Publicidad

He jugado 20 horas a Wasteland 2 y esto es lo que me he encontrado
Análisis

He jugado 20 horas a Wasteland 2 y esto es lo que me he encontrado

Publicidad

Publicidad

Hablábamos en nuestras primeras impresiones de 'Wasteland 2' sobre lo complejo de su comienzo. Su curva de dificultad inicial puede abrumar debido a la amplia variedad de factores a los que tendremos que prestar atención, empezando por algo tan básico como crear un grupo de Rangers variopinto.

En los primeros compases de la historia, sin ir más lejos, me parecieron bastante exigentes sus combates iniciales, y no fue hasta que pude distribuir mejor los puntos de Habilidades a mis Rangers cuando la cosa se hizo más llevadera. Pero 'Wasteland 2' tiene mucho donde rascar y uno no se puede dormir en los laureles. Aunque lo mejor es que me explique más a fondo sobre lo que quiero decir con esto ahora que he superado las 20 horas de juego con esta obra del estudio inXile.

Si digo que te dés, prisa... ¡date prisa! Porque si vas a llegar tarde, ya te puedes despedir de la misión

Wasteland 2

Al principio no le di demasiada importancia. Parecía que como Ranger no era tan bienvenido como uno se podía esperar. Aunque claro, tampoco es que los Rangers sean almas de la caridad.

Sin embargo cada vez fue más habitual (a mí me suele gustar mucho lo de explorar e ir a mi bola, dejando las misiones principales a un margen) hasta que me percaté de que 'Wasteland 2' es un juego que penaliza seriamente nuestra desidia. Si el General Vargas, o quién sea, nos pide en reiteradas ocasiones que vayamos a un sitio porque están asaltando a su gente, de la forma que sea, es porque realmente tienen las horas contadas y deberíamos personarnos ahí cuanto antes.

Varios fueron los momentos en los que pensé "a ver si es cierto que aquí el tiempo corre de verdad", siendo mi visita al Centro Ag uno de ellos. Cuando llegué a la zona parecía que era demasiado tarde y la única persona con vida que me encontré ahí tardó poco en perecer dejando clara la poca eficiencia de los Rangers a la hora de seguir una orden por radio. Pero no fue hasta mi regreso a Highpool cuando todo se hizo más evidente. En mi primera toma de contacto ahí prácticamente había eliminado todo peligro, como eliminar al equipo de Demolición y apaciguar un fuego... Craso error.

Pese a que Kate Preston ya me lo había advertido con el siguiente mensaje:

(...) Estoy usando el sistema de reserva para dejar escapar algo de presión, pero se está acumulando demasiado rápido. Si no hacemos algo pronto, perderemos toda nuestra agua y nuestro mantillo en una gran explosión. ¿Están aquí para ayudar?

Una parte de mí decidió ayudar antes a la granja y pueblo infectados... Y la cagué. Porque a mi vuelta a Highpool me topé con la imagen superior, con ese cese del agua y un mensaje inapelable por parte de Sean Bergin, nuevo líder de esa ciudad, para declarar "non grata" la presencia de Rangers.

Toda decisión tiene sus consecuencias

Wasteland 2

Eso me mosqueó, claro. Y pensé: "¿así que me venís con esas ahora?, ya veréis, ya". Total, que me puse a saquear unas tumbas, haciendo caso omiso a las advertencias del buen hombre que las custodiaba... hasta que todo el pueblo decidió atacarme. Antes de esto, ojo, había guardado la partida, porque me imaginaba que algo así sucedería. Y quise ver hasta dónde llegaban...

¿Qué pasó? Que tras eliminar a todos los habitantes de Highpool llegó un aviso por radio hasta el General Vargas preguntándome si era cierto eso de que había asesinado a sangre fría a esa gente. Aquí se me dieron dos opciones: confesar diciendo que sí, o mentir diciendo que no. Y opté por lo segundo. Pero después pensé... ¿De verdad quiero seguir con esta farsa que seguro que me reportará más inconvenientes que ventajas? Por lo que volví a cargar la partida antes de la matanza.

Con esto me quedó patente que 'Wasteland 2' es consecuente con nuestras decisiones morales, modificando seriamente la historia según lo que hagamos. Ya vísteis que por tardar con la misión de los túneles de Highpool se quedaron sin agua y ahora confiaban en los Eskorpiones Rojos.

Otros detalles de interés sobre Wasteland 2

Wasteland 2

Ahora, sin duda, he cambiado mi chip. Es también lo bueno de 'Wasteland 2', que no deja de ser exigente por ningún instante, y ya me he topado con varias zonas en las que necesitaré más nivel, como una estación de ferrocarriles abandonada que está controlada por máquinas poderosas.

Me sigue mosqueando, eso sí, que la probabilidad de que las armas se me atasquen sea más elevada de lo normal a pesar de que el porcentaje de atascamiento no supere el 7%. Al menos la efectividad de mis Rangers es mucho mejor que la semana pasada y las dos aliadas que se me unieron no desobedecen tanto mis órdenes. Porque ésa es otra. Si no contamos con un Ranger que cuente con la habilidad de Liderazgo, los aliados pueden ir a su bola, y esto se traduce en "ir en plan kamikaze".

Aparte de que cuanto más juego a 'Wasteland 2', más me gusta, le voy sacando cada vez más partido a lo de especializar a cada Ranger en habilidades únicas para que se me complementen. Mi tanque, al que cariñosamente he llamado Eko, en honor a cierto personaje de Lost, ha sufrido dos caídas serias a manos de unos saqueadores de gran nivel, pero ahí estaba el Ranger líder (que se llama Jarkendia, claro) para demostrar sus dotes quirúrgicas. Y qué decir de Vulture's Cry, que gracias a su habilidad con los animales ha podido despejar un varano sin necesidad de violencia. Aunque con esto me llevé un chasco, porque pensé que se me uniría después. Que ya estoy un poco cansado de llevar cabras, gallinas o vacas conmigo, que no paran de hacer ruido y sus beneficios son nimios.

Mientras que ahora se me plantea una duda. Pagar la tarifa del MER o soltarles plomo a los Eskorpiones Rojos en el Valle Feliz. Creo que me esperaré, que aquí no parece que haya ninguna prisa, así que exploraré un poco más y ganaré más experiencia para volver luego y darles caña.

Que aquí mandan los Rangers. Y punto en boca.

En VidaExtra | Wasteland 2: primeras impresiones

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir