Publicidad

Hemos jugado a Journey to the Savage Planet, un disparatado viaje espacial que puede convertirse en una de las primeras sorpresas de 2020
Análisis

Hemos jugado a Journey to the Savage Planet, un disparatado viaje espacial que puede convertirse en una de las primeras sorpresas de 2020

Publicidad

Publicidad

El 2020 está a la vuelta de la esquina y hay que empezar a poner el punto de mira en los videojuegos que empezarán a llegar durante los primeros meses del año que viene. Seguro que a muchos os vienen a la cabeza unos cuantos títulos, pero hay otros que, sin hacer mucho ruido, pueden acabar dando de qué hablar.

Uno de esos casos es el de Journey to the Savage Planet, el cual presentó el estudio Typhoon en la gala de los Game Awards de 2018 y desde entonces ha pasado un tanto desapercibido. No obstante, solo hay que fijarse en que entre sus responsables hay gente con mucho talento para creer que se avecina algo prometedor, ya que han trabajado en Far Cry 4, Batman: Arkham Origins o Homefront, por nombrar algunos.

Nosotros hemos tenido la ocasión de probar un pequeño adelanto y vamos a pasar a contaros a continuación qué nos ha parecido este curioso viaje que dará comienzo próximamente.

Una simpática aventura en la que las risas están garantizadas

Journey To The Savage Planet

Uno de los grandes aspectos que caracteriza a esta aventura son sus toques de humor, algo que desde el primer momento salta a la vista cuando estamos creándonos a nuestro protagonista, un miembro de la compañía Kindred Aerospace de la Tierra, encargada de la exploración de otros planetas y su hábitat para descubrir si es posible que los humanos puedan establecer una colonia.

Así pues, a la hora de elegir a nuestro personaje aparecerá la imagen de varios empleados y empleadas de Typhoon, cuyas alocadas fotos están acompañadas también por la del perro de uno de ellos. Esto deja claro de primeras que no estamos frente a una aventura cualquiera, algo que se termina de reafirmar cuando nos explican la finalidad de nuestra tarea con un vídeo de lo más irrisorio.

Para restarle una mayor seriedad a nuestras peripecias, el mundo del planeta que recorreremos tendrá unos toques muy coloridos para que resulte muy amigable para todo tipo de jugadores, pero sobre todo nos ha encantado el diseño de las criaturas que habitan en este lugar, porque la mayoría cuentan con unos aspectos muy caricaturescos. De hecho, hasta nos daba pena acabar con más de una por sus caras tan enternecedoras y esos ojos tan saltones.

Journey To The Savage Planet

Los responsables de diseño han realizado un trabajo espléndido porque cada uno de los seres del planeta presenta una apariencia única y de lo más original. Es más, al combatir contra ellas tampoco es obligatorio reducirlas a cenizas con nuestra arma de fuego, porque simplemente podremos darles una buena patada en el culo o ir corriendo y arrollarlas para que salgan disparadas por los aires mientras pegan un buen grito.

Explorando un planeta aparentemente "amigable"

Toda la acción transcurrirá en el planeta AR-Y 26, con unos cuantos biomas distintos. El mundo abierto que recorreremos tiene toda la pinta de ser enorme y nos garantizará muchos momentos de plataformeo mientras vamos de un lado a otro investigando todo lo que tendremos a nuestro alrededor, porque principalmente deberemos sacar partido de nuestro escáner para recopilar toda la información que podamos del planeta.

Journey To The Savage Planet

Con un sistema muy similar al de la trilogía Metroid Prime, una vez escaneemos a una criatura conseguiremos todos los datos sobre ella, pudiendo consultarlos posteriormente en una completa enciclopedia. Además, este escáner también nos resultará de utilidad para las plantas y también para los propios entornos, ya que será la forma en la que nos iremos agenciando las misiones principales y secundarias y también para saber a dónde deberemos ir.

Todo esto se debe a que en ningún momento dispondremos de un mapa del planeta. En su lugar solo aparecerán unas flechas a modo de brújula con la distancia a la que estamos situados del punto en concreto a alcanzar. Para desplazarnos contaremos con varios métodos más allá de saltar o realizar un doble salto, como por ejemplo lanzar un gancho para agarrarnos a plantas, desde las que también nos podremos deslizar a toda velocidad, o también emplear nuestra mochila propulsora para saltar más alto de lo normal.

Aunque haya acción de por medio, Journey to the Savage Planet se centra más en una simpática experiencia que premia la exploración al ser en lo que se especializa sobre todo. Eso no quita que el gunplay esté muy bien ejecutado para que así cada uno pueda avanzar de la forma que mejor le parezca. A esto se sumarán unos extraños objetos que arrojaremos con nuestra mano izquierda, como unas cacas con el efecto de unas bombas, otros para producir una descarga eléctrica o también habrá algunos que generarán una plataforma en el suelo desde la que saldrán despedidos por los aires los enemigos que la pisen.

Journey To The Savage Planet

Desde luego estos elementos mantienen el mismo toque de humor que desprende todo el juego. Asimismo, otro de los grandes motivos por el que necesitaremos explorar y recolectar materiales es para fabricar nuevas herramientas y armas con una impresora 3D ubicada en nuestra nave espacial, a la que podremos volver siempre que queramos y así de paso consultar nuestro correo electrónico en un ordenador con un sistema operativo similar al de Windows 95.

En definitiva, Journey to the Savage Planet nos ha parecido un viaje que simplemente busca ser entretenido, sin mayores pretensiones, mientras pasamos un buen rato con su apartado cómico. Nos habría gustado probar su modo cooperativo para dos jugadores, pero seguiremos de cerca su lanzamiento, el cual tendrá lugar el 28 de enero en PS4, Xbox One y PC.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios