Sigue a Vidaextra

Disney Infinity

Desde su anuncio me he encargado de catalogar a ‘Disney Infinity’ como un título con mucho potencial. Eso es innegable y es una sensación que inevitablemente se mantiene cuando estás a los mandos. Decía hace unos días que las razones para que ese potencial explotara o quedase en agua de borrajas tenían bastante que ver con la estrategia comercial que siguiese Disney y, bueno, aunque siempre hay margen para el éxito inesperado, el empujón no ha sido el adecuado.

Aquí el análisis del juego para Wii U, gracias a la pantalla del Gamepad probablemente la mejor plataforma para disfrutar de ‘Disney Infinity’, no se centra en sus posibilidades, sino en lo que ofrece el pack de inicio del juego. Tres muñecos (Mr. Increíble, Sully y Jack Sparrow), un disco de poder, la base para colocar los elementos anteriores y el juego propiamente dicho. Sólo con eso es suficiente, y sí, hay dos significados intrínsecos en esa afirmación.

El primero de ellos es el que os habrá venido a la mente a los de buen corazón, el de “no necesito nada más para disfrutar del juego“, y sí, tenéis razón. El otro es el que equivale a la valoración de ‘Disney Infinity’, que acaba resultando un producto mucho más modesto del que cabría esperar.

Disney Infinity

Disney Infinity, coleccionismo a todos los niveles

Posibilidades sin tener que pasar por caja comprando más muñecos hay varias, para empezar tenemos una campaña principal para cada uno de los tres personajes incluidos en el pack de inicio que pueden alargarse entre tres y cinco horas, siempre dependiendo de lo completistas que seáis y las ganas que tengáis de buscar secretos y reventar barriles y cajas para recoger todos los coleccionables.

Yo me encuentro en ese grupo y, no nos vamos a engañar, de vez en cuando agradezco un título de este estilo en el que la mente se apague por completo y veas como las horas empiezan a volar sin darte cuenta. Pero como digo, no nos engañemos, ‘Disney Infinity’ no es un juego para todo el mundo, está enfocado principalmente a los más pequeños de la casa y serán ellos los que lo acaben disfrutando a otro nivel.

es de agradecer la unión de niño y adulto frente al juego, pero Disney resbala al limitar las campañas en cooperativo a que tengamos dos figuras de una misma película, algo que como habréis imaginado es imposible sólo con el pack inicial. No hay problema en el modo Toy Box, la gran estrella del juego, y es que ahí objetos y personajes de todos los tipos se dan cita para ponernos a construir y jugar.

Disney Infinity

Un Minecraft hipervitaminado con personajes Disney

Lejos quedan ya los desparrames de piezas de LEGO o Playmobil por la alfombra, ahora todo es más virtual, y a diferencia de ‘Skylanders’, que puso de moda el género de las figuritas pero lo llevó a un terreno mucho más clásico, lo que encontramos en ‘Disney Infinity’ es la mezcla perfecta entre un ‘Minecraft’ y una aventura de plataformas para los más pequeños de la casa.

Las campañas, de escenarios vistosos y de una amplitud cercana a los grandes niveles de un ‘Tony Hawk’ (con escondrijos, edificios y recorridos a pie es otra historia), pueden suponer el filón que actúe de dulce en la puerta del colegio para vender figuras, pero la gracia del juego está en el modo Toy Box.

Ya estaba en ‘Toy Story 3’ y ya entonces consiguió dejarme encantado. A la idea de tener una ciudad en la que poder modificar a tu gusto su aspecto se suma ahora una herramienta de edición mucho más completa, con juegos de cámara comandados por el creador y creación de plataformas que posibilitan desde la construcción de una fase de ‘Super Mario Bros.’ hasta una ciudad con vista cenital que emule el estilo (visual) de los primeros ‘Grand Theft Auto’.

Disney Infinity

Mediante una varita con la que apuntar a zonas y disparar para editarlas, o un modo fantasma con el que volar por el escenario para colocar piezas, ponerse a construir no es especialmente difícil. Sólo hace falta un objetivo, una pizca de imaginación y aguante hasta conseguir completar lo que tienes en mente.

¿Tiene mi hijo/hermano/sobrino paciencia para ponerse a crear su propio mundo? Pues como es habitual depende del caso, pero si el juego de bloques de Mojang ha conseguido calar entre el público infantil, no veo razones para que no lo consiga ‘Disney Infinity’. Las herramientas son simples y accesibles, y el hecho de conseguir nuevas piezas superando retos y explorando el escenario ya asegura un buen puñado de horas frente a la pantalla.

Disney Infinity: el sí quiero depende de cada comprador

Suficiente, para una maniobra que olía a notable es tan duro como cierto, y eso implica que a algunos les encandile la propuesta mientras que a otros no acabe de engancharles. Siempre queda la baza de la comunidad y la creación de niveles que consiga mantener la atención del público, pero no deja de ser un clavo ardiendo al que una fábrica de billetes no debería tener necesidad de agarrarse.

Disney Infinity

No negaré que, aunque más caras de lo que la mayoría hubiese deseado, las figuras (a 9,95 euros) pueden convertirse en un excelente regalo para los más pequeños (cumpleaños, fiestas…), algo más que un muñeco con el que jueguen tres días y quede relegado a la estantería. Pero una vez más, con suerte, eso depende mucho de cada niño y las ganas de su tutor de aflojar la billetera cada vez que una nueva franquicia sale a la luz.

Con todo eso en mente y pese al amargo sabor de boca que pueda quedar tras leer estas líneas, toca ser francos y reconocer que ‘Disney Infinity’, como mínimo, se ha dignado a hacer caso a un segmento al que sólo Nintendo muestra su atención. La nueva generación, salvo ‘Knack’ y dos o tres propuestas más, se ha olvidado de las nuevas generaciones, y esta maniobra comercial de figuras y bloques virtuales parece saber cubrir ese hueco. Aunque parezca algo simple, con los tiempos que corren, ya es bastante para acercarte a él con un poco de interés.

Plataformas: PS3, Xbox 360, Wii, Wii U (versión analizada)
Desarrollador: Avalanche Studios
Compañía: Disney Interactive Studios
Lanzamiento: ya disponible (23 de agosto de 2013)
Precio: 74,95 euros (en Amazon está a 63,37 euros)

Deja un comentario

Ordenar por:

23 comentarios