Análisis de Weird West: el salvaje y bizarro Oeste de Devolver Digital y el creador de Dishonored
Análisis

Análisis de Weird West: el salvaje y bizarro Oeste de Devolver Digital y el creador de Dishonored

Era fácil venirse abajo pensando en el siguiente proyecto de Raphaël Colantonio, la mente creativa detrás de la fundación de Arkane Studios y la creación de Dishonored y Prey. De proyectos mastodónticos a algo más pequeñito e íntimo bajo su nuevo sello indie, WolfEye Studios.

Quiso la suerte que, para paliar ese aparente paso atrás, su próximo juego contase con dos de los conceptos que más suelen apetecerme: pegar tiros y el Salvaje Oeste. Pero lejos de querer ser otra radiografía más de la época, Weird West hace honor a su nombre arrastrándonos hacia la surrealista y descarnada madriguera de conejo de Colantonio.

Los mitos y monstruos del Salvaje Oste

Vestido de RPG en el que ir de aquí para allá completando misiones secundarias, charlando con personajes, recogiendo loot y mejorando armas, Weird West nos traslada al Lejano Oeste más oscuro y mitológico de la mano de pueblos fantasma, brujas y criaturas de pesadilla.

De la mano de leyendas como las que recogían Red Dead Redemption: Undead Nightmare o los magníficos cuentos de Where the Water Tastes Like Wine, Weird West nos pinta un sueño fronterizo en el que la crudeza de una época ya de por sí durísima y oscura se une a seres de pesadilla que van más allá de la carne y el hueso.

Lo que por el día -y en medio de una civilización más entrecomillada que nunca- se limita a ir a caballo y gastarte tus ahorros en jugar al póker en el salón, por la noche es un escenario en el que sirenas, hombres lobo, wendigos y puercos que caminan sobre sus patas traseras, campan a sus anchas.

De la mano de cinco personajes que irán dando pistas sobre la misteriosa trama principal que los une a todos, pronto descubriremos que a menudo los peores monstruos están lejos de ser bestias como esas y que ningún final es plenamente feliz.

Weird West

Un guión en el que da gusto perderse

Ojalá poder extenderme más sobre un guión brutal que he disfrutado muchísimo, pero temo que adentrarme más en cualquiera de las situaciones que nos plantean esos cinco personajes puede arruinaros la fiesta.

Me vale con poner sobre la mesa la pereza infinita que me producen las cadenas de texto enormes explicando partes de la trama, las chapas innecesarias de personajes que te cuentan su vida en verso ya desde el tutorial, y las cinemáticas lentas y soporíferas que pretenden convertir en épico o misterioso lo que a todas luces era una obviedad.

Lo digo porque me consta que no soy el único con miedo a caer en uno de esos pozos y porque, aunque durante los cinco primeros minutos pueda parecer lo contrario, Weird West está a kilómetros de cualquiera de esos palos en las ruedas que suelen torpedear el avance de este tipo de juegos.

Weird West

Como todo lo demás que encontrarás aquí, cada aspecto está medido al milímetro para que nunca se haga pesado, siempre sea estimulante y, por encima de todo, que haya suficientemente libertad para que seas tú y sólo tú el que decida hasta qué punto quieres adentrarte en la madriguera del conejo.

Libertad para jugar a tu manera

Decía Colantonio que la idea aquí era hacer un RPG inmersivo. Un juego sin límites para tus acciones en el que meterte en el papel de un personaje, por ejemplo una cazarrecompensas retirada que acaba de perder a su familia, el primero de los que controlamos, y a partir de ahí llegar hasta el final de su trama eligiendo el camino que creas oportuno.

Están las decisiones morales que te hacen meterte aún más en el papel rompiendo los dedos al enemigo que estás interrogando, pero también las que te hacen cuestionar hasta qué punto eras una basura de persona y hasta qué punto mereces todo lo que te pasa, pero es un libre albedrío que sabe trasladar también a lo jugable.

Weird West

Está la opción de jugar sus tiroteos -la forma en la que se resuelven el 90% de los problemas en el Salvaje Oeste- en modo top down shooter, valiéndote del sigilo, utilizando habilidades especiales o incluso aprovechando el entorno para acabar con tus enemigos a base de incendios estratégicamente diseñados o electrificando aguas estancadas.

O todo a la vez, claro, lo importante es que puedas jugar a tu bola con un ilusionante abanico de posibilidades en el que, por poner un pero, los poderes únicos de cada personaje tienen menos peso del que me habría gustado disfrutar.

Recuerdos de Dishonored

De la mano de un saqueo que nunca se antoja incómodo o imprescindible, sin sentirte culpable por ello o tener la sensación de estar dejándote algo atrás, puedes ponerte a buscar munición cuando escasea en un escenario y sudar en el siguiente de toda la cacharrería que encuentras en armarios y cajas, que no es poca.

Weird West

La gracia está en el que el mejor botín siempre suele estar oculto tras una pared cubierta por telarañas o la pared derrumbada de una mina que tienes que volar con uno de tus cartuchos de dinamita, así que si quieres ir a saco durante todo un escenario y luego ponerte pejiguero con los secretos, también puedes hacerlo.

Incluso puedes, si eres lo suficientemente hábil y tienes las ganzúas adecuadas, olvidarte de que ese chaleco que deseas cuesta 1.000 pavos. Tan simple como acudir de noche, cuando nadie te vea, para colarte en la tienda y dejarla completamente pelada.

No tira tanto de ello como lo hacían Dishonored o Prey porque el escenario da para lo que da, pero puestos a ser francos con Weird West, si me apuras también tiene momentos en los que escabullirte de enemigos o encontrar un atajo si sabes saltar entre los tejados, colarte por las ventanas o escudriñar pasadizos.

Weird West

La opinión de VidaExtra

Con la repetición de eventos aleatorios, los escenarios casi clónicos, y los soporíferos paseos entre unos y otros como únicos tropiezos, Weird West es uno de esos diamantes en bruto capaces de sorprender y dejar huella.

Una experiencia soberbia en la que todo, desde la exploración hasta la trama, desde su acción hasta sus componentes RPG, está lo suficientemente bien medido para llevarte de la mano de forma en que libertad y frustración nunca te superen.

Weird West es uno de esos juegos en los que entras con ilusión pero con la ceja arqueada, y sales de ellos con una sonrisa de oreja a oreja. Una aventura del Salvaje Oeste distinta y humilde que, si te asomas sin pretensiones, vas a querer devorar de principio a fin.

Weird West (incluido en Xbox Game Pass)

Weird West (incluido en Xbox Game Pass)

cover

Weird West

Plataformas PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series
Multijugador No
Desarrollador WolfEye Studios
Compañía Devolver Digital
Lanzamiento 31 de marzo de 2022

Lo mejor

  • La trama que une a sus cinco protagonistas
  • Tiroteos con hueco para la experimentación
  • Una historia y secundarias que puedes degustar a tu ritmo

Lo peor

  • La repetición de escenarios le acaba pasando factura
  • Puede ser algo lento en ciertas ocasiones

Temas
Inicio