Publicidad

Xbox Series S y la retrocompatibilidad: mayores resoluciones, mejoras en el rendimiento y subidas de fps

Xbox Series S y la retrocompatibilidad: mayores resoluciones, mejoras en el rendimiento y subidas de fps
64 comentarios

Microsoft ha dado algunos detalles más sobre cómo funcionará la retrocompatibilidad en su Xbox Series S, principalmente en relación a las mejoras que los juegos compatibles de anteriores generaciones podrán experimentar en esta nueva consola.

Lo leemos a través de Eurogamer, donde han podido hablar con varios responsables del desarrollo de la Xbox Series S. Para empezar, los juegos retrocompatibles de la primera Xbox ofrecerán una mayor resolución. Eso significa que los juegos que en la primera Xbox corrían a 480p, en la nueva Xbox Series S podrán llegar a un máximo de 1440p.

Si seguimos avanzando generaciones, los juegos de Xbox 360 que ya fueron mejorados para Xbox One X también recibirán mejoras en la Xbox Series S. En este caso, los juegos que ofrecían una resolución nativa de 720p subirán hasta 1440p. Cabe recordar que, aunque es una mejora, no alcanza los 4K que sí podía ofrecer la Xbox One X en estos casos.

Con respecto a los juegos de Xbox One, la compañía ha confirmado que la Series S y la Series X los tratarán de forma distinta. Esto significa que sólo la Series X será capaz de beneficiarse de todas las mejoras que hayan recibido esos juegos en Xbox One X.

Por otro lado, y siguiendo con los juegos de Xbox One, las mejoras que ya hubieran sufrido esos títulos en una Xbox One S podrán ser mejoradas en una Series S con límites. Si un juego tiene la resolución limitada a 900p en la Xbox One S, por ejemplo, no podrá correr a mayor resolución en una Serie S. Si la resolución es dinámica, por otro lado, sí habrá posibilidad de ofrecer mejoras en este sentido.

Lo que sí se podrá experimentar con todos los juegos en Series S es una reducción en los tiempos de carga gracias al SSD, además de contar con la misma opción de HDR automático que ya incluye la Series X. En general, los juegos también verán mejorado su rendimiento al correr en una Series S.

Andrew Goossen, uno de los implicados en el desarrollo de la consola, declaraba lo siguiente:

“Hemos diseñado la Series S para mejorar los juegos de Xbox One S de una forma en que la Xbox One X no puede. También hemos conseguido que sea sencillo actualizar los juegos de Xbox One S para que corran al doble de frames por segundo en Series S. Cuando son actualizados, estos juegos pueden determinar si están siendo ejecutados en la nueva consola. Por otro lado, la Series S ofrece más del doble de rendimiento de CPU y GPU que la Xbox One, con lo cual es muy sencillo. De hecho, la GPU de la Series S ejecuta los juegos de Xbox One S con un mejor rendimiento que en la Xbox One X”.

La Xbox Series S será lanzada el próximo 13 de noviembre a un precio de 299,99 euros. Ese mismo día llegará también la Xbox Series X por 499,99 euros.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios