'Super Meat Boy'. Análisis

Sigue a Vidaextra

Super Meat Boy - Análisis

Lleva varias semanas entre nosotros pero este pequeño trozo de carne ha conseguido hacerse un hueco en nuestro corazón en ese corto período de tiempo. ¿Será porque combina bien con el rojo? ¿O porque es un juegazo como la copa de un pino? Pues más bien esto segundo, aunque el encanto de Meat Boy también ha ayudado. Salvar a nuestra novia pocas veces ha sido tan frustrante y a la vez tan divertido. ‘Super Meat Boy’ es toda una oda a los plataformas de antaño, conjugando ante sí múltiples guiños a esos títulos que tantas veces hemos jugado.

De momento ‘Super Meat Boy’ sigue siendo una exclusiva temporal de XBLA, pero pronto se romperá, ya que a finales de mes los usuarios de Mac y PC podrán comprobar hasta qué punto es tan buena esta obra de Team meat (la de Wii todavía está en el limbo, como sabemos). Mi opinión es de sobras conocida, pero aún así toca analizarlo en profundidad para saber por qué me parece un serio candidato a GOTY del 2010.

Y es que es curioso, pero parece que los títulos que más parecen llegarnos a la patata son los de procedencia indie que dan el paso a una plataforma de pago. Sí, lo habéis adivinado. Antes de ‘Super Meat Boy’ hubo un ‘Meat Boy’ a secas (podéis probarlo pulsando este enlace), y por suerte entre uno y otro media un abismo. Al nuevo se le ha imprimido más velocidad, fases con mejor diseño, una banda sonora de auténtico lujo gracias a Danny Baranowsky, mayor dificultad, más niveles, e incluso más personajes, pero ya hablaremos de cada una de estas cosas con calma.

‘Super Meat Boy’. Un súper homenaje a lo retro

Super Meat Boy

Pregunta fácil: ¿cómo suelen comenzar la mayoría de aventuras/plataformas? Chico pierde a chica. Chico va en su búsqueda. Chico rescata a chica. Pues en ‘Super Meat Boy’ es igual… o casi. Meat Boy y Bandage Girl son pareja y son muy felices. Pero Dr. Fetus odia a Meat Boy, con lo que secuestra a su chica. Ergo, el objetivo de Meat Boy es rescatarla. Pero cada vez que lo hace, aparece de sopetón el Dr. Fetus y se la lleva. Así una y otra vez, nivel tras nivel, hasta el final.

Es, por lo tanto, el primero de los guiños. ¿Seguro que el primero? Pues no. Como recordé en una de las últimas noticias, su primer guiño empieza por su propio nombre. Fijáos en las siglas de ‘Super Meat Boy’. ¿No os recuerdan a las de uno de los más famosos títulos de un fontanero bigotudo? Efectivamente. Pero los guiños no se quedan ahí. Cada fase será un mundo, nunca mejor dicho. Nos moveremos por cada fase de manera un tanto similar a la de la tercera aventura de Mario. Contaremos con seis mundos, y cada uno tendrá una intro muy especial con claros guiños a videojuegos como ‘Street Fighter II’, ‘Castlevania’ o ‘Mega Man’. ¡Hasta con arreglos en sus melodías! Pero es que ya de por sí la banda sonora, repito, es sublime, y eso que la vamos a escuchar una y otra vez, porque aquí moriremos muchas, pero que muchas veces, os lo aseguro.

Nuestra aventura empezará en “The Forest”, el primer paso para dominar los tres tipos de salto del juego (uno corto, uno mediano y uno largo) y la carrera. No hará falta nada más. Podremos rebotar y coger impulso en las paredes, del mismo modo que deslizarnos por ellas. También podremos corregir nuestra trayectoria en el salto, cómo no. Pero si una vez dominadas todas estas tareas pensamos que nos vamos a comer el mundo, nos pegamos de bruces con “The Hospital”. Fases más enrevesadas, con más peligros… y con “The Salt Factory” más, y con “Hell” todavía más (casi un infierno). “Rapture” (toma guiño) no podía ser menos, y “The End” es el broche final a un compendio de trampas vistas en los anteriores mundos: pinchos, sierras, misiles, rayos láser, monstruos voladores, etc. Cada uno desesperante a más no poder.

Super Meat Boy

Pero la gracia, aunque suene extraño, de ‘Super Meat Boy’ es que, pese a su desesperante dificultad logra tenernos amarrados a nuestra silla hasta poder superar cada fase. Moriremos muchas veces, sí, y al pasar una fase veremos todos nuestros intentos de golpe, con muchos Meat Boy pereciendo por el camino hasta que tan solo uno llega hasta Bandage Girl. Pero es que consigue picarnos de tal forma que no pararemos, ya no solamente por superar cada fase, sino por superar el tiempo para lograr una ansiada puntuación de A+ y conseguir ya de paso (cuando hay) una venda de Bandage Girl. Vendas que necesitaremos para desbloquear personajes tales como Commander Video (‘Bit.Trip’), Alien Hominid, The Kid (‘I Wanna be the guy’), o incluso Tim (‘Braid’), cada uno con habilidades únicas, tales como doble salto o levitación. Los guiños, como podéis comprobar, no paran.

Pero es que aún hay más. Si ya nos parece difícil de entrada, al conseguir una puntuación de A+ en una fase, desbloquearemos su versión del mundo oscuro. Una versión mucho más complicada sobre la misma estructura (con ligeros cambios) de la ya vista en el mundo normal. Tener mucha paciencia será indispensable, y memorizar cada tipo de salto, cada trampa, también. Además, si queremos obtener el verdadero final del juego tendremos que pasarnos el mundo oscuro (no, esto no lo he conseguido, aunque llevo 180 fases en total). Pero aún con todo, el final normal está muy bien, y será una de las fases más complicadas, como no podía ser de otra forma.

¿Y ya está? No, hay todavía más. Ya que en algunas fases encontraremos portales (en el mundo del infierno hay, por cierto, un guiño al ‘Portal’) que nos llevarán a una zona extra, con temáticas muy variopintas y casi todas más retro si cabe. Serán las que nos permitirán desbloquear a ciertos personajes, como Commander Video y The Kid, y otras nos enseñarán unos gráficos similares a los del primer ‘Meat Boy’, o incluso lo que sería una versión de la primera Gameboy. Sí, en dos colores.

Super Meat Boy

Pero es que, aunque parezca mentira, hay mucho más. Hay tantos detalles positivos en ‘Super Meat Boy’, tanto amor por el plataformeo puro y duro, tanta dedicación, que cualquier texto no le hará justicia hasta que lo probéis, hasta que sufráis en vuestras carnes ese deseo imperioso de tirar el mando tras repetir una fase 50 veces y aún tener las ganas de seguir intentándolo. No se puede explicar con palabras. Además, no es un título corto, aunque pueda parecer lo contrario (si lo tuviésemos dominado al 100%). Porque tras esos seis mundos (cinco de ellos con 20 fases cada una y su correspondiente jefe final, otro de los detalles a destacar, tanto por los originales duelos como los vídeos que veremos al derrotarlos; el sexto tiene cinco fases con el duelo final, y su correspondiente mundo oscuro, para el que necesitaremos 85 fases del mundo oscuro completadas, osea, todas, para ver su final), tendremos uno que se desbloqueará al obtener el final normal (20 fases normales y 20 del mundo oscuro), también muy complicado, y luego otro que desbloquearemos más pronto al que en Team Meat han bautizado como “Teh Internets” (con su trollface y todo), del que iremos obteniendo fases a medida que pase el tiempo (ya hay unas cuantas).

Como véis, hay juego para rato si nos va este género. Pero es que la cosa no termina todavía aquí, ya que si tenemos pique con cada fase, si nos ponemos a mirar los marcadores de la gente que hay por Internet intentaremos batir todos los tiempos. Nos harán repasar cada fase para que no soltemos en ningún momento el botón de carrera, yendo un poco en plan kamikaze. Pero es que, por lo general, será la mejor forma. Cada fase está pensada para que no tengamos prácticamente que detenernos. El timing de cada salto será indispensable. Medir bien nuestros saltos, saber cuánto rato tendremos que deslizarnos por una pared para poder saltar al otro lado sin que la sierra nos parta en dos… Puro vicio, os lo aseguro.

‘Super Meat Boy’ es un juego redondo en todos los sentidos. No necesita gráficos de última generación porque no vendría a cuento. Es un título con clara vocación retro, pero visualmente muy atractivo. Además cuenta con la gran baza de tener una banda sonora a la altura de las circunstancias. Un aspecto al que muchas veces no se le presta la atención que merece, y que en este caso pasa con nota (nunca mejor dicho). Recomiendo descargar su banda sonora, cuyo precio es irrisorio, y seguir disfrutando de las fantásticas melodías de Daniel Baranowsky sin la angustia y frustración de ver a Meat Boy morir tantas veces.

Sin duda para mí ‘Super Meat Boy’ es un claro GOTY de este año. Y no soy el único que opina lo mismo. Dadle una oportunidad, que merece la pena. Pero armaros de mucha paciencia. El que avisa no es traidor.

Ficha Técnica: Super Meat Boy

Super Meat Boy
  • Plataformas: Mac (Steam), PC (Steam), Wii y XBLA (versión analizada)
  • Editor: Team Meat
  • Desarrollador: Team Meat
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 1.200 MS (800 MS hasta el 21 de noviembre)

Vídeo | Youtube
En Vidaextra | ‘Super Meat Boy’. Descarga su banda sonora

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

42 comentarios