Compartir
Publicidad
Publicidad
Análisis de Just Cause 3: la receta ideal para causar las explosiones más divertidas
Análisis

Análisis de Just Cause 3: la receta ideal para causar las explosiones más divertidas

Publicidad
Publicidad

Personalmente, considero a 'Just Cause 2' como uno de los sandbox más divertidos. No es el mejor ni tampoco está exento de fallos (hoy en día adolece de ciertos controles un poco anquilosados), pero... ¡qué bien se lo pasa uno destrozando cosas! Además, su mundo era enorme y había muchas cosas por hacer. Y por suerte todo esto se mantiene en 'Just Cause 3'.

No os voy a engañar, al principio me chocaron mucho sus cambios. El núcleo de juego principal se mantiene, pero Avalanche Studios ha tomado ciertas decisiones que sorprenden mucho en los primeros compases del juego. Luego uno se acostumbra, cómo no, y al final lo único que nos preocupa es crear el mayor nivel de caos posible para reducir a escombros el dominio de Di Ravello.

Se dice pronto, pero han pasado cinco años y medio desde que se puso a la venta 'Just Cause 2', sorprendiendo mucho su cambio respecto a la primera aventura de Rico Rodríguez gracias al gancho de anclaje. A mí, de hecho, nunca me "entró" el primer 'Just Cause', sin embargo la secuela me enganchó cosa mala. Y no se puede olvidar otro hecho: esta tercera entrega supone el debut en consolas next-gen (y PC, claro está, que repite) por parte de Rico.

Rico Rodríguez vuelve a casa por Navidad

301115 Jc3 01

Esto último hay que recalcarlo, porque si bien 'Just Cause 3' es un prodigio técnico (sobre todo llevado al límite en PC y con resolución 4K), peca de escenarios un tanto vacíos en las zonas de relleno. No es que no haya movimiento por parte de los civiles o soldados de Di Ravello, sino que la extensión de mil kilómetros cuadrados de Médici (igual que la anterior Panau) no se traduce siempre en lugares de ensueño con sumo detalle, sino que a veces pecan de patrones repetitivos.

Soy de los que opinan que a veces menos es más, y que tampoco tiene mucho sentido alargar por alargar. Con esto no quiero decir que Médici no sea lo suficientemente variada en cada una de sus ínsulas, sino que se podría haber hecho todo más compacto evitando desplazamientos "vacíos".

Tampoco quiero encumbrar el anterior 'Just Cause 2', ya que por mucho que lo haya disfrutado, tampoco era perfecto. Para mi gusto, tenía demasiadas cosas. Demasiados pueblos. Demasiados coleccionables. Demasiadas cosas por hacer en un mundo enorme. Aquí es un poco al contrario. Tenemos muchos menos pueblos y asentamientos, pero más separados entre sí, con menos coleccionables y desafíos más variados. No estamos ante una aventura corta, cuidado.

Aunque parte de esto se olvida cuando empezamos a sembrar el caos por todo el Mediterráneo. Ahí 'Just Cause 3' sigue siendo un auténtico placer que desearemos que nunca se acabe. En este sentido, Avalanche Studios ha creado todo tipo de bases y asentamientos a cargo del general Di Ravello, desde las que podremos destruir sin soltar el paracaídas hasta las que requerirán de algo más, como activar (o hackear) un mecanismo para descubrir todo el pastel.

Qué cambios experimentaremos en Just Cause 3

301115 Jc3 02

Pero empecemos por el principio. Este nuevo periplo de Rico transcurre varios años después de la secuela, ya retirado de la Agencia y dentro de su tierra natal, Médici, una nación ficticia situada en la parte italiana de la costa del Mediterráneo. El clima es idílico, aunque no faltará su montaña kilométrica rodeada por nieve y con el logro/trofeo de turno de "la cima del mundo". Incluso no faltará otro easter egg como el de Perdidos, en esta ocasión en clara referencia a Pompeya y el Vesubio.

Médici está bajo el dominio de Di Ravello, un general sin escrúpulos al que tendremos que derrotar para que los habitantes de ese archipiélago del Mediterráneo puedan rehacer su vida con total normalidad sin estar bajo el influjo de tanta propaganda armamentística que no pinta nada ahí.

Pese a que 'Just Cause 3' vuelve a ser un juego para un solo jugador, no estaremos solos, ya que Rico contará con la alianza rebelde, en donde no faltarán caras nuevas, como la científica Dimah, o viejos conocidos, como su socio y mentor Tom Sheldon. De hecho en muchas de las misiones algunos de estos aliados nos ayudarán en combate y no tendrán balas de fogueo, lo cuál se agradece. Lo que no resulta tan agradable es que buena parte de las misiones de la historia sean de escoltar y/o proteger a uno o varios aliados o algún elemento vital. Llegan a cansar.

Esta aventura me ha parecido más fácil, sobre todo porque no dependemos de los botiquines para reponer nuestra vida al máximo (en Just Cause 2 había un tope, aquí no).

Entrando en faena, en los cambios de peso de esta nueva entrega de Rico, vemos que Avalanche Studios ha optado por prescindir de elementos del anterior 'Just Cause 2':

  • Por ejemplo, ya no nos podemos agachar ni tampoco rodar dando pequeños saltos acrobáticos para esquivar las balas. Ahora todo el peso recae en el uso del gancho de anclaje combinado con el paracaídas y el traje aéreo para desplazarnos con más velocidad
  • Por no tener, tampoco tenemos minimapa, decisión que me chocó mucho al principio y que vi como un claro inconveniente, aunque con el tiempo uno llega a acostumbrarse. Pero no nos engañemos, esto no es 'Bloodborne', donde el diseño de niveles era exquisito y nos aprendíamos cada rincón de memoria. Que uno se acostumbre a esta ausencia, no significa que no se eche en falta por mucho que podamos consultar el mapa y colocar marcadores
  • Se ha prescindido de la barra de vida. Ahora se mancha la pantalla de sangre y el pulso de Rico se acelera para indicar que está próximo a su muerte. Pese a ello, esta aventura me ha parecido más fácil, sobre todo porque no dependemos de los botiquines para reponer nuestra vida al máximo: ahora Rico la repone automáticamente esperando unos segundos
  • Al liberar un pueblo, asentamiento o base, el nivel de alerta se disipará por completo. En 'Just Cause 2', como recordaréis, había que lograr evadirse del enemigo después
  • Ya no hay que recolectar piezas de mejora (ni tenemos sensor para detectarlas). Ahora mejoraremos a Rico mediante el cumplimiento de desafíos especiales
  • De entrada, Rico tampoco podrá apuntar (necesitará un modificador de un desafío)

Grosso modo, estos son los cambios que más chocan a nivel de mecánicas, ya que en todo lo demás esto sigue el rumbo ideado por 'Just Cause 2', con la destrucción que más "engancha".

¿Es un pájaro? ¿Un avión? No, es Rico con su traje

301115 Jc3 03

Pese a que algunos videojuegos apuesten por el realismo, no se puede decir que la anterior incursión de Rico en Panau fuese completamente realista. A todos nos gustaría un gancho de anclaje como el que usó, pero difícilmente podríamos hacer en el mundo real algo mínimamente parecido, porque nos sirvió para impulsarnos con el paracaídas (que se abre y cierra a voluntad y al instante), subir por los edificios, engancharnos a un helicóptero en movimiento o juntar varios elementos en pos del caos.

Aquí ese "realismo" se ha exagerado más si cabe. Yo lo veo como lo sucedido entre 'Saints Row 2' y 'Saints Row: The Third', donde Volition encontró su camino: apostar por la diversión sin complejos. Que por algo estamos con un videojuego. Aquí venimos a divertirnos sin importar el cómo. Y 'Just Cause 3' lo consigue de forma más acertada que en la secuela (obviando esas misiones de la historia que tienden a repetir su patrón) gracias a la libertad del traje aéreo.

Con este nuevo artilugio para Rico y que recibiremos muy pronto en la historia a manos de Dimah, se podría decir que podremos volar, literalmente. No es que sirva para planear y sortear de modo más rápido las distancias por Médici, sino que combinado con el gancho de anclaje y el paracaídas haremos auténticas diabluras que no siguen ninguna lógica.

Ha sido jugar a 'Just Cause 3' y volver al 'Just Cause 2' y echar de menos el traje aéreo. Nos facilita mucho los desplazamientos y con él la carnicería es mucho más divertida y variada que nunca.

Para que os hagáis a la idea, cuando llevamos unas horas y ya nos hemos adaptado al nuevo control de Rico, seremos capaces de entrar en una base planeando con el traje, pasar al paracaídas y sacar un lanzacohetes, eliminar varios objetivos, coger más altura (y velocidad) con el gancho de anclaje y sacar inmediatamente el paracaídas para centrarnos en otros puntos clave del asentamiento de Di Ravello y escapar con éxito con el traje aéreo, todo esto sin tocar el suelo ni una maldita vez.

Es tan solo una pequeña pincelada de lo que podremos hacer, ya que la posibilidad de alternar en todo momento entre el traje aéreo y el paracaídas nos permite conseguir impulso instantáneo, lo que se traduce en poder cruzar todo el Mediterráneo sin necesidad de gancho de anclaje. Ha sido jugar a 'Just Cause 3' y volver al 'Just Cause 2' y echar de menos el traje aéreo. Hasta ya no me parece tan bueno 'Just Cause 2' sin él. Porque nos facilita mucho los desplazamientos (incluso por agua, con kilómetros de distancia) y hace que la carnicería sea mucho más divertida y variada que nunca.

Tampoco podemos obviar, a su vez, que el gancho de anclaje ha mejorado ostensiblemente, tanto en posibilidades como en potencia. Si ya hicimos auténticas locuras con la primera versión, en ésta daremos rienda suelta a nuestra imaginación y podremos destruir toda una base utilizando solamente el gancho y la capacidad de retraerlo con fuerza. Aunque para los objetivos grandes harán falta hasta cuatro anclajes para tirarlos.

Just Cause 3, una aventura que engancha

301115 Jc3 04

Aceptando los cambios implementados en 'Just Cause 3', a medida que vamos liberando las distintas provincias de cada una de las tres ínsulas de Médici, se irán habilitando un montón de pruebas de desafío especializadas en cada una de las habilidades de Rico, desde el nivel de destrucción hasta su capacidad para sacar lo mejor del traje aéreo.

Como hemos adelantado, choca mucho que para desbloquear algo tan común en la actualidad (y que ya estaba en 'Just Cause 2' de serie) como es el zoom para un arma, haya que recurrir a conseguir varias piezas de modificador de arma dentro de la galería de tiro. Pero al menos los desafíos suelen ser bastante divertidos y podemos conseguir un máximo de cinco piezas por prueba, pudiendo comparar resultados online con el resto de jugadores, lo cuál conlleva su consiguiente nivel de pique por intentar mejorar nuestras puntuaciones.

En total, hay ocho tipos de modificaciones para Rico Rodríguez:

  • De destrucción, para aumentar el frenesí destructor (hay hasta granadas guiadas)
  • De explosivos, con carreras de lo más... explosivas
  • De arma, para apuntar con precisión o contar con más munición
  • De anclaje, para contar con más ganchos y que sean más fuertes
  • De desplazamiento, para mejorar todo lo relativo al traje aéreo (y resistir impactos contra el suelo)
  • De vehículo de tierra, para que seamos los mejores sobre dos o cuatro ruedas (con turbo y hasta salto)
  • De vehículo aéreo, lo mismo que el anterior, pero por aire
  • De vehículo marítimo, ídem que el aéreo, pero por agua

Si queremos mejorar al máximo cada una de estas facetas, tendremos que especializarnos en cada uno de esos desafíos, intentando completarlos con cinco estrellas para poder desbloquear antes cada una de las habilidades. Además, nos vendrán bien para mejorar nuestra propia destreza con Rico al practicar campos muy concretos. Y siempre vamos a tener alguna de destrucción de asentamientos que hayamos llevado a escombros previamente.

'Just Cause 3' ha incrementado el nivel de espectacularidad, al igual que el número de elementos que podremos derruir.

En lo relativo a la destrucción, cabe destacar que en 'Just Cause 3' se ha incrementado el nivel de espectacularidad, al igual que el número de elementos que podremos derruir. Hay más variedad de objetivos del enemigo para explotar, e incluso otros que no hacen daño a nadie, como un puente por donde pasan civiles (que nos vendrá bien para cortarle el paso al enemigo, por ejemplo), o unos árboles, ya sea a tiro de gatling o con explosivos.

A esto hay que sumarle, como otra novedad interesante respecto a 'Just Cause 2', el hecho de que Rico ahora se puede mover encima de un vehículo, sea un coche o un avión. Antes podía salir a la superficie, usar el gancho o disparar, y ya está. Ahora se puede mover de un lado a otro en las alas de un avión, acomodarse en la parte frontal de un todoterreno... Nos da más libertad, en definitiva.

Y es muy de agradecer, a su vez, que ahora sí contemos con tanques (en plural), que por ejemplo en la secuela podíamos conseguir un vehículo armado con un cañón, pero las sensaciones no eran las mismas...

'Just Cause 3' también es más flexible ahora con las balizas. Antes eran un verdadero coñazo (de tiempo y de recursos), mientras que ahora es tan simple como abrir el menú de suministros rebeldes, seleccionar (si queremos) qué tipo de armas queremos para cada ranura, un vehículo (sea terrestre, aéreo o marítimo) y darle a solicitar el envío. Se cierra el menú y lanzamos la baliza donde deseemos, que en un par de segundos llegará un avión y soltará un contenedor industrial con nuestro pedido.

Sin multijugador, pero con marcadores online

301115 Jc3 05

Pese al excelente recibimiento por parte de la comunidad del Multiplayer Mod de 'Just Cause 2' (está en Steam de modo oficial y con el beneplácito de Square Enix), Avalanche Studios ha querido centrarse en el modo para un jugador de 'Just Cause 3'. Aunque viene acompañado de una especie de multijugador asíncrono en donde se nos irá detallando en todo momento en qué puesto estamos respecto a los demás y si hemos mejorado nuestro récord personal.

'Just Cause 3' viene acompañado de una especie de multijugador asíncrono.

Llevamos más de una semana dándole caña al juego y sin ningún problema, salvo el pasado fin de semana, donde los servidores de Square Enix hicieron aguas. Fue de lo más frustrante, ya que a pesar de ser una aventura para una sola persona, el juego "te obliga" a conectarte constantemente. Durante el sábado y el domingo fueron innumerables y constantes los errores de conexión, y tras unos 30 segundos de espera, el mensaje era de "reintentar" o "jugar offline". Sin embargo, al entrar al menú para consultar el mapa o simplemente al pausar el juego, éste vuelve a intentar la conexión al servidor.

Hoy no hemos tenido ningún problema y nos gustaría pensar que Square Enix no tendrá ningún problema con el lanzamiento de este martes, pero sería aventurarse demasiado. Lo que debéis tener presente es que, por defecto (tampoco hay opción dentro del juego a desactivar las características online, ojo), 'Just Cause 3' busca en todo momento la conexión online para mostrarnos los marcadores, avisándonos incluso cuándo alguien nos ha superado en cualquier tipo de reto.

Ya decimos, han sido dos días puntuales de más de una semana. Habrá que ver cómo se desenvuelve con el juego en tiendas.

Por lo demás, 'Just Cause 3' sigue siendo tan divertido (o más) como 'Just Cause 2', que al final es lo que importa. Da igual que sea menos realista, porque el fin justifica los medios. Seguirá sin ser perfecto, pero las cotas de destrucción que nos ofrece no tienen parangón y la introducción del traje aéreo es todo un acierto. Para hacer el cafre no hay nada mejor.

Just Cause 3

Just Cause 3

Plataformas PC (versión analizada), PS4 y Xbox One
Multijugador No
Desarrollador Avalanche Studios
Compañía Square Enix
Lanzamiento 1 de diciembre de 2015
Precio 42,49 euros (PC), 56,90 (PS4) y 53,90 (Xbox One)

Lo mejor

  • El uso del traje aéreo
  • El atractivo de Médici
  • ¡Tenemos tanques!
  • Cómo están planteadas ahora las modificaciones para Rico

Lo peor

  • Demasiadas misiones de proteger y/o escoltar en la historia
  • Ciertas supresiones respecto a Just Cause 2 que chocan
  • Que se caiga el servidor de Square Enix y nos chafe cada dos por tres la partida

En VidaExtra | 13 cosas muy cafres que podemos hacer en la primera hora de juego con Just Cause 3

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos