Sigue a Vidaextra

Dmc: Devil May Cry

Tal y como sucedió el año pasado, más o menos por estas fechas, hemos vuelto a ser invitados por Koch Media para probar un adelanto de lo que está por llegar, y en esta ocasión no solamente de Capcom, sino de Square Enix también. Pero todos ellos los iremos viendo con calma a lo largo de estos días. La primera parada nos lleva al ‘DmC: Devil May Cry’. Que empiece el primer contacto.

A estas alturas no nos debería sorprender el nuevo aspecto de Dante, por mucha polémica que le haya rodeado. Dante en su juventud era así, nos guste o no. En mi caso ciertamente no me ha quitado el sueño, aunque desde luego la demostración jugable nos ha sabido a poco. Pero al menos nos ha servido para comprobar que el espíritu ‘DmC’ sigue ahí, por mucho que haya cambiado su look.

Como dirían los Jackson Five: ABC, DmC, 123. ¡Allá vamos!

DmC: Devil May Cry

‘DmC: Devil May Cry’, tanto para los seguidores de la saga de Capcom, como para los profanos, será un juego asequible de inicio. A nivel jugable, se entiende. Tendremos lo básico y archiconocido a estas alturas: botón para atacar con la espada Rebellion, otro para levantar a los enemigos con la citada arma, las pistolas Evony & Ivory, y un movimiento de esquiva. La novedad viene de parte de los modos Ángel y Demonio. El gatillo izquierdo estará reservado para el bien, el derecho para el mal. En ambos modos tendremos un gancho especial, y su uso variará significativamente de uno a otro. En modo ángel hará que con el gancho vayamos hacia el enemigo, o hacia una cornisa (imagen superior), mientras que en modo demonio el gancho atraerá hacia nosotros el enemigo, o en su defecto le quitará el escudo. Dominado este punto ganaremos mucho en los combates en cuanto a fluidez de juego.

Los combos seguirán muy presentes en este ‘DmC: Devil May Cry’, quedando reservadas las mayores puntuaciones para los más duchos a los mandos y los que más varíen de ataques. En esta demostración, en cualquier caso, no nos dio para lucirnos salvo para utilizar los comandos más básicos: elevar a un enemigo, darle sablazos en el aire, o en su defecto utilizar las pistolas para que su caída sea más suave, pero no por ello menos indolora. Del mismo modo, no contábamos con muchos movimientos desbloqueados, aunque sí que tuvimos tiempo para comprobar las diferencias de los citados modos ángel y demonio. Quizás un poco liosos al principio si queremos variar entre ambos, porque para cada ataque de ese tipo hay que mantener el gatillo pulsado, y no es lo mismo elevar a un enemigo con la parte oscura que la de la luz: una es en plan martillo, la otra con ataque giratorio.

A pesar de su juventud, Dante (‘DmC’, insistimos, desarrolla su historia en los primeros años de vida de este famoso personaje) será lo suficientemente ágil como para evadir los ataques rivales sin demasiado esfuerzo (y con un poco de cabeza si no vamos a lo loco), o de realizar un doble salto o un desplazamiento frontal para llegar a partes más alejadas del mapeado. Y eso por no mencionar el gancho, tanto del modo ángel como del modo demonio. En la demo vimos su uso a cargo de unas cámaras demoníacas y para alcanzar unos salientes por los que treparemos después.

Cuidado conmigo, que soy hijo de ángel y demonio

DmC: Devil May Cry

A nivel visual ‘DmC: Devil May Cry’ es atractivo, pero no sorprende. En la parte que vimos se nos mostró una ciudad con partes que se iban derrumbando hasta llegar a una iglesia en la que fuimos testigos de un efecto bastante vistoso: saltábamos a una plataforma, y la colindante se alejaba de sopetón, y así sucesivamente, teniendo que recurrir al final al gancho en modo ángel.

En este corto trayecto nos acompañaba Kat, una antigua fugitiva de la Orden, mujer que destaca como médium y como prodigiosa vidente. No es de extrañar que nosotros, encarnando a Dante, en algunas partes de la ciudad tuviésemos alguna que otra visión, con espectros varios de ciudadanos que van y vienen, o de puertas que cobran vida para cortarnos el paso en un callejón tortuoso.

Lamentablemente no nos dio tiempo para mucho más. La demostración, como adelantamos al inicio, se nos hizo sumamente corta, y en absoluto difícil. Nos faltó enfrentarnos contra un jefe, o algo de corte épico, y ciertamente las sensaciones que nos transmitió no fueron en absoluto excelentes. No es, en cualquier caso, un mal ‘Devil May Cry’, y hay que tener en cuenta que no se trata del producto final. Tiempo habrá para que nos sorprenda. En el terreno jugable, al menos, cumple con garantías.

DmC: Devil May Cry | Xbox 360

DmC: Devil May Cry
  • Plataformas: PC, PS3 y Xbox 360 (versión analizada)
  • Desarrollador: Ninja Theory
  • Distribuidor: Capcom
  • Lanzamiento: 15 de enero de 2013
  • Precio: No disponible

DmC: Devil May Cry nos lleva a presenciar los primeros años de Dante, hijo de demonio y de ángel, reflejándose en sus distintos ataques.

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

36 comentarios