Publicidad

Jugar a la demo del remake de MediEvil en PS4 me ha dejado claro que conserva todo lo bueno y parte de lo malo del clásico de 1998
Análisis

Jugar a la demo del remake de MediEvil en PS4 me ha dejado claro que conserva todo lo bueno y parte de lo malo del clásico de 1998

Publicidad

Publicidad

MediEvil es de esa clase de juegos a los que se le guarda un cariño especial pese a no ser perfectos. Uno de tantos clásicos de la primera PlayStation a los que el tiempo ha llegado a catalogar como juegos de culto, pese a contar con aspectos mejorables. En el caso de esta obra de los desaparecidos Guerrilla Cambridge, principalmente una cámara brusca y un control desafortunado.

Si se hizo un hueco entre el catálogo de la consola de Sony en 1998 fue, en parte, por ese gran sentido del humor, como a la hora de usar el propio brazo esquelético (literalmente) de Sir Daniel Fortesque como arma. Su secuela no se hizo esperar, dos años más tarde, hasta que el original gozó de una puesta al día en PSP bajo el sobrenombre de Resurrection. Y en octubre, como sabemos, será el turno de PS4 con un remake con mejor apariencia.

Sir Daniel Fortesque, ese "héroe" especial

MediEvil

Aprovechando que su demo está disponible desde anoche, con motivo del reciente State of Play, no he querido perder la oportunidad de comprobar de primera mano los cambios y mejoras de este remake para PS4 rejugando, ya de paso, el original de PlayStation, que aún conservo con caja y manual.

Lo primero que me ha sorprendido es lo mucho que se ha respetado todo lo relacionado con el original, calcando casi al milímetro todas las escenas y diálogos (aquí repiten las voces en castellano, algunas exactamente las mismas, como las de las gárgolas, por ejemplo), al igual que buena parte del diseño de las dos primeras fases: la cripta de Dani y el cementerio.

Su historia sigue siendo muy cachonda al dar comienzo con esa creencia de que Sir Daniel Fortesque, campeón del rey, encabezó la carga contra el brujo Zarok y sus demonios, hasta el punto de acabar ganando la batalla y quedar herido de muerte. De ahí que se le haya considerado el héroe de Gallowmere durante cien años, hasta el resurgir de este hechicero tan malvado. La verdad es que Dani fue el primero en caer, por unas flechas. Y es justo lo que nos vuelven a recordar las gárgolas de su cripta, en tono jocoso.

Las mejoras a nivel gráfico son más que palpables y la disposición de los botones en PS4 más acorde al estándar en esta clase de juegos, al contrario de lo que sucedió con PSOne, todo un engorro y con unos giros de cámara lentos y torpes, al limitarse a los botones L2 y R2. Y a veces bruscos por ciertos planos fijos que resultaban de lo más molestos. Si bien la cámara del remake sigue siendo un poco brusca, hay mucho más control sobre ella.

MediEvil aún tiene que mostrar sus armas

MediEvil

Este remake de MediEvil deja claro que su control sigue sin ser profundo, al ser prácticamente un aporreabotones en su máxima expresión. Y muy fácil. Seguimos con dos tipos de ataque y la posibilidad de contar con armas arrojadizas, pero al menos el menú del inventario resulta más práctico.

Hay dos detalles que me han llamado especialmente la atención:

  • Ahora podemos destruir las lápidas
  • Pero los zombis que derrotemos se volatilizarán

En el original no se podían destruir dichas lápidas, mientras que, por muy sorprendente que parezca para la época, los cadáveres se mantenían un buen rato hasta que nos alejábamos lo suficiente. Eso sí, en PS4 ahora sí que podemos acceder a la cripta donde despierta Dani y conseguir un casco.

Las sensaciones, por lo demás, siguen siendo prácticamente las mismas que las del original de 1998. No estamos ante una mejora tan significativa como cabría esperar por culpa de una cámara que necesita unos ajustes para no volvernos locos, pero al menos sí que resulta más bonito de ver debido a que el clásico de PSOne nunca destacó precisamente por sus gráficos. Y ahora la tarea de rellenar los cálices será mucho más llevadera.

En definitiva, no parece que estemos ante la panacea de un videojuego resucitado tras más de 20 años de historia, por lo que todo dependerá de hasta qué punto nos marcó aquella obra. En mi caso, prefiero esperar.

  • Plataformas: PS4
  • Multijugador: no
  • Desarrollador: Other Ocean Interactive
  • Compañía: Sony Interactive Entertainment
  • Lanzamiento: 25 de octubre de 2019
  • Precio: 29,90 euros
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir