Síguenos

analisis_deadspace.jpg

¿Quién no ha soñado en convertirse por un día en un Alien? O mejor… ¿nunca habéis deseado ser un pobre astronauta atrapado en una maldita nave repleta de alienígenas, que sólo piensan en procrear con tu intestino grueso? Claro que sí.

Y para apaciguar las ansias de sangre, dolor e higadillos llega ‘Dead Space’, la apuesta de terror espacial que Electronic Arts ha desarrollado para los amantes de la ciencia ficción y el gore. Señores, tomen asiento y agarren con fuerza su mascarilla de oxígeno, por que estamos ante uno de los “must have” del año y el espacio nunca volverá a ser lo mismo.

Tomaremos el papel de Isaac Clarke, el ingeniero espacial de un equipo de rescate que acude a socorrer al USG Ishimura, una gran base minera espacial que ha dejado de mandar señales de vida después de desenterrar un extraño objeto en un planeta lejano. Pero pronto descubriremos que el espacio guarda muchas sorpresitas y que Alien, el octavo pasajero, tiene unos primos que son unos auténticos hijos del averno.

Entended que ante un juego así, no puedo contar casi nada nuevo del argumento. Obviar los giros argumentales y omitir personajes y situaciones, por desgracia, será la tónica que siga este análisis. Se trata de un Survival Horror en toda regla y lo que importa es saber si responde al reto más difícil al que se enfrenta un juego en este género.

¿Asusta? Mucho, y además recupera el sabor añejo que dejan los viejos títulos de ciencia ficción terror, como ‘Horizonte Final’ o cualquiera de las dos primeras entregas de Alien. Empecemos pues.

Gráficos.

El juego de la luz y la sombra, como debería ser normal general en este tipo de juegos, está perfectamente recreado. Sin llegar al extremo de agobio y desazón que producía ‘Doom III’, pero manteniendo la esencia de lugares oscuros, cerrados y en los que, por norma general, jamás se está a salvo.

Pero al hablar de elementos gráficos tenemos que parar en dos puntos que, pese a estar relacionados directamente con las mecánicas de juego, sí que dotan al título de una entidad propia.

La mutilación de cuerpos.
Mucho se ha hablado de las ochocientas mil maneras de morir que tiene el personaje y sí, tienen razón. Podremos morir aplastados, desmembrados, ahogados, descuartizados, degollados, descabezados, electrocutados, quemados… y así hasta completar una verdadera colección de actos salvajes y dementes. Pero es que no somos los únicos que van a morir así.

20080829_Dead_Space_01.jpg

Los enemigos se despedazan al igual que el intrépido Isaac, y cuando digo enemigos también me refiero a ese montón de cadáveres de colonos que, de vez en cuando, también aparecen. Vamos, que si disparáis con cualquiera de nuestras armas (todas diseñadas para desmembrar a los enemigos) al brazo de un alienígena / cosa, se lo arrancaréis. Evidentemente que todo se rodea de un bonito baño de sangre que salpica paredes y suelo, como tiene que ser.

El segundo punto sobre el que me gustaría incidir tiene que ver con la interfaz de juego. Tanto la barra de energía como la de tiempo bala (por que nuestro protagonista puede ralentizar el tiempo, si no no sería un juego de nueva generación claro está...) no se encuentran flotando por la pantalla como siempre.

Esta vez han sido integrados en el personaje, su columna vertebral se ilumina señalando el nivel de vida y los menús desplegables (mapa, inventario, misión, etc..) se proyectan delante del personaje. Una fardada gráfica que consigue que jamás perdamos el hilo de la historia y la tensión, ya que a diferencia del 99% de juegos, al invocar la ayuda o los menús de selección de arma… el juego no se pausa. Así que no hay un momento de respiro, y creedme, los vamos a necesitar.

Música.

Un juego de este calado necesita una banda sonora a la altura y esta lo está. Músicas tétricas y misteriosas al nivel de cualquier producción cinematográfica de terror, aunque lo mejor son sus efectos de sonido.

Por que señores, andar caminando con todo el miedo del mundo por los pasillos de una nave espacial mal iluminada, con los chasquidos eléctricos que produce una rotura en la circuitería de una consola, el sonido metálico de nuestros pasos, la respiración de Isaac, el crujir de las paredes por la compresión y los aterradores gritos desgarrados pidiendo auxilio de un colono a punto de ser desmembrado, es toda una experiencia.

Recomendado su uso con un sistema 5.1. Eso sí, sólo que lo intenten los más valientes o, de la noche a la mañana, nos quedaremos sin la mitad de los lectores de VidaExtra.

Jugabilidad.

Y aquí, a mi juicio, llega la parte más floja del asunto. No es que la jugabilidad de un título como este sea mala, de hecho tan sólo queda un poco por detrás de los otros dos apartados, pero eso es suficiente para desnivelar un poco la balanza.

deadspace.jpg

Antes de nada aclarar que la decisión de implementar un gameplay así seguramente se debe a un elaborado estudio sobre cómo acrecentar todavía más la sensación de pánico y desasosiego que el juego se esfuerza en provocar.

Podríamos resumir que jugar a ‘Dead Space’ no es cómodo. El personaje queda situado a un lado de la cámara, no en el punto central y la mayoría de las veces obstaculiza ver lo que viene o lo que nos acecha. Como dije tiene su explicación lógica si queremos aumentar la tensión, pero en cualquier caso es una decisión que no agradará a muchos.

También hay que señalar el asunto de los menús in-game. Como dijimos antes, si bien ayudan a mantener el hilo argumental y la tensión por las nubes al no pausar el juego, en ocasiones se convierten en un auténtico engorro y provocan que el bueno de Isaac pierda la cabeza, literalmente.

Otro punto gris en esta brillante trayectoria es el uso de RagDolls. En pocos juegos veréis un comportamiento tan exagerado de cualquier objeto con físicas (especialmente los cuerpos muertos) como en este. Caminar al lado de un cadáver equivale a Roberto Carlos lance una falta en la frontal del área pequeña. En otras palabras, las reacciones físicas son exageradísimas y no dan ninguna sensación de contundencia.

En resumen, da la sensación de que el control es un poco tosco, sobretodo al enfrentarnos cara a cara contra determinados bicharracos o al cambiar la gravedad en algunas fases, pero en cualquier caso no empaña el brillante resultado final.

Y las cosas cosas buenas, que por supuesto también las tiene, nos llevan a descubrir un sistema de guiado muy original del que hace gala el título. Estamos en el futuro, nuestro traje está equipado con lo más de lo más y por supuesto no podía faltar un modo que nos indica en todo momento la dirección a seguir.

dead-space-pics-20080519112100580_640w.jpg

Al pulsar el botón correspondiente nuestro personaje proyecta en el suelo una serie de flechas azules incandescentes que nos guían directamente a nuestro objetivo. Una suerte de GPS que nos salva el pellejo en diversas ocasiones.

Pero hablemos del sistema de desmiembramiento que está relacionado directamente con las posibilidades de Gameplay que el juego brinda. Olvidad aquello típico de disparar a la cabeza. Aquí eso no sirve, o mejor dicho, sirve menos.

Dado el carácter biológico de las criaturas que pueblan la Ishimura, al seccionarles la cabeza con cualquiera de nuestras armas no sentirán el inevitable deseo de morir y continuarán caminando hacia nosotros, o lo que es peor, reventando en una multitud de bichejos infernales con hambre de colono espacial. Toda una delicia. El caso es que en los tiroteos o al intentar repeler una horda entera de bichos repugnantes, se ha de tener en cuenta un cierto punto de estrategia que aumenta aún más la tensión a la que nos somete el título.

Resumiendo, un auténtico juegazo para los amantes de la ciencia ficción y del terror. Recorrer las estancias de la USG Ishimura al mando del pobre y desgraciado protagonista de turno se convertirá en una auténtica orgía de sangre, violencia y seres humanos mutilados. O lo que es lo mismo, en algo totalmente recomendable y que hará las delicias de los jugones más exigentes.

Recomendado para todos aquellos que han perdido a toda su familia a manos de una raza alienígena que se alimenta de higadillos y demás órganos humanos. Si os gusta pasar miedo en el espacio, este es vuestro juego.

No recomendado
a los que sufren del corazón (no me refiero a los enamorados no correspondidos), ya que una dosis de ‘Dead Space’ sin previo aviso puede causar estragos.

Ficha Técnica: ‘Dead Space’

Dead Space
  • Plataformas: XBox 360, PS3 (versión analizada), PC
  • Distribuidor: Electronic Arts
  • Estudio: EA Redwood Shores
  • Lanzamiento: Ya disponible
  • Precio: 66,90 euros (Xbox 360, PS3), 46,95 euros (PC)

Vía | GameTrailers
Sitio Oficial | Dead Space

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

49 comentarios