Síguenos

Mega Man

Continuamos con nuestro especial de personajes míticos ni más ni menos que con Mega Man, uno de los iconos por excelencia de Capcom, pese a que los de Osaka lo tengan un poco olvidado estos últimos años. De ser casi una de sus mascotas ha pasado a ser producto de cancelaciones continuas.

Pero no todo es gris en este personaje. Haciendo un balance de su historia se le sigue recordando con mucho cariño en esta industria, siendo además pionero en su género, con un estilo muy personal que a la larga influenció a muchos videojuegos. Pero vayamos poco a poco. Vayamos a sus inicios.

Akira Kitamura y Keiji Inafune, sus padres

Mega Man

Cada vez que se habla de Mega Man y de sus orígenes siempre se recuerda en primera instancia al bueno de Keiji Inafune, productor de grandes producciones de Capcom como ‘Resident Evil’ o ‘Dead Rising’, entre muchos otros, pero lo cierto es que los primeros diseños de Mega Man recayeron en Akira Kitamura. Aunque su aspecto lo pulió Keiji, de ahí que casi todo el crédito se le dé a él.

Como recordamos muchas veces cada vez que hablamos de este ser azulado creado por Dr. Light (en el mundo virtual), su origen se remonta a finales de los ochenta, en Japón, y bajo el nombre de Rockman. El nombre no venía precisamente por ser un humano duro como una roca, sino más bien por incluir una referencia a la música, que tanto le gusta al señor Inafune, creando el juego de palabras “Rock & Roll”. Rock, por Mega Man. Y Roll, por su “hermana”, todo un apoyo para él.

El nombre, a la vista está, no gustó para los Estados Unidos, ya que ahí se modificó por Mega Man, manteniéndose así para el resto de territorios. ¿Y su debut cuándo se produjo? Pues como dijimos en nuestro extenso especial de Capcom a finales de 1987 en el país del Sol naciente, y para la NES.

Año 1987, nace el mito de ‘Mega Man’ en NES

Rockman (Mega Man)

Este año fue muy prolífico para Capcom: creó la primera entrega de ‘Street Fighter’, que a la postre, años más tarde, se convertiría en la saga referente de la lucha en dos dimensiones, y también la primera entrega de ‘Mega Man’, una de las sagas por excelencia cuando pensamos en juegos difíciles pero altamente disfrutables. Porque, por irónico que resulte, crear un juego difícil es muy fácil. Pero hacerlo con sentido y sin llegar a frustrar al jugador insultándole a la cara es lo complicado.

Lo primero que llamó la atención de este primer ‘Mega Man’ es que podíamos escoger el orden de las fases. Teníamos a seis enemigos (Bomb Man, Cut Man, Elec Man, Fire Man, Guts Man e Ice Man) con sus respectivas fases temáticas dejando claro su potencial, y nuestro objetivo era derrotarlos para ganar su poder y después llegar al malo maloso de turno, un recurrente en la saga, el Dr. Wily. La gracia, aparte de escoger el orden de las seis primeras fases, estaba también en el hecho de conseguir el poder de cada enemigo. Y no sólo eso, sino que cada poder era efectivo contra otro enemigo. Por lo tanto, había un orden óptimo que teníamos que adivinar, con lo que ‘Mega Man’ podía resultar más o menos complicado dependiendo de lo atinados que estuviésemos a la hora de escoger una fase. Por lógica podíamos deducir que si conseguíamos el Ice Slasher de Ice Man nuestro enfrentamiento contra Fire Man iba a ser más fácil. Pero, ¿y qué pasaba con el resto? Hoy gracias a Internet resulta más sencillo, pero por aquel entonces teníamos el boca a boca o el guiarnos por los consejos de las revistas. Aunque lo mejor era descubrirlo por uno mismo. Eso, o ser más chulo que un ocho y pasar la aventura simplemente con el Mega Buster de Mega Man, su arma básica.

Otra de las características que llamaron la atención si optábamos por los poderes de los enemigos derrotados era que se gastaban. Tenían un límite de usos. Pero podíamos recargarlos recogiendo unas cápsulas especiales que soltaban los enemigos. Estos a veces también soltaban píldoras para rellenar nuestra propia vida, algo que se celebraba con alborozo. Aunque también había algunas sueltas por las fases. La peculiaridad de ‘Mega Man’, al igual que muchos títulos de la época, es que contaba con cuadrículas para las zonas, y al pasar de una a otra, con una leve transición, se reseteaba todo lo que hubiese en ella. Esto significaba que a veces, tras recibir un impacto de un enemigo, se podía dar la casualidad de que volvíamos a la anterior zona, con lo que nos volvíamos a encontrar con los enemigos que habíamos derrotado. Algo especialmente molesto si estábamos a punto de derrotar a uno de los enemigos más duros. El tema de las transiciones también se hizo famoso a la hora de adentrarnos en la batalla contra los jefes de turno, porque muchos optamos por hacerlo abriendo la puerta previo salto, mostrando a Mega Man en una de sus características poses con la imagen congelada hasta alcanzar la nueva zona. ¿Existe alguien que no lo haya hecho?

Pausa para momento musical de ‘Mega Man 2’

Tal y como hicimos con nuestro especial de Capcom, no podemos dejar de recordar una de las canciones más míticas de la saga, aparecida en ‘Mega Man 2’, compuesta por Takashi Tateishi.

También decir que en la NES ‘Mega Man’ contó con seis entregas siguiendo el patrón numérico, aunque lamentablemente el sexto capítulo no llegó a nuestro territorio. A partir de la segunda entrega se aumentó el número de jefazos a ocho, y desde entonces Mega Man fue puliendo otros detalles como su control o habilidades, como en ‘Mega Man 3’, pudiendo deslizarse o utilizar al bueno de Rush (un perro robot). También lo vimos en la mítica portátil Game Boy de Nintendo, empezando por ‘Mega Man: Dr. Wily’s Revenge’ en 1991, hasta ‘Mega Man V’. Y por esa misma época lo pudimos ver incluso en recreativas, con dos entregas tituladas ‘Mega Man: The Power Battle’ (1995) y ‘Mega Man 2: The Power Fighters’ (1996), siendo en ambos casos enfrentamientos directos contra los jefes de turno. Títulos más arcade, en definitiva. Aunque la saga ‘Mega Man’ no se quedó ahí.

En 1995 hizo una pequeña aparición en Super Nintendo con ‘Mega Man 7’, pese a haber debutado dos años antes en el cerebro de la bestia con la subsaga “X”, estéticamente más adulta, continuando en 1996 con ‘Mega Man 8’ en Playstation y Saturn. Y la sorpresa vino en 2008, tras entrar de lleno esta generación en el terreno digital con ‘Mega Man 9’ para PSN, WiiWare y XBLA, dejando claro que las mecánicas de antaño seguían todavía vigentes en la actualidad. Y pasó con nota, lo que propició un décimo capítulo para los mismos servicios dos años después con el añadido de un modo “fácil”.

Como es lógico, esta saga ha contado con múltiples recopilatorios, siendo uno de ellos el que mencionamos en nuestro especial de Capcom. El llamado ‘Mega Man Anniversary Collection’ de Game Cube, PS2 y Xbox, que aúna en un mismo disco las seis entregas de NES, la de Super Nintendo, la de consolas de 32 bits, y las dos de recreativas. Una pieza de coleccionista que sólo se publicó en los Estados Unidos, pero que cualquier fan de Mega Man debería tener. Su portada:

Mega Man Anniversary Collection

Y ya que hablamos de portadas, ¿por qué no recordar el despropósito de la americana del primer ‘Mega Man’? Porque antes colgamos la original nipona, pero… Sí, toca recordar la aberración de diseño del “otro Mega Man”, y compararlo con su visión europea. Las diferencias saltan a la vista.

Mega Man (EEUU) vs Mega man (Europa)

La “broma” no quedó ahí, siguiéndole otros diseños poco afortunados en entregas posteriores (sobre todo si se comparaban con los japoneses), llegando hasta tal punto que hace un año el primer Mega Man norteamericano apareció como personaje jugable del ‘Street Fighter x Tekken’. Sí, con ese diseño tan horrendo mezclando los colores azul y amarillo dentro de un cuerpo nada atlético. De traca.

Otras apariciones estelares de Mega Man

Street Fighter x Mega Man

Ya que hemos mencionado la aparición de Mega Man en otro universo, casualmente el que enfrentó el todopoderoso ‘Street Fighter’ de Capcom (recordemos que nació el mismo año que Rockman, en 1987) contra el no menos poderoso ‘Tekken’ de Namco Bandai, toca ver otros escarceos que ha hecho en toda su historia, yéndonos hasta la actualidad para recordar el reciente ‘Street Fighter x Mega Man’, un crossover muy especial surgido a cargo de un fan (Seow Zong Hui), y con el beneplácito de Capcom. ¿El resultado? Un producto para fans que además es gratis. Mola.

No ha sido el único escarceo amoroso de Mega Man con la lucha, puesto que también lo hemos visto enfundándose el traje de “Mega Tollinas” en la saga ‘Marvel vs. Capcom’, entre otras de la propia Capcom. Y en un montón de apariciones esporádicas como personaje no jugable. Aunque si tenemos que pensar en un spin-off claro sobre Mega Man en otro universo, uno de los más recordados ha sido el ‘Mega Man Soccer’ de la Super Nintendo. A pesar de que el resultado final dejase mucho que desear. Y la cosa no se quedó ahí, ya que Mega Man también se apuntó a las carreras, a los juegos de tablero e incluso a las películas interactivas. Aunque varios de estos no salieron fuera de Japón.

Si bien no ha sido una aparición, no podemos dejar de mencionar y recomendar el ‘Rokko Chan’ de King Soukutu, la versión femenina de Mega Man, y que además resulta ser un producto gratuito.

El toque adulto de ‘Mega Man X’ en SNES

Mega Man X

La subsaga por excelencia de Mega Man la encontramos en ‘Mega Man X’. Iniciada a finales de 1993 en Japón para la Super Famicom (llegó también a España para nuestra Super Nintendo), Keiji Inafune nos mostró una visión más adulta de su personaje estrella, situando la historia un siglo después del original de NES. En vez de Mega Man teníamos, por lo tanto, a Mega Man X, una versión mejorada de nuestro azulado personaje. Aparte de poder deslizarse por el suelo como ya vimos en ‘Mega Man 3’ podía incluso trepar por las paredes o mejorar las partes de su armadura para ser más fuerte si cabe. Aparte de seguir obteniendo los poderes de sus enemigos. Porque la mecánica ‘Mega Man’ seguía intacta, con todo lo bueno que eso supone. Aunque para muchos resultó ser un producto más fácil.

En esta singladura Mega Man X tampoco estuvo solo, ya que contó con el apoyo de Zero. Otro androide como Mega Man, pero que en vez de un Mega Buster enfundaba la espada Z-saber. Una década después (2002) iniciaría su propia saga ‘Mega Man Zero’ en Game Boy Advance, por cierto.

Aparte de resultar más jugable, en el sentido de contar con más movimientos a nuestra disposición, la saga ‘Mega Man X’ también destacó por el salto cualitativo en cuanto a calidad visual se refiere. No en vano pasamos de los 8 bits de la NES a los 16 de la SNES. Aunque no tardó en dar el salto a los 32 bits de Playstation y Saturn con ‘Mega Man X3’ (también para SNES) en 1995. Tras él llegaron cinco entregas más, apuntándose a la fiesta el PC y la PS2, y viendo cómo la calidad de esta saga iba disminuyendo con cada aparición. Si muchos la recordamos con cariño es por su época en la Super Nintendo. No por lo que vino después. Algo por otra parte lógico: con tantas entregas es normal.

‘Mega Man Legends’: polémico paso a las 3D

Mega Man Legends

Uno de los males endémicos de la generación 32 bits fue ese ansia por llevar todo lo que habíamos visto en dos dimensiones a las tres. Daba igual la saga, que había que crear mundos en 3D. Y Mega Man no se libró de este hecho, surgiendo a finales de 1997 en Playstation ‘Mega Man Legends’.

La polémica estaba servida, y es que muchos no vieron con buena vista el cambio (servidor incluido). El producto tuvo sus defensores, claro está, pero en líneas generales resultó ser un producto pobre en comparación con la saga original. Aparte de vacío, sin olvidar que no solamente se cambió su perspectiva, sino su mecánica. Ya no era un plataformas de acción, sino una aventura con tintes de RPG por un mundo abierto. Pese a ello gozó de adaptaciones a Nintendo 64, PC y PSP años más tarde, y recibió dos entregas más. Una precuela en 1999, ‘The Misadventures of Tron Bonne’, con Tron Bonne como protagonista, y una secuela en el año 2000, ‘Mega Man Legends 2’, también para Playstation. La recepción en los tres casos fue prácticamente la misma: aparte del escepticismo por el cambio, no dejaban de ser productos, como mucho, notables. No sobresalientes como ‘Mega Man’.

‘Mega Man Battle Network’ y ‘Mega Man Star Force’, otras subsagas con mucha solera

Mega Man Battle Network

Si echamos un vistazo a toda la trayectoria de Mega Man hay dos subsagas que también han tenido mucho tirón, y con muchas entregas a sus espaldas. Por un lado los ‘Mega Man Battle Network’ originarios de Game Boy Advance, y por otro los ‘Mega Man Star Force’ de Nintendo DS. Ambas subsagas, por cierto, alejadas de la mecánica clásica, acercándose en esta ocasión al género RPG.

‘Mega Man Battle Network’ se podría considerar la visión Pokémon de Mega Man. No en vano surgió tras el desaforado éxito de esa saga de Nintendo en portátiles, con lo que Keiji Inafune y su equipo decidieron crear algo parecido, orientándolo al público infantil, llegando a ofrecer en algunas entregas dos versiones distintas de la misma. Como por ejemplo con ‘Mega Man Battle Network 3 White’ y ‘Mega Man Battle Network 3 Blue’. ¿Os suena de algo? Lo más probable es que sí.

‘Mega Man Star Force’ tampoco se libró de esto, aunque ambas subsagas contaban con estilos de juego diferentes. Tenían varios nexos en común, como la propia saga Mega Man, el toque rolero, o esa estética más aniñada. Pero una (Battle Network) era más táctica que la otra (Star Force).

El maltrato de Capcom y las cancelaciones

Mega Man

A todos nos gustan los finales felices, o al menos para lo que nos conviene. Pero por desgracia con el bueno de Mega Man no podemos. Todo por culpa del trato que está sufriendo por parte de Capcom. Con lo grande que ha sido (y que es), parece mentira que las últimas noticias que hayamos tenido que dar que él hayan sido las de cancelaciones de proyectos. En 2011 recibimos dos palos, por un lado en marzo con la cancelación de ‘Mega Man Universe’, y ya en julio la cancelación de ‘Mega Man Legends 3’, y este mismo año, hace cosa de un mes, la cancelación de ‘Mega Man Online’. Pero no es sólo este hecho el que nos preocupa, porque Capcom tampoco está ayudando con la imagen de “su mascota”.

La citada broma del ‘Street Fighter x Tekken’ no gustó, y tampoco ayudó que en su 25 aniversario tuviese que llegar un fan para ofrecer un producto digno de la marca Mega Man, el también citado ‘Street Fighter x Mega Man’. Pero lo peor de todo es que su futuro no pinta azul, sino rojo sangre.

A pesar de ello, confiamos que sus años de gloria vuelvan a la vida. Capcom ya nos demostró que la mecánica clásica de los ‘Mega Man’ era posible esta generación con la novena y décima entrega de su saga iniciada en NES. Y que el tirón de su nombre sigue moviendo a las masas. Pero hay que confiar y en llevar hasta el final cada producto. Con tanta cancelación parece que hay miedo. Y no debería ser así. Es Mega Man. ¿Qué puede salir mal? Por soñar con un futuro mejor que no quede…

Mega Almohada

Más en VidaExtra

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios