Compartir
Publicidad
Miami Street es la peor respuesta a las dudas sobre el futuro inmediato de Microsoft Studios
Análisis

Miami Street es la peor respuesta a las dudas sobre el futuro inmediato de Microsoft Studios

Publicidad
Publicidad

‘Sea of Thieves’, ‘State of Decay 2’, ‘Crackdown 3’, un más que probable ‘Forza Horizon 4’ y, si hay suerte, también ‘Ori and the Will of the Wisps’ y ‘Age of Empires 4’. Esos son, a grandes rasgos, los juegos que llegan en 2018 bajo el sello de Microsoft Studios. Para un sello con siete estudios internos y 24 acuerdos con estudios second party, es un panorama bastante desolador.

Precisamente por eso cualquier anuncio para este año que llegue por parte de Microsoft se recoge como la segunda venida de Cristo. También por esa misma razón, el lanzamiento de ‘Miami Street’ nos pilló a todos por sorpresa y con ganas de saber más sobre qué tramaban los de Redmond.

De los creadores de Pure y Split/Second

Por el aspecto que mostraba en sus imágenes, era fácil caer en la ilusión de que esto podría ser un sucesor espiritual de ‘PGR’ o incluso recoger el testigo de ‘Blur’. Al fin y al cabo estábamos ante un free-to-play que, preparándose para la llegada de ‘Mario Kart Tour’ a móviles, podría suponer un punto de vista distinto.

Sabíamos que Studio Gobo había llegado a un acuerdo con Microsoft y que tenían un F2P en camino. De él se decía que sería una nueva entrega de una archiconocida IP, que sería un proyecto a gran escala y que pedían experiencia en juegos con control táctil. Todo apunta a que en algún punto del desarrollo esto debía llegar en forma de spin off de ‘Forza’ y que, ya fuese por no devaluar la marca o por razones que desconocemos, al final haya quedado como una nueva IP.

Lanzado en formato soft launch en distintos mercados, ha sido la tienda de los Países Bajos la que me ha dejado descargar los casi 7 GB que ocupa ‘Miami Street’. Un título destinado a ser jugado como multiplataforma -ya sea en móviles, PC o tablet-, que deja a Xbox fuera de la ecuación. Tras jugarlo, es una decisión comprensible.

Y es que no hay hueco para las alegrías con este lanzamiento, ni siquiera teniendo en cuenta que están en pruebas en diferentes países para acabar de retocar cosas. Recordemos que Studio Gobo y su división Electric Square, quienes firman este ‘Miami Street’, nace del cierre de Blackrock Studio, que en su día entregaron dos juegazos de la talla de ‘Pure’ y ‘Split/Second’. Con un panorama así, había mucho margen para esperanzas.

Miami Street 2

Jugabilidad simplificada al máximo

La idea no podría ser más simple. Hablamos de carreras callejeras al más puro estilo Fast & Furious en las calles de Miami, pero lejos de controlar el vehículo, lo único que haremos es pisar el acelerador. De hecho es literalmente lo único que haremos, estando automatizado todo lo demás y pidiendo al jugador que pulse o suelte el acelerador en momentos concretos.

¿Parrilla de salida? Pulsa el acelerador para quedarte en la zona adecuada y que el coche salga más rápido. ¿Curva? Suelta el acelerador en la zona amarilla y vuelve a pulsarlo al salir de la roja. ¿Turbo? Espera a que se recargue y pulsa el botón correspondiente para darle un empujón al coche.

Hazlo con una música en bucle que nunca descansa y en escenarios que se repiten hasta la saciedad. Esto último no es broma. En alrededor de 10 carreras, sólo he visto dos circuitos distintos, y ambos se limitan a tres curvas con distintos edificios y juegos de cámara. Está a kilómetros de lo que se puede esperar de un lanzamiento apadrinado por Microsoft, y además parece un viaje al pasado que, en lo jugable, se asemeja mucho a lo que el mercado móvil entregaba juego tras juego en formato gratuito.

Hay aquí todos los vicios que te puedan venir a la cabeza: coches que se rompen y necesitas un objeto para repararlo, máquinas tragaperras que te regalan dinero, vehículos y componentes de mejora, un modo historia con estructura lineal que parece interminable, y hasta energía, no vaya a ser que te lo estés pasando demasiado bien en vez de ponerte a pagar.

Lo que esconde Miami Street

Entiendo que sea un juego que tiene los móviles en mente y que su calificación por edad invite a que hasta los más pequeños puedan disfrutarlo sin demasiados problemas, pero es que el mercado ya ha entregado propuestas mucho mejores y, admitámoslo, que esté Microsoft detrás plantea un listón mucho más alto.

Para un título que lleva en desarrollo, como mínimo, desde que en abril de 2017 anunciasen el acuerdo con Microsoft, la idea está tan verde como el logo de Xbox. La única explicación es que estemos ante uno de esos juegos que sirven para presentar un nuevo proyecto.

Es precisamente ahí donde ‘Miami Street’ se gana un poco nuestra curiosidad, incluyendo entre sus archivos información sobre su compatibilidad con Andromeda OS, el rumoreado sistema operativo que llegaría de la mano de un teléfono/tablet plegable. Si es para enseñar las posibilidades del cacharro, aún puede tener algo de sentido, pero más allá de eso lo último de Microsoft Studios no merece tu atención.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio