Dragon Ball Z: La Légende Saien, la alucinante secuela de Super Butoden para SNES
Análisis

Dragon Ball Z: La Légende Saien, la alucinante secuela de Super Butoden para SNES

Las colisiones de saiyans en los videojuegos son mucho más que un espectáculo de lucha y explosiones: son el medio definitivo para extender el fanservice que genera la obra de Akira Toriyama. Y lo logrado por Dragon Ball Z: La Légende Saien fue un punto y aparte: no solo nos voló la cabeza con un aspecto y jugabilidad intachable en SNES, sino que logró fusionar lo más celebrado del manganime con lo mejor de los juegos de lucha en consolas.

Un doble hito si partimos de una premisa valiente: Goku, el indiscutible protagonista de Dragon Ball, había desaparecido de los modos principales de Dragon Ball Z: La Légende Saien en favor de su hijo Son Gohan. Podíamos luchar contra él en la historia del juego y, como veremos, desbloquearlo mediante un truco. Pero su relativa ausencia tiene un propósito muy claro.

Desde el principio, la secuela de Dragon Ball Z: Super Butoden se niega en rotundo a ser la enésima excusa para juntar a dos luchadores y resolver combates de cualquier modo. Y lo logra con maestría con un modo historia que se descarrila de los tradicionales modos arcade y sabe ser fiel al anime y las películas, y un modo torneo que invita a ser experimentado a más de dos jugadores.

¿El resultado? Como veremos, La Légende Saien es uno de los videojuegos de Dragon Ball más influyentes y recordados del rico legado de Son Goku y compañía en los videojuegos. Y lo mejor es que el mimo puesto en sus acabados y detalles logra algo no lo suficientemente frecuente entre los juegos de anime lanzados para los sistemas de 16 bits: como clásico de lucha del Cerebro de la Bestia, es indiscutible que ha envejecido de maravilla.

Superando el listón de Dragon Ball Z: Super Butoden

Screenshot 5472

Si repasamos superficialmente las características de Dragon Ball Z: La Légende Saien (conocido como Dragon Ball Z: Super Butoden 2 en territorio nipón) frente a las de un potentísimo DBZ: Super Butoden lanzado apenas 10 meses antes, podría parecer que se daba un triple paso hacia atrás: la secuela de Bandai ofrecía menos personajes, ya no había transformaciones y el arco argumental cubierto era muchísimo menor. Mando en mano Super Butoden 2 estaba a un nivel de calidad y diversión completamente nuevo.

De partida, TOSE y Bandai rehicieron todo el trabajo artístico y visual mostrado en DBZ: Super Butoden, ofreciendo personajes mucho más detallados y estilizados, completamente fieles al estilo del anime y con un nivel de detalle y animaciones a la altura de la madurez alcanzada por Bandai en el Cerebro de la Bestia en 1993. Lógicamente, los escenarios estaban completamente en sintonía con los héroes y villanos a nivel de acabados.

Llegados a este punto, la Banda Sonora Original de La Légende Saien merece un trato muy especial: de lejos, estamos ante una de las selecciones de temas musicales más queridas y recordadas de todos los videojuegos de Dragon Ball. Si bien, las voces y sonidos del juego están extraídas del anime, cada una de las piezas creadas para los luchadores, escenarios y el propio modo historia es una maravilla que saca todo el provecho al hardware sonoro de la 16 bits nintendera.

Screenshot 5481

Y pese a la excelencia lograda en términos generales y la maestría con la que TOSE se superó a sí misma frente al Super Butoden original, lo que de verdad corona a La Légende Saien son sus espectaculares sensaciones a los mandos: la pantalla partida regresa, desde luego, pero la movilidad, la versatilidad individual de cada personaje y la explosividad y emoción dieron un alucinante gran salto de calidad. Su mayor logro: extender la personalidad de cada luchador a través de su estilo de juego.

Dragon Ball Z: La Légende Saien no es como los juegos de lucha arcade llevados a SNES o sigue la marcadísima estela Street Fighter II. Y ojo, que tampoco lo necesita. El ritmo de las batallas individuales es completamente replanteado para dar un merecido margen a que se produzcan cañonazos de energía a media o largas distancias y promueve se desplieguen durante todo el combate esas técnicas especiales que tanto adoran los fans.

Screenshot 5477

Los golpes a corta distancia ganaron presencia y carácter frente al juego anterior y, como grandes novedades, entraban en escena los Meteor Combos, unas técnicas demoledoras que ponen a prueba la capacidad de los jugadores a la hora de seguir con la mirada la cadena de golpes. Eso sí, las colisiones entre cañones y bombazos de energía, los cuales se resuelven a base de machacar botones, vuelven a ser el plato fuerte de cada batalla.

Todo lo anterior convirtió La Légende Saien en uno de los mejores juegos de Dragon Ball de su propio tiempo y lo posiciona merecidamente como uno de los más queridos por los fans. Pero, claro, es inevitable plantearse cosas elementales como, por ejemplo, ¿por qué no puedo luchar como Goku, cuando claramente forma parte del juego?, ¿dónde está Freezer? y ¿quiénes  son Tara, Aki y Kujila?

La Légende Saien: un modo historia revolucionario y alucinante

Screenshot 5438

La diferencia más chocante de La Légende Saien con el Super Butoden original de SNES es que los contenidos ofrecidos en el primero se basan en tres historias muy concretas de Dragon Ball: el Cell Game y los largometrajes animados ¡Estalla el Duelo! y Los Guerreros de Plata.

Aquello era un doble precedente ya que, por primera vez, los enemigos de las OVAS de la Toei daban el salto más allá de la animación y sus derivados directos, suponiendo la entrada por la puerta grande a los videojuegos del mismísimo Broly, el saiyan con un nivel de poder desmesurado. Aunque, claro, al igual que el propio Goku, no asomará en los menús de selección de personaje, aunque asomará introduciendo un truco o cumpliendo requisitos concretos en el modo Historia.

Por otro lado, la elección de contenidos para La Légende Saien implicó que fuesen descartados arcos argumentales como La Llegada de los Saiyan, los acontecimientos del Planeta Namek o la entrada en escena de los Androides, lo cual iba de la mano de la correspondiente ausencia de personajes del calibre de Freezer o la Androide 18. De este modo, la nueva selección de luchadores queda así:

Screenshot 5463
  • Son Gohan (Super Saiyan 2), el protagonista de La Légende Saien en lugar de su padre, el poderoso Goku. Un personaje cuyos ataques normales son de alcance limitado, pero condenadamente fuerte y rapidísimo.
Screenshot 5460
  • Piccolo, un enorme y poderoso namekiano. Que sea el maestro de Son Gohan hace que ambos compartan muchas técnicas, aunque su movilidad es algo más limitada. Además, posee recursos propios y un alcance mucho mayor que el de su aprendiz.
Screenshot 5462
  • Vegeta (Super Saiyan), el orgulloso príncipe de los saiyans, lo apuesta todo por el estilo ofensivo gracias a un repertorio de golpes extremadamente potentes y una amplia variedad de proyectiles. No se anda con sutilezas.
Screenshot 5461
  • Trunks (Super Saiyan), un misterioso joven que vino del futuro y que comparte lazos de sangre con la extinta raza de los saiyan. El motivo de su viaje a través del tiempo es cambiar la historia e impedir que una poderosa amenaza androide elimine a prácticamente toda la humanidad.
Screenshot 5443
  • Perfect Cell, un bioandroide creado a partir del poder iluminado de los Androides de su creador y el material genético de Goku, Vegeta, Piccolo y el mismísimo Freezer. Si condensa toda su capacidad destructiva, Cell es capaz de eliminar todo el sistema solar.
Screenshot 5442
  • Los siete Cell Juniors son muy pequeños en tamaño, pero enormes en fuerza, velocidad y capacidad destructora. Fueron creados por el propio Cell y comparten con él su genética privilegiada. Uno solo de ellos puede luchar en igualdad de condiciones con un Super Saiyan bien entrenado.
Screenshot 5440
  • Zangya es el ejemplo perfecto de que las apariencias engañan: bajo su frágil aspecto, dominado por una espesa melena anaranjada, tenemos a la integrante más fría y despiadada de los Guerreros de Plata. De hecho, alejarse de ella no sirve demasiado: es letal a media y larga distancia.
Screenshot 5441
  • Bojack (Full Power) es el líder y miembro más poderoso de los Guerreros de Plata, una temible alianza de piratas espaciales que han puesto al planeta Tierra en su punto de mira. Colosal en tamaño y abrumador a nivel de poder en su forma base, Bojack posee una transformación adicional que emplea por defecto en La Légende Saien.

Si bien la cantidad de personajes inicial de La Légende Saien es la misma que la de Super Butoden, lo que podría parecer que juega en su contra es el conteo final, ya que sólo se añaden dos más (Goku y Broly) mediante un código secreto. Sin embargo, en Bandai Namco jugaron muy bien sus cartas ofreciendo en esta segunda entrada un modo Historia mucho más ambicioso, profundo e interesante.

Screenshot 5474

De entrada, en lugar de una historia unificada en la que de vez en cuando seleccionamos con quién jugar, tenemos cuatro tramas que evolucionan alrededor del personaje elegido inicialmente, nuestras victorias, nuestras decisiones y hasta nuestras derrotas.

Además, no solo podemos elegir a nuestros rivales en determinados episodios, como los entrenamientos previos, sino que también acceder a nuevas tramas y escenas en función de nuestro desempeño y el nivel de dificultad en el que juguemos, incluyendo el episodio secreto Legendary Super Saiyan? en el que se manifiesta el propio Broly.

Y, si bien, la cantidad de material originario del manga y la serie de televisión es mucho más reducida que en Dragon Ball Z: Super Butoden, la manera de abordar y dar peso a la historia y mayor presencia a los protagonistas y villanos fue absolutamente insólita en los juegos de lucha de SNES.

Dicho lo cual, si bien, el modo Historia de La Légende Saien se puede considerar la experiencia estrella del cartucho, sobre todo gracias a su sobresaliente rejugabilidad, lo cierto es que TOSE supo pulir y redondear el conjunto con los otros dos modos principales:

  • Un modo Combate diseñado para enfrentarnos a otro jugador, la CPU e incluso un curioso modo espectador.
  • Un modo Torneo para hasta ocho luchadores que, a base de pasar el mando, buscaba y lograba replicar con notable acierto el espíritu del Gran Torneo de las Artes Marciales de Dragon Ball.

En ambos casos, Bandai supo aprovechar y corresponder con el notable salto logrado en la jugabilidad de esta secuela, con lo que improvisar partidas y organizarlas era el otro gran plato fuerte de la experiencia. Y que a los personajes se les diese más carácter y variedad en sus respectivos estilos de juego frente a Super Butoden fue un movimiento maestro.

Screenshot 5458

Porque, a diferencia de Super Butoden, en La Légende Saien, Goku y Vegeta seleccionables solo aparecen transformados en Super Saiyan en el juego y Cell únicamente aparece en su forma perfecta. Aquello, quizás, era una manera de no saturar innecesariamente el panel de luchadores con personajes duplicados, pero también de invitarnos a probar nuevos luchadores y villanos jamás vistos antes en un videojuego.

Siete detalles espectaculares de Dragon Ball Z: Super Butoden 2

La excelencia de Dragon Ball Z: La Légende Saien entra por los ojos y convence a los manos, desde luego. Es un clásico atemporal y de los mejores juegos de Dragon Ball jamás publicados. Eso sí, hay detalles que lo convierten, además, en una carta de amor para los fans de Goku y compañía.

En VidaExtra te hemos reunido siete de ellos, uno por cada dragon ball de la Tierra. Aspectos que hacen que Dragon Ball Z: Super Butoden 2 no solo sea exquisitamente atemporal, sino que lo recordemos con una nostalgia muy especial.

Las colisiones de Kame-hame-Ha, un verdadero espectáculo

Screenshot 5444

Si bien, DBZ: Super Butoden ya integró todo un abanico de opciones cuando dos personajes lanzaban a la vez sus enormes cañonazos de energía, incluyendo esquives, despejes y colisiones, hay que reconocer que el grado de epicidad de Dragon Ball Z: La Légende Saien era capaz de volar la cabeza a los fans.

Screenshot 5469

No solo por el nivel de detalle puesto en la escena (cada tipo de proyectil es único), sino por cómo se perfiló el sistema de pantalla partida, se pulió la jugabilidad, se añadió la opción de lanzar versiones menores de los cañonazos al ejecutarse a corta distancia y, en términos generales, se hizo mucho más emocionante que machacásemos los botones.

¿Quiénes son Tara, Aki y Kujila?

Screenshot 5482

Hubo un tiempo en el que cambiar los nombres (y la identidad) de los personajes provenientes de los mangas y animes japoneses era la regla en lugar de la excepción, y pese a que la publicación de Dragon Ball Z: Super Butoden 2 en Europa se debía al éxito de la serie en el viejo continente, La Légende Saien no fue la excepción.

Bandai se preocupó de traer a Francia y España (en exclusiva) lo más granado de los juegos de Dragon Ball de NES, SNES y Mega Drive, pero no acertó del todo con la traducción únicamente en francés: lo de Dragon Ball: Le secret du dragon fue un despropósito, y tampoco estuvo muy fina con el resto.

Screenshot 5478

Como efecto colateral, y por razones desconocidas, los personajes de Broly, Zangya y Bojack, todos procedentes de los largometrajes, fueron rebautizados para el videojuego como Tara, Aki y Kujila respectivamente. Teniendo en cuenta que era el debut de los tres en los videojuegos, y teniendo en cuenta el panorama con otros juegos como el propio Street Fighter II, tampoco nos quejamos demasiado.

¡Mr. Satan entra en escena!

Screenshot 5470

TOSE estudio con cuidado la inclusión de luchadores de Dragon Ball Z: La Légende Saien, pero también se permitió incluir un guiño brutal a los fans: justo antes de arrancar el Cell Game vemos cómo entra en escena y toma la iniciativa un personaje inesperado: nada menos que Mr. Satan. Lógicamente, el combate no dura demasiado.

Screenshot 5484

Al igual que ocurre con Tara, Aki y Kujila, la versión europea del juego rebautizó a Mr. Satan como Enfer (Infierno en francés), aunque los motivos de esto son especialmente curiosos: en Francia, el nombre de Satan ya estaba adjudicado al Rey Piccolo Daimaoh (Satan Petit-Cœur), así que en Bandai salieron al paso como pudieron.

Escenarios muy especiales

Screenshot 5468

El apartado artístico de Dragon Ball Z: La Légende Saien es sencillamente espectacular, y el detalle puesto en los escenarios y la ambientación para quitarse el sombrero: originales, ricos en contenidos y a la altura de unos luchadores cuyo pixel art sigue manteniendo el tipo décadas después.

La música de cada escenario es uno de los apartados más celebrados de La Légende Saien, desde luego, pero no el único a tener en cuenta: TOSE redujo la cantidad de entornos disponibles con respecto a Super Butoden (pasamos de 9 escenarios a 7) sorprende que cinco de ellos contaban con variantes de día y noche, con lo que -técnicamente- pasan a ser 12.

Screenshot 5483

Mención especial al escenario Sea que tiene lugar en mitad del océano, el cual aprovecha la tecnología de SNES para introducir batallas subacuáticas. Un detalle menor, desde luego, pero algo realmente insólito en los juegos de lucha.

Esa canción me gusta, aunque también me suena de algo

Screenshot 5476

Kenji Yamamoto compuso la sobresaliente Banda Sonora Original de Dragon Ball Z: La Légende Saien, una selección de piezas con diferentes ritmos y el doble hito de captar la esencia de cada personaje y momento sin partir de lo ya visto en el anime. Y, sin embargo, Yamamoto acabará siendo despedido fulminantemente de Bandai. ¿El motivo? Graves acusaciones de plagio.

Por poner un ejemplo, la base del tema de Cell está muy inspirada en One of These Days, la canción de Pink Floyd publicada en 1971. Y no es la única dentro del juego. Dicho lo cual, aquello no es un caso aislado, ya que incluso la saga Metal Gear Solid de Konami se vio en las mismas no mucho después.

Los luchadores del mini-mapa también tienen ganas de guerra

Screenshot 5437

El sistema de enormes escenarios y pantalla partida de Dragon Ball Z: La Légende Saien hacía casi obligatorio el uso de un mini-mapa para entender la distancia y posición de cada luchador. Éste mini-mapa se colocaba justo bajo las barras de salud y energía y ya estaba disponible en el Dragon Ball Z: Super Butoden original, aunque la secuela había sustituido los pequeños puntos de referencia por versiones en miniatura de cada luchador.

Lo curioso es que el sistema que TOSE empleó al integrar los mini-luchadores -de apenas un puñado de píxeles- en los mapas era prácticamente el mismo que el de los sprites de los héroes y villanos, con lo que aprovecharon la oportunidad y, mediante un truco, dieron la oportunidad a los jugadores de sustituir en combate a los personajes del juego por sus réplicas en miniatura. ¡Qué locura!

Dragon Ball Z: Super Butoden 2 tiene un truco para... ¿perder la partida?

Screenshot 5479

Cuando Goku se enfrentó a Cell tomó una decisión que dejó a todo el mundo, incluyendo los lectores y espectadores de Dragon Ball, con la mandíbula desencajada: tras un brutal espectáculo, se rendía de buenas a primeras para dar paso al siguiente combate. En Dragon Ball Z: La Légende Saien es posible hacer algo más o menos similar.

Independientemente del punto de la batalla en el que estemos, si pulsamos los cuatro botones principales del mando de SNES (B, A, Y y X) junto a Select se vaciarán por completo nuestras barras de salud y energía y nuestro luchador pasará a estar en posición de debilidad. Lo siguiente que veremos es que nuestro rival es proclamado ganador de manera automática.

Un punto de inflexión para Dragon Ball en los videojuegos y el anime en occidente

A

La Légende Saien es el único juego de lucha de Dragon Ball Z (hasta la fecha) en el que Goku no es un personaje seleccionable. Al menos, de manera directa. Prescindir del grueso de la historia de Dragon Ball Z emitida en televisión hasta la fecha en favor de dos largometrajes animados también se puede considerar un movimiento tan valiente como arriesgado. Sin embargo, su excelencia como juego y su profunda reverencia a los personajes de Toriyama se impuso a todo lo demás.

Durante prácticamente una década, La Légende Saien fue el molde a la hora de llevar las batallas de Dragon Ball Z a los videojuegos. De su estela nacieron juegos recordados con un cariño muy especial, como Ultimate Battle 22 y, más recientemente, Dragon Ball Z: Extreme Butoden para Nintendo 3DS. Siendo, a su modo, un precursor directo de lo que será Dragon Ball FighterZ.

Por otro lado, el lanzamiento de La Légende Saien más allá de Japón tiene una importancia todavía mayor. Bandai sondeó con el lanzamiento en Francia y España de Dragon Ball Z: Super Butoden la posibilidad de importar a occidente las grandes licencias niponas, y el arrollador éxito de su secuela fue la confirmación definitiva de que había mercado para los héroes del manga y el anime más allá de japón. Ya no habría que hacer piruetas con las licencias, sino aprovechar su tirón.

Por supuesto, Bandai y TOSE no pusieron todos los huevos en la misma cesta, e hizo bien:

  • Los jugadores de Mega Drive recibieron un brutal Dragon Ball Z: L'appel Du Destin (conocido como Dragon Ball Z: Buyū Retsuden) que retomaba todos los grandes arcos argumentales de Dragon Ball Z y los héroes y villanos favoritos de sus fans.
  • Además, ya en 1996, se publicará Dragon Ball Z Hyper Dimension: la última batalla de Goku en los sistemas de 16 bits: un juego de lucha con un estilo visual y artístico rompedor y una jugabilidad sin pantallas partidas mucho más alineada con los juegos de lucha tradicionales.

Siendo justos, el legado de La Légende Saien no fue superado por su sucesor directo: Dragon Ball Z: Ultime Menace (Dragon Ball Z: Super Butoden 3) afinaba la jugabilidad, desde luego, pero fue lanzado sin un modo historia, con una selección de personajes muy cuestionable -los compases iniciales de la saga de Majin Bu- y sin auténticas novedades. Si bien, es de agradecer su llegada a Europa, lo cierto es que carecía de ese mimo y todo aquello que hacía especial la secuela de Super Butoden.

A

Eso sí, las iniciativas más valientes de La Légende Saien no han sido olvidadas por la actual Bandai Namco. Juegos como Dragon Ball Xenoverse y Dragon Ball Heroes nos invitan a redescubrir y alterar la historia conocida, mientras que los explosivos combates, el culto por el detalle y la esencia competitiva está muy presente en un Dragon Ball FighterZ que no tiene miedo a sorprender con incorporaciones inesperadas en su panel de seleccionables.

Si bien, hay muchos juegos excepcionales inspirados en las aventuras de Goku y los combates entre saiyans, namekianos y demonios y dioses procedentes de todo el Dragon World, es imposible entender el actual legado de Dragon Ball Z en los videojuegos sin La Légende Saien. La pieza central para la brutal irrupción de Goku en los videojuegos, un medio en el que los personajes de Toriyama ya se sienten como en casa.

Temas
Inicio