Compartir
Publicidad
Pokémon Rumble Rush se ha convertido en el nuevo juego de Pokémon que va a consumir sin parar la batería de mi móvil
Análisis

Pokémon Rumble Rush se ha convertido en el nuevo juego de Pokémon que va a consumir sin parar la batería de mi móvil

Publicidad
Publicidad

Pokémon ha demostrado que el mercado de los móviles le sienta a la perfección, en gran parte gracias al éxito de Pokémon GO, aunque también ha recibido otros juegos como Pokémon: Magikarp Jump, Pokémon Quest o Pokémon Duel. El último que se ha sumado recientemente a la lista ha sido Pokémon Rumble Rush.

El título perteneciente a la serie Pokémon Rumble ya pasó por los dispositivos móviles hace un par de años con una alfa y ahora ya se encuentra disponible para su descarga gratuita en aquellos aparatos que sean Android y más adelante en iOS. Así pues, hemos querido aprovechar la ocasión para darle una oportunidad y así comprobar de primera mano todo lo que nos puede ofrecer.

El resultado ha sido que nos hemos topado con un juego que se dedica a consumir sin parar la batería, pero no porque esté mal optimizado, sino por lo adictivo y entretenido que resulta desde el primer momento.

Las islas de los Pokémon de juguete

Pokemon Rumble Rush

Desde siempre los juegos de Pokémon Rumble han sido muy sencillos y la dificultad no ha sido nunca uno de sus puntos fuertes. La mecánica es muy fácil de entender y en este caso no es ninguna excepción porque es prácticamente idéntica a la que ya conocemos de otros títulos de la serie.

Por lo tanto, desde el primer momento controlaremos a un Pokémon de juguete con el que deberemos machacar a todos y cada uno de los Pokémon rivales que se interpongan en nuestro camino a base de aporrear la pantalla. El objetivo será ir recorriendo diversos niveles a medida que nuestros Pokémon se van fortaleciendo y vamos haciéndonos con otras criaturas que sean más poderosas.

En esta entrega en cuestión toda la acción transcurrirá en una única isla con fases infinitas. Cada una de estas pantallas tendrá una duración de aproximadamente un minuto, lo que garantiza que las partidas sean muy cortas y se puedan jugar en cualquier momento que tengamos un rato libre. Más allá de encontrarnos con decenas de Pokémon, en las fases siempre nos aguardará al final un jefe final que será un Pokémon más poderoso y más grande que el resto, aunque con unos cuantos golpes lo liquidaremos sin problemas.

Pokemon Rumble Rush

Aun así, en la isla habrá otros jefes finales más fuertes todavía que nos desafiarán a un encuentro al que solo tendremos acceso tras cumplir previamente una serie de requisitos, como por ejemplo que nuestro Pokémon disponga de un mínimo de puntos de combate o que hayamos capturado previamente una cierta cantidad de Pokémon en concreto.

El superar con éxito estas batallas servirá para que los Pokémon a los que nos enfrentemos en las fases sean cada vez más fuertes y, por lo tanto, tengamos ocasión de unir a nuestro equipo alguno con mayores puntos de combate. Eso sí, el obtener nuevos Pokémon es prácticamente aleatorio y ese es precisamente uno de los grandes incentivos a seguir jugando sin parar para mejorar nuestro equipo todo lo posible y así superar los retos que vayan apareciendo.

De hecho, incluso no hará falta que los juguemos en solitario, porque por la isla aparecerán volando otros globos correspondientes a otros jugadores que estén conectados en ese momento. De esta manera, al pulsar en ellos, nos uniremos al nivel de otro jugador y de paso nos acompañará a modo de fantasma el Pokémon que tenía seleccionado en ese momento.

¿Pagar por fortalecer a nuestros Pokémon o ser pacientes?

Pokemon Rumble Rush

Si bien solo podremos jugar en todo momento en una isla, esto se debe a que serán una especie de eventos en el sentido de que cada dos semanas desaparecerá para dar paso a una nueva con otros jefes, otros Pokémon para capturar y nuevos retos que afrontar. No obstante, antes destacamos el hecho de que lo que sí serán infinitas serán las fases y aquí es donde entra en juego uno de los objetos claves de la aventura: las plumas.

A base de derrotar a jefes finales tendremos la posibilidad de hacernos con una de ellas para desbloquear una nueva fase para jugar con otros Pokémon. Tampoco será obligatorio hacer uso de ellas, aunque el juego solo almacenará en la memoria las tres últimas pantallas en las que nos hemos adentrado, de ahí que a la larga acabe siendo necesario su uso para atrapar a más Pokémon nuevos y no estar jugando una y otra vez los mismos niveles.

Además de las plumas, también habrá otros objetos que nos podremos agenciar y serán los minerales. Precisamente, como buen juego free-to-play, había que meter una mecánica de pago para los más impacientes y la tenemos en estas piedras tan valiosas. Dependiendo de la rareza que tengan, las colocaremos en una forja y habrá que esperar media hora, tres horas o diez horas para que descubramos qué contienen.

En el caso de no querer esperar se podrán utilizar cupones que recibiremos por conectarnos diariamente al juego o diamantes que conseguiremos por cumplir las misiones diarias o fijas que vayan surgiendo. Aun así, las cantidades solicitadas son demasiado elevadas para que no estemos sacando partido de estos materiales sin parar, así que lo más recomendable es ser paciente a no ser que alguien quiera pagar dinero real para abrir cuanto antes los minerales.

Pokemon Rumble Rush

Una vez la cuenta atrás llega a cero, los minerales incluirán en su interior engranajes de diferentes tipos. Estos elementos que se podrán equipar tendrán una única función que será la de potenciar las estadísticas de nuestros Pokémon o sus puntos de combate siempre y cuando seleccionemos uno idéntico al del ataque que haya aprendido. Sin embargo, si bien los engranajes podrán subir de nivel, cada vez irán pidiendo más kits de refuerzo del mismo tipo y más dinero para aumentar su poder, a no ser que pasemos por caja una vez más.

Dicho esto, tras haber jugado durante un buen puñado de horas (y las que me quedan por delante), no me he visto en ningún momento con la necesidad de pagar por algo, porque Pokémon Rumble Rush, dentro de su sencillez, logra ser lo suficiente adictivo para que me apetezca jugar en cualquier momento a lo largo del día, ya sea durante unos minutos o durante un rato más largo, mientras espero a que los minerales se abran.

Eso no quita que el juego necesitará seguir introduciendo más novedades y tal vez una mayor variedad de Pokémon en las islas para que con el paso de las semanas su mecánica no resulte excesivamente repetitiva para algunos. En cualquier caso, lo que es actualmente, Nintendo nos ha vuelto a dejar con otro gran juego de Pokémon para móviles que nos ha enganchado con una facilidad pasmosa. 

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio