad y el respeto por el jugador. En este caso, por lo que he podido comprobar gracias a la demo, la cosa no pinta tan mal como podríamos haber imaginado sabiendo cómo se las suelen gastar los estudios con este tipo de productos.

Gráficamente tiene un aspecto correcto. No destaca por lucir unos gráficos a lo Unreal Engine 3, con miles de detalles y demás (no le hace falta), pero en general no da la impresión de vacío ni tampoco he detectado fallos graves a destacar. El diseño del robot es el que es y cumple su función. Donde sí falla es en las escenas de corte. Están creadas con el propio motor del juego y van a tirones... No es algo que influya directamente en el juego, pero sí es uno de esos detalles que no ayudan.

WALL·E

El control de WALL·E es bastante sencillo y en pocos segundos le habremos cogido el truco, con lo que avanzar rápidamente desde el principio no será ningún problema. De hecho, dado el carácter infantiloide del juego pese a que su acabado no dé la impresión de apresurado o dejado, los retos que nos propone la demo son extremadamente sencillos. Básicamente tendremos que ir activando una serie de puntos que a su vez activarán ciertos mecanismos para que podamos seguir avanzando en nuestro camino hacia EVA.

Es decir, para avanzar deberemos ir solucionando un puzzle tras otro, pero todos resultan muy básicos. Ah sí, y también recogeremos una especie de monedas y algunas tarjetas que nos ayudarán a abrir algunas puertas.

A falta de probarlo de forma algo más profunda lo que está claro es que es un título pensado para los más peques de la casa, que se lo pasarán en grande con el robotito de marras. Al menos está bien acabado y no resulta una tomadura de pelo hasta para los críos, cosa que suele pasar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio