Compartir
Publicidad
Análisis de Far Cry New Dawn: una secuela menor, pero no exenta de grandes ideas
Análisis

Análisis de Far Cry New Dawn: una secuela menor, pero no exenta de grandes ideas

Publicidad
Publicidad

Creo que todos teníamos más o menos claro qué esperar de Far Cry: New Dawn. Estaba el aprovechamiento del mapa, de la historia, que no fuese una edición numerada, el precio… Detalles que ya hacían intuir que estábamos ante una experiencia menor por parte de Ubisoft. Un reciclaje de lo vivido en Far Cry 5 como ya ocurrió con la cuarta entrega y el lanzamiento de Far Cry Primal.

No íbamos desencaminados. Al menos en parte. Far Cry: New Dawn sufre un evidente espíritu de reaprovechamiento que se palpa aún más al conocer cómo han intentado integrar la historia. Sin embargo aprovecha el experimento para introducir no pocas grandes ideas que, con algo de suerte, harán de la próxima entrega numerada un juego mucho más interesante.

La evolución de Far Cry 5 a New Dawn

En Far Cry: New Dawn volvemos a Hope County 17 años después de la explosión nuclear que vivimos en Far Cry 5. Con la intención de recorrer y explorar un mapa notablemente inferior y, en mi opinión, bastante desaprovechado en ciertos tramos, nos ponemos en la piel de un personaje sin nombre que llega a la zona con la intención de ayudar a los que intentan sobrevivir.

Si una hecatombe capaz de enviar la civilización a hacer puñetas y obligar a los supervivientes a pelear por etanol como fuente de combustible no fuese suficiente, hay un grupo de bandidos que parecen haberse hecho con el control. A la cabeza un par de gemelas con pocas habilidades sociales que reclutan a todo el que quiera tirar de saqueo y violencia para salir adelante.

Con un espíritu canalla y barriobajero en diálogos y comentarios que no acaba de ser santo de mi devoción, ni sus villanas son memorables ni la historia hace lo correcto para atar cabos o que te importe demasiado lo que está pasando. Entrar aquí en detalle es sinónimo de spoiler, así que lo dejaremos en que echa por tierra mucho de lo que sí hizo bien Far Cry 5 respecto a ciertos personajes.

Sí juega realmente bien lo de las referencias, el ver cómo lo que antes era escenario de una épica batalla ahora es un emplazamiento que ha sucumbido a la naturaleza. Revivir esos puntos con un aspecto y estilo completamente distinto hace que pasear por la misma zona tenga un encanto especial. Apetece conocer qué ha pasado y qué te espera allí al reconocer ciertos sitios.

Un juego más pequeño, pero mucho más nutrido

Far Cry New Dawn es, como en el resto de entregas, todo lo corto que tú quieres que sea. A base de misiones secundarias, alijos secretos y las nuevas misiones de expedición, consigue alargar la vida de un juego cuya campaña es bastante más corta de lo que tenemos por cánon en esta franquicia.

Especial mención merecen esas últimas, que compensan la falta de un mapa completamente nuevo con el viaje en helicóptero a nuevos escenarios en los que dar rienda suelta al factor más salvaje del juego. La idea es convertir minimapas (en comparación con los habituales, claro, que no son precisamente pequeños) como una playa con un barco o la mismísima Alcatraz, en un patio de juegos en el que aniquilar enemigos mientras intentamos recuperar un paquete de suministros y escapar de allí con vida.

Farcry3

Sin duda un gran añadido que aporta variedad, sorpresas con cada nuevo viaje y sabe jugar a la perfección la mejor carta del juego: la acción y el progreso del personaje. Sobre la primera, nada que no conozcamos ya, el habitual despliegue de tiros frente a varios tipos de enemigos que siempre cede hueco a la opción de la infiltración y el sigilo.

La segunda, en cambio, un aporte muy interesante que tiene la intención de cerrar zonas y retos al nivel de equipamiento que lleves en ese momento. Con un árbol de habilidades nada sorprendente, salvo por algunas nuevas ventajas que se abren bien avanzada la historia, la evolución de su dificultad está estrechamente ligada a otra de las grandes ideas que propone: la mejora de tu base.

El lado más RPG de Far Cry

Con el rancho Seed como escenario, los supervivientes se han hecho fuertes en una suerte de retiro a lo The Walking Dead en el que pueden vivir y protegerse de los asaltantes. Nuestro objetivo durante gran parte de la historia será mejorar sus instalaciones a base de conseguir recursos y encontrar miembros clave que puedan ser de ayuda en la expansión.

Aspectos como la creación de nuevas armas, vehículos o el entrenamiento de los personajes que podremos llamar para que nos acompañen en las misiones, quedan así atados a lo que vayamos avanzando en esa línea de progresión. Si llegamos a una zona en la que vemos que el daño a los enemigos no es suficiente (marcado aquí con números que salen con cada ataque a lo RPG), es porque ha llegado el momento de subir de nivel el tipo de armas que podemos manufacturar.

Far2

La evolución y mejora llega también a los citados especialistas (desde una yaya francotiradora hasta un jabalí mutante), que dependiendo de ciertos factores que cumplamos en nuestras batidas mejorarán sus características para ser más útiles y atacar con más fuerza. Algo ideal si queremos enfrentarnos a otra de las aplaudidas novedades de Far Cry: New Dawn, los puestos de avanzada.

Aquí la idea es que tras liberar cada puesto consigamos un buen saco de materiales y desbloqueemos un viaje rápido en ese punto, pero el juego permite reiniciar ese puesto con la intención de adquirir aún más materiales. La contra es que volverá a llenarse de enemigos, esta vez con patrullas más duras y numerosas hasta alcanzar el punto de que la defiendan con uñas, dientes y helicópteros. Eso sí, el botín conseguido por volver a liberarlo será aún mayor cada vez que lo hagamos (hasta tres ocasiones).

La opinión de VidaExtra

Dejando de lado componentes clave de la saga como el hecho de poder utilizar vehículos aéreos (se echan en falta sólo al principio y se entiende su falta no sólo por la extensión del mapa, también por cómo evoluciona la historia), Far Cry: New Dawn se las apaña bastante bien a la hora de dar una experiencia Far Cry al fan de la franquicia. Una menor, sí, pero no por ello menos importante.

A base de novedades en mecánicas que no me importaría revivir en futuras entregas, Far Cry: New Dawn consigue brillar dándole la vuelta a muchas de las bases que dábamos por inamovibles. A lo divertido que siempre suele ser recorrer sus escenarios en busca de sangre y secretos, se suma el hecho de no ver venir muchas de las sorpresas que aquí nos esperan. Lástima que historia y escenario no vayan a la par y acaben justificando los miedos que muchos teníamos con esta entrega de reciclaje.

Far2

Far Cry: New Dawn

Plataformas PC, PS4 y Xbox One (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Ubisoft
Compañía Ubisoft
Lanzamiento 15 de febrero
Precio 44,99 euros

Lo mejor

  • El nuevo sistema de progresión a lo RPG
  • Los nuevos escenarios de las misiones de expedición
  • El habitual violento despiporre de la saga

Lo peor

  • A algunos puede parecerle demasiado corto
  • Su historia echa por tierra mucho de lo vivido en Far Cry 5

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio