Publicidad

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville ha logrado lo impensable, que Operaciones de Jardín y Cementerio ya no sea relevante
Análisis

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville ha logrado lo impensable, que Operaciones de Jardín y Cementerio ya no sea relevante

Publicidad

Publicidad

No llevamos ni un mes con el acceso anticipado de Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville y ya ha recibido dos actualizaciones de gran tamaño siguiendo esa ruta anunciada por EA sobre todo lo que recibirá antes de su puesta de largo del próximo 18 de octubre en Origin, PS4 y Xbox One.

En nuestro primer avance dejamos claro que sus novedades suponían un salto de calidad respecto al anterior Plants vs. Zombies: Garden Warfare 2, pero que era más que evidente que había salido con prisas. Y también por ese contenido que iba a llegar paulatinamente cada semana. Sin embargo, me ha disgustado ver el rumbo que ha tomado uno de los modos estrella de la saga con la actualización que se habilitó a última hora de la tarde de ayer.

Operaciones de Jardín y Cementerio más tibias

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville

El primer Plants vs. Zombies: Garden Warfare fue toda una sorpresa al aportar frescura al manido género de los shooters. Ese sentido del humor y colores tan vivos de su universo, surgido como juego de estrategia destroza-horas (Plantas contra Zombis), se llevó con maestría con el paso a la acción.

Su gran modo cooperativo fue Operaciones de Jardín, una especie de Horda del Gears donde teníamos que hacer frente a oleadas de enemigos mientras defendíamos un punto en concreto. Eran diez rondas en total que llegaban a su cénit con un jefazo aleatorio y la tensión de tener que escapar con vida después de completar todas esas oleadas. Sumamente divertido con colegas.

Su secuela introdujo a mayores su contrapartida más obvia, Operaciones de Cementerio, donde los zombis tomaban la iniciativa. Y lógicamente, Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville cuenta con ambos, pero no del modo más óptimo, ya que de momento hay una escasez preocupante de opciones.

Si en los anteriores podíamos escoger fase, dificultad o la posibilidad de jugar con bots controlados por la IA, aquí dependemos única y exclusivamente del matchmaking con otra gente. Nada más. Ni selección de fase ni nada por el estilo. Y para colmo, las oleadas se han reducido hasta cinco. Eso sí, cada oleada dura bastante más que en entregas anteriores.

Tampoco me ha gustado, a su vez, que ahora no podamos escoger dónde queremos plantar la base a defender, puesto que a veces podíamos obtener suculentos premios si optábamos por una zona más complicada. Además, aquí ya no tenemos que escapar al final, por lo que se pierde su tensión...

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville está cumpliendo con el resto de añadidos, por suerte

Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville

Al menos Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville se muestra mucho más efectivo con sus dos campañas (desde la semana pasada también está activa la de los zombis) al aportar suficiente contenido y secretos como para que procrastinemos de lo lindo casi sin darnos cuenta por todo lo que hay disponible: desde las misiones de su historia, con ese humor tan singular (hay una de los zombis donde habrá que escoltar a una lavadora), hasta los retos de los gnomos azules, con algunos que son bastante rebuscados.

De hecho, es en la campaña de las plantas y en la campaña de los zombis donde he dedicado el grueso de las horas de juego con este Garden Warfare 3, en parte por ser ideales para probar con calma cada una de las nuevas incorporaciones de esta entrega (recordamos: Gorro de noche, Bocadragón y Bellota para las plantas; Héroe ochentero, Patinadora eléctrica y Cadete espacial para los zombis), y sobre todo ganar experiencia y dinero fáciles.

A nivel competitivo se ha ampliado, igualmente. Desde Absorción de Territorios han llegado Derrota por Equipos, Bomba Gnomo, Suburbinación y Derrota Confirmada, estando estos tres últimos englobados dentro del reciente modo Mixto. Quedan, por lo tanto, más modos online en la recámara, estando confirmada la Arena de Batallas para el día 1 de octubre.

¿Y qué hay del genial Jardines y Cementerios, ese modo que llevó hasta su terreno la mezcla entre los clásicos Asalto y Conquista de la saga Battlefield? De momento no sale en la ruta de actualizaciones anunciada por EA, pero sí que dejó caer que habrá sorpresas de cara a su versión estable del día 18.

Por lo pronto, lo más llamativo que está por llegar será Monte Pendiente, una región nueva con historia que se activará el próximo 24 de septiembre.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir