Publicidad

Jugando a Fortnite X Vengadores Endgame: un modo muy divertido... si luchas contra Thanos y sus chitauri
Acción

Jugando a Fortnite X Vengadores Endgame: un modo muy divertido... si luchas contra Thanos y sus chitauri

Publicidad

Publicidad

Mi nuevo deporte favorito es lanzar el escudo del Capitán América en Fortnite. Funciona como uno espera que funcione: apuntas, lanzas y te llevas a un par de enemigos por delante mientras ves cómo sale disparado a toda velocidad para volver a tus manos a los pocos segundos. CLONC.

Mi segundo deporte favorito es lanzar el escudo que no es del Capitán América en Destiny 2 usando una de las subclases de vacío del titán. Funciona de la misma forma y es extremadamente satisfactorio. Le faltan los colorines y el diseño oficial de Marvel, claro, pero por lo demás es maravilloso.

El arco de Ojo de Halcón también mola mucho en el modo Endgame de Fortnite. No sólo sirve para disparar flechas explosivas, sino que también hace las veces de gancho para cubrir grandes distancias o alturas. Da mucho gustirrinín hacer explotar a un grupo de chitauris que no saben ni por dónde les ha venido la hostia.

Y no he podido probar los repulsores de Iron Man ni el martillo de Thor a pesar de haberle dedicado un buen número de horas al modo. Por alguna razón, el juego me metió en el equipo de Thanos el 90% de las veces, con lo cual no he tenido forma de trastear con todos los juguetitos. Pero pintan muy bien. Tanto, que Epic ha tenido que nerfear los repulsores de Iron Man unas doce horas después de haber activado el modo Endgame porque eran demasiado poderosos. Por contra, el martillo de Thor ha sufrido un buff. Ojo con eso cuando estéis en la piel de un chitauri.

Thanos, el tío más lento del universo

A ver, el problema de este modo Endgame surge precisamente cuando te toca estar en el equipo de Thanos. Que sí, que todo el mundo quiere ser Thanos al menos trescientas veces en su vida, pero es muy probable que, tal y como está montado el modo, te pases la mayor parte del tiempo siendo un chitauri de pacotilla. Para convertirte en Thanos tienes dos vías: ser el primero en recoger una gema del infinito o bien, una vez que Thanos haya muerto, tener suerte y acabar siendo el elegido para ser el nuevo Thanos de forma aleatoria.

Fortnite Thanos Mucho guantelete, pero más lento que un caracol con muletas

Y claro, mientras no suceda ninguna de las dos cosas no eres más que un sucio chitauri que ni tiene poderes molones ni nada de nada. Sólo un par de armas que ni de broma son tan destructivas ni alucinantes como cualquier objeto de los Vengadores que pueda recoger el equipo contrario y un jetpack para saltar más alto y planear. Y venga, a servir a tu amo recogiendo gemas del infinito para que los escudos y la salud de todo tu equipo, incluido Thanos, sigan subiendo.

Controlar a Thanos no está mal, pero tampoco es la monda lironda. Funciona exactamente igual que durante el primer crossover de Fortnite con Marvel, cuando se activó un modo en el que quien recogiera el guantelete se convertía en el malo maloso. Te vuelves lento, lentísimo, pero por contra puedes dar unos saltos enormes y caer desde las alturas con la fuerza de mil soles sobre los enemigos. Los cuales te estarán esperando bien armados y te reventarán en pocos segundos mientras maldices el mando, que no tiene culpa ninguna, por responder de forma tan patosa a tus órdenes.

Un caramelito para todos los fans de Marvel y de los Vengadores en particular

Puedes contraatacar, claro: a puñetazo limpio o bien lanzando un rayo morado devastador. Lo segundo te deja clavado en el suelo y sólo puedes girar sobre tu eje, lo cual te convierte en un blanco bastante majo para cualquiera que sepa dónde colocarse para darte un palizón con el escudo del Capi, los flechazos explosivos de Ojo de Halcón o lo que le dé la gana.

Es un modo divertido y loco, muy loco; un caramelito para todos los fans de Marvel y de los Vengadores en particular. Pero a mí me ha dejado una sensación agridulce: demasiadas partidas seguidas en el equipo de los chitauri, sólo un par de veces controlando a un Thanos que por lentitud propia y por torpeza mía me ha durado un suspiro, y con las mayores alegrías vividas en el otro equipo.

Ahí sí. Ahí es donde he podido practicar mi nuevo deporte favorito y he disfrutado como un loco propinando escudazos capitanamericaneros a diestro y siniestro. Cruzo los dedos para que en el futuro haya otros modos temporales que, sin estar necesariamente atados a licencias como esta, permitan mecánicas similares con las que seguir dándole nuevas vidas al juego.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir