Publicidad

Análisis de Captain Tsubasa: Rise of New Champions: el juego de Oliver y Benji es una formidable bomba de nostalgia y diversión
Análisis

Análisis de Captain Tsubasa: Rise of New Champions: el juego de Oliver y Benji es una formidable bomba de nostalgia y diversión

Qué gozada. De haberme preguntado alguien hace una semana qué pensaba de Captain Tsubasa: Rise of New Champions, el retorno de lo que muchos aún conocemos como Oliver y Benji al mundo del videojuego, probablemente mi respuesta habría sido muy distinta.

Hoy, después de haber ganado el campeonato juvenil con el New Team y hacer lo propio con la selección japonesa en el Mundial, a base de tiros del águila y lanzamientos del tigre mellizo, lo único que me sale es eso mismo. Qué gozada.

Primero espectáculo, luego fútbol

Por lo visto y leído antes de ponerme a los mandos, mis sensaciones frente a Captain Tsubasa: Rise of New Champions eran la de un juego de fútbol simplote con la nostalgia por bandera. No iba muy desencaminado en lo jugable, pero hay matices que se valoran mejor tras un puñado de partidos.

Aquí un encuentro no entiende de lanzamientos de falta, tarjetas o combinaciones de botones y joysticks para hacer regates. Aquí debes preocuparte de correr, mantener la posesión y llegar a la portería contraria con la energía lo suficientemente cargada para realizar un tiro especial.

Si bien todos los movimientos tienen su lado básico, el que implica pulsar el botón de pasar o el de chutar sin mayores pretensiones, como si fuese un juego de fútbol cualquiera, la gracia está en crear una coreografía que se acabe pareciendo a lo que veríamos en un capítulo de la serie. Y para ello debes tener en cuenta varias cosas.

La primera de ellas es abandonar por completo cualquier idea de utilizar ese lado más básico del juego. Si vas a chutar debes hacerlo manteniendo el botón de tiro pulsado el suficiente tiempo para que lo que sale de tus pies sea un tiro especial. Si vas a pasar el balón, mejor hacerlo por arriba rellenando esa misma barra para que aparezcan por ahí los gemelos Derrick haciendo su catapulta infernal.

Tsubasa8

Más estrategia que habilidad

Todo lo que no acabe en eso, aunque sea un chute con posibilidades que acabe entre los tres palos, acaba pareciendo un fracaso. Y es que no es lo mismo que un golpeo flojo acabe colándose bajo las piernas de un portero buscando setas -me ha ocurrido en un par de ocasiones y espero que lo arreglen en futuras actualizaciones-, que hacerlo con un tiro del tigre que queme gran parte del césped en su recorrido y que acabe empujando al portero dentro de la portería.

El trabajo que hay detrás para adaptar las secuencias más míticas del anime es soberbio

La buena noticia es que jugar de esa forma es tremendamente fácil. Lo único que se interpone en tu camino es saber esquivar a los contrarios en carrera o con regate en una especie de “piedra papel tijera” y, por supuesto, ir minándole la moral al portero a base de golpeos que reduzcan su probabilidad de frenar el siguiente tiro.

Que mis críos estén jugando ahora mismo haciendo chilenas y pases estilo pareja de oro mientras escribo estas líneas da buena cuenta de lo accesible que puede llegar a ser. Requiere más estrategia que habilidad, y esta se reduce a saber qué acción elegir frente a cada situación.

Tsubasa2

En cualquier caso tanto el modo entrenamiento, ideal para ir viendo todos los movimientos posibles y aprender a controlar su timing, como el modo historia, que va introduciendo casi todos ellos poco a poco, son más que suficientes para aprender a jugar como es debido.

Como vivir un capítulo de la serie

Pero más allá de por aprender a jugar antes de hacer torneos en casa o ver cómo te ventilan en el online, su modo historia -a diferencia de casi cualquier otro juego de deportes- es una experiencia imprescindible. Crecieses viendo Oliver y Benji o no, merece la pena. El trabajo que hay detrás para adaptar las secuencias más míticas del anime es soberbio.

Para que sirva de ejemplo diré que de la serie de animación recuerdo lo justo y que no he seguido los pasos de sus personajes más allá de sus equipos iniciales. Que hable de Oliver en vez de Tsubasa, o de New Team en vez de Nankatsu, probablemente lo deja bastante claro. De mantener esos nombres, aunque el juego haya elegido los originales, no me sacan ni a cabezazos de Bruce Harper.

La gracia está en que, más allá de un pequeño puñado de cinemáticas y las conversaciones previas a cada partido, mientras juegas la acción se detiene para dar paso a momentos clave que sirven como parte de la trama. La lesión en el hombro de Oliver o la primera vez que Lenders clava en un partido su tiro del tigre mejorado son secuencias que saltan cuando la historia lo requiere.

Podremos crear nuestro propio jugador y aprender los movimientos y tiros especiales de Oliver y compañía

Además de las clave también hay otras adicionales que se cumplen al establecerse ciertos requisitos. 

Por ejemplo, que te encares al contrario con un defensor concreto y el equipo esté de subidón -con una barra especial que se rellena al realizar acciones como regates, y que recomiendo guardar para que los porteros realicen una superparada-. Secuencias adicionales que, por lo general, el juego te indica cómo puedes desbloquear.

Dando forma a tu propio Oliver Atom

Con una campaña separada en dos capítulos -cuatro si tenemos en cuenta que en el segundo puedes elegir equipo y acceder a otras secuencias-, el primero estará centrado en Oliver y el segundo nos pedirá crear un personaje propio y hacerlo crecer hasta llegar al Mundial.

Tsubasa5

Aunque ambos son igual de interesantes y divertidos, es en el segundo donde las posibilidades del juego terminan de explotar. Ahí la idea ya no es sólo ganar, sino hacerlo con estilo para que nuestra personaje vaya mejorando sus atributos y estableciendo relaciones con otros jugadores, sean o no de nuestro equipo.

Mediante un sistema de cartas que puedes obviar casi por completo, los puntos ganados a base de completar la historia y superar desafíos nos permitirán comprar sobres -no hay opción a pagar con dinero real- en los que conseguir jugadores y objetos que mejores estadísticas u otros aspectos.

Si antes de iniciar un partido establecemos un vínculo con esos personajes, tras terminarlo iremos subiendo nuestra amistad con ellos y, poco a poco, podremos ir aprendiendo todos sus movimientos para personalizar aún más a nuestro jugador. Frente a lo cuesta arriba que puede parecer esto desde fuera, es una idea muy bien implementada a base de menús que no nos robarán más de un minuto entre encuentro y encuentro.

Tsubasa3

La opinión de VidaExtra

Que no esté poniendo el grito aún más en el cielo con Captain Tsubasa: Rise of New Champions es culpa, en gran parte, de un sistema de juego que no está completamente pulido. Los tiros que se cuelan por debajo de las piernas son sólo un ejemplo al que también podría añadir acciones que resultan excesivamente lentas, personajes que se quedan en Babia muy de vez en cuando o lo encorsetado del movimiento de todos los jugadores.

Hacía mucho, muchísimo tiempo, que no disfrutaba así de un juego de deportes

Problemas menores que no han impedido lo más mínimo que viva los partidos de Captain Tsubasa: Rise of New Champions como un crío chico. Aún mejor, lo he hecho en compañía de mis hijos, que han vibrado como lo hacía yo de pequeño frente a la llegada de nuevos tiros especiales o paradas que te dejan con la boca abierta.

Tsubasa4

Hacía mucho, muchísimo tiempo, que no disfrutaba así de un juego de deportes. Puede que porque lo del fútbol arcade se nos ha quedado un poco abandonado pese a seguir siendo una idea formidable. Puede que porque el éxito de Oliver y Benji y que la saga siga viva aún a día de hoy no sea por casualidad.

Así que sí, para mi sorpresa y probablemente también la vuestra, si hoy me preguntas qué tal está Captain Tsubasa: Rise of New Champions probablemente no te mande de cabeza a la tienda a comprarlo, pero sí te voy a decir -con la mano puesta en el corazón como Oliver Atom escuchando el himno nacional- que lo he gozado como si volviese a tener cinco años.

Captain Tsubasa: Rise of New Champions

Captain Tsubasa: Rise of New Champions

Plataformas PC, Switch y PS4 (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Tamsoft Corporation
Compañía Bandai Namco Entertainment
Lanzamiento 28 de agosto
Precio 56,99 euros

Lo mejor

  • Como jugar un capítulo de la serie
  • Un arcade muy divertido y accesible
  • Los demenciales tiros y movimientos especiales

Lo peor

  • Algunos fallos menores respecto al control o la IA
  • No le habría venido mal algún modo clásico adicional en plan liga

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios