Publicidad

Análisis de Vanquish, el retorno de uno de los shooter más satisfactorios que han pasado por mis manos
Análisis

Análisis de Vanquish, el retorno de uno de los shooter más satisfactorios que han pasado por mis manos

Publicidad

Publicidad

Vanquish es a los shooter lo que Bayonetta ha sido a los beat’em up. Una deconstrucción de mecánicas que recoge las más básicas del género y las maquilla para ofrecerte dos caminos muy distintos. El primero, el que muchos disfrutarán de principio a fin, es el de un juego de tiros con coberturas adornado por algunas cucamonadas y el espectáculo del tiempo bala.

El segundo, el que persigue aquél que cree ver algo más de lo que se muestra en la superficie, convierte a Vanquish en un juego en el que tu forma de jugar durante los primeros compases es completamente distinta de cómo lo haces hacia el final. Más aún en una segunda vuelta. Ambos caminos son completamente válidos, pero es en el segundo donde PlatinumGames demuestra su valía.

Un retorno cumplidor

10 años después de su lanzamiento en PS3 y Xbox 360, Vanquish llega a PS4 y Xbox One despidiendo la generación con la versión mejorada que aterrizó en PC en 2017. Una combinación de mejoras en sombras, resolución y estabilidad en materia de imágenes por segundo que, pese a evidentemente estar ahí, no deberían ser la razón principal de tu retorno o descubrimiento.

Vanquish05

A Vanquish se le nota el paso de los años en lo que a interfaz, variedad de escenarios y modelados se refiere, pero no admite más quejas de las que ya podrías haber tenido en su primer lanzamiento.

No es en ningún caso un juego que venga a presumir de músculo técnico, apartado sonoro o guión, y tampoco creo que ninguno de sus firmes defensores -entre los que me incluyo- utilice esas cartas para intentar vendérselo a un amigo.

Más importante que sus cambios es la oportunidad de rejugarlo en mejores condiciones y, aún más destacable, dar a quienes aún no se hayan acercado a él una oportunidad de lujo para hacerlo.

Y es que remasterizaciones a un lado, sea de la mano de esta versión o de la anterior, Vanquish es uno de esos juegos que ejemplifica a la perfección el fenómeno fan respecto al trabajo de PlatinumGames.

El disfrute como único objetivo

Japonesada de excesos hasta las últimas consecuencias, nuestro papel en Vanquish es el de controlar a un soldado con un traje a reacción para evitar que un ejército de rusos con robots se hagan con el control del planeta.

Por el camino la manida sartenada de palabras malsonantes, personajes con gigantismo y exceso de testosterona, fases a pie o sobre vehículos, y pervertidos enfoques de cámara a la minifalda de una protagonista. Nada que, al menos sobre el papel, te permita hablar de la idea sin cierto atisbo de vergüenza ajena.

Vanquish02

Pero una vez más, aquí no hemos venido por eso, sino por cómo Vanquish coge la estructura del éxito de Gears of War, la de tiroteos contra hordas saltando de cobertura en cobertura, y la retuerce hasta conseguir su propia medalla. La de “no hay un juego igual que este” que luce orgulloso y con chulería.

Si bien jugar como en el título de Epic es una opción, ese sólo sería una muestra del citado primer camino que comentábamos al principio.

El otro consiste en aprovechar las posibilidades del traje para que cada jugada no sólo suponga ver una puntuación mejor al llegar al final de cada capítulo, sino también entregar secciones comandadas por tu habilidad que servirían para promocionar una película de acción palomitera.

La satisfacción de jugar bien

El jogo bonito del que hacía gala Bayonetta a base de combos es aquí una mezcla exquisita entre tu habilidad con la retícula de apuntado y el uso del traje a reacción.

Con él podemos desplazarnos a gran velocidad esquivando las balas, activar un tiempo bala que nos permita despachar enemigos con precisión o incluso aprovechar su poder para hacer funcionar un arma.

Una barra de desgaste muestra su uso y marca la diferencia entre la vida y la muerte que supone no controlar un correcto equilibrio. Si nos quedamos sin esa barra, cualquier golpe recibido nos llevará a la lona.

Si estamos a punto de caer en combate y aún nos queda barra, se activará un tiempo bala que nos permitirá decantar la balanza a nuestro favor mientras buscamos una cobertura en la que esperar a su recarga.

Riesgo y recompensa que convierte los tiros desde una cobertura en un festival a cámara lenta en el que disparar mientras damos volteretas o reventamos granadas a pleno vuelo mientras nos deslizamos de rodillas por el suelo.

Combinaciones asequibles para el jugador novato que, una vez dominados los tempos, ceden hueco a combos de tiros a la cabeza y devastadoras explosiones que hacen de Vanquish un juego enfermizamente adictivo y satisfactorio.

Simplicidad por bandera

Y nada más. Lo que Vanquish te presenta durante los primeros minutos es justamente lo que recibirás hacia el final. Más allá de la posibilidad de recoger armas duplicadas para mejorar su capacidad de munición o velocidad de recarga, no hay hueco aquí para comprar combos o mejorar el ataque del personaje.

Vanquish03

Lo que ves es lo que tienes. Sólo ese proceso de interiorización de mecánicas, junto al aprendizaje de su uso y disfrute en distintas situaciones, marcan el progreso del juego durante las algo más de seis horas que puede llegar a durarte la campaña.

Su árbol de habilidad no son nuevos poderes, sólo tu capacidad para explorar y entender qué puedes llegar a hacer si cambias el esquivar balas detrás de una pared por el hacerlo mientras te revuelcas por el suelo pasando por debajo de las piernas de un robot gigante. Está claro cuál de los dos caminos es el que te hace click en el cerebro para disfrutar de él como se merece.

La opinión de VidaExtra

Con tímidas mejoras destinadas a cumplir con lo que toca pero que no pretenden ir mucho más allá, el retorno de Vanquish es más un regalo para nostálgicos y una excusa para sumar más fieles a la causa.

Vanquish04

Una muestra más de poderío de una PlatinumGames que quiere cerrar la generación viviendo de rentas con la intención, esperemos, de revivir la edad de oro de la pasada generación en la siguiente.

No puedo esconder lo mucho que me gusta Vanquish pese a lo floja que me siga pareciendo su ambición en todo lo que no sea pura jugabilidad.

Tampoco tengo la necesidad de mirar hacia otro lado porque, como en tantos otros juegos de este estilo, aquí hemos venido a disfrutar con un mando en las manos. Ahí, por mucho que le pueda pesar a alguien, Vanquish no tiene rival.

Vanquish

Vanquish

Plataformas PC, Xbox One y PS4 (versión analizada)
Multijugador No
Desarrollador PlatinumGames
Compañía SEGA
Lanzamiento 18 de febrero
Precio 34,99 euros

Lo mejor

  • Uno de los mejores shooter de la historia
  • Un juego breve pero divertidísimo
  • Aprender a dominarlo es de lo más gratificante

Lo peor

  • Poca ambición estética o narrativa
  • No habrían venido nada mal algunas mejoras y añadidos más

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios