Publicidad

Jugando al modo Campos de Batalla en Hearthstone: así es el Auto Chess de cartas según Blizzard
Análisis

Jugando al modo Campos de Batalla en Hearthstone: así es el Auto Chess de cartas según Blizzard

Publicidad

Publicidad

¿Qué ha pasado con los autobattler? Parecía que iba a ser la nueva gran moda, sobre todo después de ver cómo Valve y Riot Games se apuntaron a sacar sus propias versiones del Auto Chess, Dota Underlords y Teamfight Tactics respectivamente, pero con el tiempo se ha ido desinflando la cosa. ¿O no tanto?

Bueno, en cualquier caso está claro que por ahora se van a seguir haciendo nuevos juegos o aproximaciones al género dentro de juegos ya existentes. Y en este último grupo podemos encontrar un contendiente inesperado: Hearthstone.

Tratándose de un juego de cartas, el título de Blizzard no se nos había pasado por la cabeza a la hora de pensar en posibles juegos que pudieran añadir un modo autobattler, pero así ha sido. Desde el pasado 12 de noviembre, y tras un periodo de acceso anticipado que duró una semana al que solo tenían acceso los jugadores que cumplieran una serie de premisas, todos los usuarios de Hearthstone pueden echar unas partidas en un nuevo modo en fase beta llamado Campos de Batalla.

Campos de Batalla, el Auto Chess de cartas según Blizzard

Después de haberle dedicado unas cuantas horas a esta particular versión a lo Blizzard de lo que es un autobattler, y teniendo en cuenta que por ahora está en fase beta, lo cierto es que he pasado muy buenos momentos. Reconozco que, a pesar de haber jugado a prácticamente todos los juegos del género que hay disponible, al principio me sentí algo más perdido de lo habitual. La culpa, claro está, la tienen las propias mecánicas de Hearthstone como juego de cartas.

Es decir, a diferencia del resto de juegos y modos tipo Auto Chess que podemos encontrar en el mercado, donde jugado uno, jugados todos, aquí la vuelta de tuerca tiene su miga. Y aunque hay margen de mejora, lo cierto es que por ahora esta beta apunta buenas maneras.

Para empezar, nada de ir al campo de batalla a competir contra otros siete jugadores simplemente siendo un simple avatar: en Campos de Batalla debes elegir con qué héroe quieres jugar de entre los tres que propone cada partida. En total hay 24 de estos héroes, por lo que el trío inicial cada vez es distinto y, además, cada uno de ellos tiene un poder asociado. Un poder que puede tener un coste en monedas para usarlo o bien un poder pasivo.

Taberna Campos

A partir de ahí, y esto sí es como en el resto de juegos del género, antes de cada ronda hay que pasar por una fase de compra donde sistema propone una serie de cartas que, a cambio de tres monedas de oro cada una, pueden ser nuestras. Empezamos con tres monedas en nuestro poder, lo cual nos permite hacernos con la primera carta, y luego cada ronda nos sumará una moneda hasta un máximo de 10. Si las cartas a nuestra disposición nos gustan pero no tenemos monedas, podemos congelarlas para que sigan ahí al principio de la siguiente ronda.

Además de comprar cartas, estas monedas de oro sirven para refrescar las cartas propuestas si no nos gustan por un lado y para subir el nivel de la taberna por el otro. Es importante ir subiendo este nivel para que las cartas a elegir puedan ser mejores y tengamos la opción de causar más daño a nuestros oponentes.

Salvo uno de los héroes cuyo poder es empezar la partida con 50 puntos de salud, todos ellos comienzan con 40 puntos y ganará el jugador que quede en pie al final de la misma tras una serie de rondas, las que sean necesarias hasta que todos los jugadores excepto uno hayan caído. Cada carta tiene una serie de estrellas asociadas de forma que, al final de cada ronda, el jugador que haya logrado mantener alguna carta sobre el tablero le hará al contrario un daño por ese valor.

Si logramos acumular tres cartas iguales conseguiremos mejorar su estadísticas, tal y como pasa en todos los autobattler, pero quizás la mayor diferencia de Campos de Batalla con el resto es que, al tratarse de cartas, no hay personajes divididos por clases. Esto no significa que no pueda haber sinergias entre ellas. De hecho, son más potentes aquí que en cualquier otro título del género.

Campos

Los gritos de batalla, últimos alientos y demás efectos que las cartas tienen sobre el resto en los modos de juego estándar siguen presentes. No hay cartas de hechizos en Campos de Batalla, pero por lo demás todo funciona igual. Y como podemos venderle las que no queramos al tabernero, lo ideal es quedarse con un tipo de cartas, por ejemplo robots, o bestias, y evolucionar el tablero a partir de ahí. Si además hemos podido elegir un héroe que mejore estas cartas de alguna forma, mejor que mejor.

Una vez en el tablero, y ya con el oponente enfrente, como buen autobattler que es no tendremos que hacer nada. Las cartas empezarán a combatir entre ellas de forma automática y de izquierda a derecha del tablero. Eso significa que hay otro punto de estrategia a la hora de colocar las cartas según sus estadísticas y efectos asociados en el que incluso puede tener un papel importante el poder pasivo del héroe elegido.

Veremos qué tal evoluciona el modo, pero por ahora es divertido y amplía un poco más el abanico jugable de Hearthstone.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios