Compartir
Publicidad
Publicidad
Hemos jugado a The End is Nigh y no tiene nada que envidiar al adictivo Super Meat Boy
Análisis

Hemos jugado a The End is Nigh y no tiene nada que envidiar al adictivo Super Meat Boy

Publicidad
Publicidad

Edmund McMillen está como una puta cabra, y lo digo desde el cariño. Además, sabe hacer unos juegos rabiosamente adictivos, da igual que sean plataformas ('Super Meat Boy') o roguelike ('The Binding of Isaac'), todo gracias a un diseño de niveles exquisito y una jugabilidad a prueba de bombas. Son precisamente las máximas que se han mantenido en su nueva obra (en colaboración con Tyler Glaiel), 'The End is Nigh', ya a la venta en Steam por 14,99 euros.

Tenía muchas esperanzas puestas en esta rareza, muy en la línea de Meat Boy, y no solamente no me ha decepcionado ni un ápice, sino que ha sido capaz de sorprenderme. Habiendo completado dos tramos y medio, puedo decir que apunta muy alto y que no tiene nada que envidiar a su joya de 2010.

Colega, ¿dónde está mi tumor?

120717 Nigh Preview 01

Lo de poner en duda la cordura del maestro McMillen lo volvemos a decir porque con 'The End is Nigh' demuestra que no le hace ascos a ningún tema, incluso aunque haya que recoger (comer) tumores para ir desbloqueando cosas.

Pensad en lo que se hacía, por ejemplo, con las tiritas de 'Super Meat Boy'. Aunque aquí la mecánica varía ligeramente. Los mundos ya no están estructurados en fases cerradas, sino que estaremos ante un mundo abierto (pero lineal), con fases conectadas entre sí que podremos recorrer libremente. Si conseguimos un tumor y pasamos a la siguiente zona (o volvemos hacia atrás), lo aseguramos. Actúan, en cierto modo, como punto de control. Pero el objetivo será, como todos los plataformas, ir hacia la derecha y ver hacia dónde nos lleva el juego.

Todo está estudiado al milímetro, tal y como sucedía con el clásico que le dio la visibilidad más absoluta a este diseñador californiano, y alcanzar los tumores exigirá mucha destreza, llegando a pensar que algunos son imposibles de recoger. Pero todo tiene truco. El juego nos irá dando pinceladas de su mecánica según avancemos (por ejemplo, si nos agachamos mientras corremos, nos agarraremos automáticamente a un saliente), pero seremos nosotros (y nuestra curiosidad, sobre todo de cara a los secretos) los que haremos el resto.

The End is Nigh cuenta con identidad propia

120717 Nigh Preview 02

Y ya que hemos mencionado el tema de los salientes, decir que es su principal sello. Si Meat Boy rebotaba por las paredes, Ash (el prota de 'The End is Nigh', una de las pocas "cosas" que han sobrevivido al fin del mundo) puede agarrarse a los salientes y realizar un salto mucho más potente en sentido contrario.

La peculiaridad, además, es que ciertas fases se irán modificando en base a donde pisemos, poniéndonos en una tesitura muy complicada al ver cómo se hunde todo y tenemos que calcular los saltos a contrarreloj. Pero tranquilos, que aquí no importan las vidas. De hecho, todo es incluso más automático y directo que en 'Super Meat Boy', con un respawn muy cómodo y bien estudiado.

Otra diferencia respecto al trozo de carne es que aquí nos toparemos con otros supervivientes con los que podremos hablar, e incluso algunos nos recompensarán con cartuchos (si conseguimos un número determinado de tumores) que nos permitirán jugar a minijuegos de corte retro más exigentes.

La opinión de VidaExtra

El juego lleva apenas un par de horas a la venta en Steam, pero tras estar a punto de completar su tercer capítulo y haber visto unos cuantos secretos y cartas, podemos garantizar que no defraudará a los que ansiaban otro juego en la línea de 'Super Meat Boy', especialmente para poner a prueba su habilidad. Y eso que, irónicamente, ¡tiene un mundo acuático que no es un asco! Eso suma puntos.

Plataformas: Steam (versión analizada; próximamente en Switch)
Multijugador: no
Desarrollador: Edmund McMillen y Tyler Glaiel
Compañía: Edmund McMillen y Tyler Glaiel
Lanzamiento: 12 de julio de 2017
Precio: 14,99 euros

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos