Análisis de Sonic Frontiers: la sensación de libertad y velocidad sin límites hechas videojuego
Análisis

Análisis de Sonic Frontiers: la sensación de libertad y velocidad sin límites hechas videojuego

Fans de Sonic, regocijaos y descorchad el champagne: el relámpago azul ha regresado en toda su bendita gloria. Sonic Frontiers es la evolución genuina, natural y conjunta del legado del Sonic clásico y del moderno y, al mismo tiempo, le añade nuevas capas de emoción y libertad. Eso sí, lo esencial siempre prevalece en cada partida: la diversión y la alucinante sensación al alcanzar velocidades absurdas en pantalla se imponen a todo lo nuevo y lo bueno, que es mucho. Y también a sus defectos, que los tiene y muy a la vista.

Sonic Frontiers es un juego de plataformas, acción y de mundo abierto en su estado más puro y sencillo, con un matiz muy a tener en cuenta: por delante no tenemos un mundo abierto, sino varios. El erizo de zapatillas coloradas se abre paso en un archipiélago de islas gigantescas con sus propios ecosistemas, biomas y enemigos. Algunos de éstos, por cierto, son del tamaño de nuestro héroe y otros pueden alcanzar la altura de rascacielos y montañas. Lo cual nos da una idea inicial del tamaño de cada isla.

¿Y qué pasa con la experiencia clásica de los juegos de Sonic y los niveles lineales de toda la vida? Ambas también están integradas en Sonic Frontiers. De hecho, junto con los propios puzles son una parte esencial para avanzar en la aventura, aunque hay un problema de cara a esto último: el Sonic Team ha diseñado cada isla para que de gusto perderse por ella. Y, para muestra, aquí tienes 20 minutazos de gameplay en la isla de Kronos desde PS5.

El juego llamado a celebrar el 30 aniversario de Sonic, aunque nos llega bastante más tarde de lo planeado, sabe beber de los mejores títulos del legado del abanderado de SEGA y se apoya en ellos. Pero Sonic Team siempre ha sido plenamente consciente de que, como franquicia, Sonic  necesitaba evolucionar.

Es más, lleva décadas tratando de encontrar el rumbo adecuado y dando palos de ciego desde el sonoro tropiezo que supuso Sonic The Hedgehog (2006). A veces con aciertos y otros no. Sonic Frontiers es mucho más que un paso en la buena dirección: es lo que pedía un personaje de su calibre y también lo que llevaban años esperando sus fans sin renunciar a todos y cada uno de los rasgos distintivos asentados desde los tiempos de la Mega Drive.

Ahora bien, como comentamos, Sonic Frontiers da un paso firme y de valiente en nuevas direcciones. Afianzando todavía más esa epicidad subyacente del personaje que comenzó a brillar en Sonic 2 y fue impulsada con gracia y cierta irregularidad a partir de Sonic Adventure. Propiciando que el jugador sea partícipe de ella como en ningún otro juego jamás creado del Sonic Team a la vez que le transmite una auténtica sensación de libre albedrío durante las partidas.

Sonic Frontiers 20221107004130

A partir de este punto toca entrar en el gran tema de debate: ¿cuánto de The Legend of Zelda: Breath of the Wild hay en Sonic Frontiers? Si bien, la estética de la primera de las islas se presta de maravilla a que comparemos Starfall Islands con la Hyrule que enamoró al mundo entero en 2017, hay mucho más de Sonic (y de SEGA) que del juego de Nintendo en las partidas. Sí, se toman prestados muchos elementos y recursos, muchísimos, pero las sensaciones jugables son completamente diferentes. En beneficio de ambos juegos, que conste.

Lo cual nos lleva a la pregunta de rigor: cómo ha acabado nuestro héroe supersónico metido en este lío de tras pares de narices en un archipiélago perdido de la mano de Dios. Si bien, te adelantamos que la trama argumental es lo de menos, tanto SEGA como el Sonic Team son plenamente conscientes de que Sonic Frontiers es un juego que debe ir más allá de los jugadores clásicos y los nuevos fans: debe aportar la misma sensación de novedad y emoción a ambos.

Y eso solo se logra de un modo fácil de plantear pero difícil de plasmar en un videojuego: dejando que Sonic sea Sonic y darle un entorno enorme y un gran propósito que le permitan correr hasta que se le gasten la suelas de sus zapatillas. En ese aspecto, Sonic Frontiers cumple el objetivo con creces.

Mucho más que un "Sonic: Breath of the Speed"

Sonic Frontiers 20221106220714

El malvado Dr. Robotnik la ha liado parda y no sabe cómo salir del atolladero en el que se ha metido: en uno de sus experimentos se ha quedado atrapado en el ciberespacio, entremezclando la realidad con mundos digitales. A priori podría parecer que eso da pie a unas apacibles vacaciones para Sonic, pero la realidad (nunca mejor dicho) es que se verá completamente envuelto en el mismo problema junto a Knuckles, Tails o Amy Rose.

Al menos, a diferencia de sus amigos, el relámpago azulado no está preso, sino que es capaz de estirar los pies y correr con libertad. No necesita más para salvar el mundo.

Sonic Frontiers en un juego de acción y plataformas no muy convencional: Sonic Team lo apuesta casi todo a la fórmula de los mundos abiertos a través de varios mapeados colosales que no solo nos permiten correr a toda pastilla, sino que ponen a prueba la destreza del jugador y los límites de la velocidad de Sonic. Por suerte, en este juego ambas cosas mejoran a la par.

Sonic Frontiers 20221103143601

El esquema de progresión es el mismo en cada isla: se nos suelta en un entorno más o menos desolado y conforme vamos explorando encontraremos puzles y objetivos sencillos. Poco a poco, encontraremos enemigos pequeños y enormes una serie de altares a los que acceder con lo logrado en nuestra exploración y que dan acceso a niveles tradicionales del Sonic clásico y del Sonic moderno. Niveles, todo sea dicho, muy rejugables.

Pese a que a nuestro héroe le corre cierta prisa por liberar a sus amigos, la realidad es que Sonic frontiers está exquisitamente diseñado para que nos perdamos al avanzar y explorar cada isla. para que tomemos rutas alternativas, descubramos secretos o nos atrevamos a enfrentarnos a los enemigos que se ven a kilómetros de distancia. En parte, porque correr es una gozada, pero también porque cada coleccionable y descubrimiento nos hace mejores, pudiéndolos canjear por mejoras directas y nuevas habilidades. Ya hablaremos de ello.

Sonic Frontiers 20221104134618

Con todo, el coleccionable por excelencia de los juegos de Sonic dice muy presente: las Chaos Emeralds. Como siempre, la causa y solución de todos los problemas de nuestro erizo. A lo largo de la aventura descubriremos que la trama de cada isla, al menos hasta superar el ecuador del juego, casi se resume en liberar a un amigo de Sonic, y mientras descubrimos con él lo que ha ocurrido, obtenemos las esmeraldas relucientes para enfrentarnos con su poder a los mayores peligros de cada zona. Batallas apoteósicas, todo sea dicho.

Si bien, hay algo de la Hyrule de Breath of the Wild en Sonic Frontiers, incluso podemos decir que los puzles y los niveles tradicionales funcionan a modo de santuario y que los colosos son las Bestias Sagradas, no tardaremos demasiado en llegar a la conclusión y la manera de descubrir cada tramo de cada mundo abierto está mucho más en sintonía con Super Mario Odyssey. No solo por los secretos y coleccionables, sino por cómo SEGA nos empuja a que exploremos y conquistemos cada gran isla y le demos uso a todas sus rampas, railes y resortes, que son una barbaridad.

Mundos abiertos épicos, colmados de belleza, niveles clásicos y minijuegos

Sonic Frontiers 20221107004514

Llegados a este punto toca centrarse más en el gran atractivo del juego: sus mundos abiertos. A nivel de tamaño son colosales, aunque medir su tamaño real es complicadísimo ya que la velocidad de Sonic hace que trazar las distancias sea relativamente imposible. Sobre todo, porque mientras más avanza la historia se nos da la posibilidad de alcanzar velocidades mucho mayores.

La primera impresión de cada nueva isla es desalentadora. Eso va a ser así al menos en las tres primeras. Mucho campo abierto, ya bien sea en una zona con colinas verdes y llenas de flores, en mitad de un imponente desierto o en las proximidades de un colosal volcán en activo. Sin embargo, poco a poco y mientras más ahondamos en cada escenario vamos encontrando más riqueza y posibilidades. Y no solo eso: trampolines, resortes y una interminable red de railes que nos permitirá llegar a cualquier lugar.

Porque  en Sonic Frontiers todos los tramos de zonas de mundo abierto están muy bien aprovechadas, tanto si queremos correr con libertad y sin destino como si queremos dar vueltas sin propósito en el enorme entramado plataformero que hay montado en los cielos. Aunque, claro, los niveles tradicionales acaban siendo también un poderoso reclamo.

Sonic Frontiers 20221106231826

Para obtener las esmeraldas del caos hacen falta unas llaves especiales que se obtienen a base de resolver puzles pero, sobre todo, al acceder a través de portales a fases tradicionales del Sonic clásico y moderno. la mayoría de estas pueden resolverse entre dos y seis minutos, aunque si queremos exprimirlas al máximo y resolver todos los desafíos que hay en ellas tocará atravesarlas en tiempo récord. A veces por debajo del minuto.

Lo bueno de estas fases es que lejos de ser simplonas y pasilleras, estos tienen montones de caminos secundarios y rutas alternativas como en los juegos de Mega Drive. Conocer todas las posibilidades de cada nivel es esencial de cara a lograr el récord de tiempo, lógicamente, aunque también hay montones de secretos esperándonos si decidimos repetir la partida antes de regresar al mundo abierto del que vinimos.

Y ojo, que los niveles tradicionales de Sonic Frontiers ofrecen tanto la experiencia del Sonic moderno en tercera persona como los clásicos niveles de scroll-lateral. Y, para muestra, el gameplay que puedes ver justo arriba.

A partir de aquí toca hacer una apreciación. Los mundos abiertos de Sonic Frontiers no solo son enormes, sino que también están llenos de vida, cuentan con multitud de biomas y hasta cuentan con ciclos de día y noche, lo cual hace que pasear al amanecer, al atardecer o durante una lluvia de estrellas a toda velocidad sea incluso más gratificante. Desviándonos por completo de nuestros cometidos.

Sonic Frontiers 20221107012020
Sonic Frontiers 20221107012537

Y no solo eso, cada isla tiene su propio clima y condiciones atmosféricas, de modo que en la Isla Chaos veremos diferentes niveles de niebla o lluvia ocasional, mientras que en la Isla Ares, ambientada en el desierto, las condiciones son muy diferentes.

Además de todo lo anterior, que no es poco, Sonic Frontiers está generosamente aderezado con multitud de actividades, retos, puzles y minijuegos.

Los primeros sirven para obtener, por lo general, desbloqueables o avanzar en la trama, aunque la gran mayoría son opcionales. los minijuegos, como el de la pesca con el mismísimo Big de Cat, le dan más matices al conjunto. ¿Un juego de mundo abierto sin la posibilidad de pescar? ¡Jamás!

Sonic Frontiers 20221103184008

¿La parte no tan buena? la factura a nivel técnico Sonic Frontiers, de la cual hablaremos un poquito más abajo, desluce el conjunto. El efecto de popping del juego es difícil de justificar en una PS5 capaz de mover cosas mucho más ambiciosas. A lo que hay que sumar una cámara que tiende a fijarse y a veces jugará en nuestra contra si decidimos descarrilarnos en momentos concretos.

Es más, en la Isla Chaos, la tercera que visitaremos, la cámara alterna libremente entre la cámara libre y el scroll lateral en función de la zona del mapa de mundo abierto en la que estemos. Y pese a que por lo general el cambio está justificado, a veces eso nos jugará una mala pasada o derivará en un salto fallido. Por suerte, Sonic ha aprendido más nuevos trucos que en ningún otro juego propio para la ocasión.

El sistema de combate: pura acción plataformera

Sonic Frontiers 20221106220639

Hemos visto a Sonic luchar, a puñetazos y patadas, en varias ocasiones. Desde su incursión en el terreno de la lucha poligonal con Sonic The Fighters a Super Smash Bros. Lo de Sonic Fontiers está a un nivel completamente nuevo: no solo es capaz de meter tollinas alucinantes, sino que toma presados y hace propios una barbaridad de movimientos de Dragon Ball Z y los integra en el propio juego. ¡Una locura!

Lo esencial: inicialmente Sonic lucha como lucharía The Flash, el superhéroe de DC Comics, en un juego como Super Mario 64, repartiendo puñetazos, patadas y estampándose contra el suelo. Sin embargo no tardaremos en adquirir una primera habilidad nueva: un super-giro que trazamos en el suelo y lo mismo levanta enemigos que los deja expuestos. Ahí ya se le ha dado una capa de estrategia al conjunto.

Según avanzamos en Sonic Frontiers tenemos acceso a un árbol de habilidades que pasan por contraataques tras bloqueo como el lanzamiento de potentes ráfagas de energía a lo Vegeta o Son Goku, pero también auténticos ataques cinemáticos en los que nos convertimos en un potente meteorito que se estampa contra el suelo o un ciclón cortante capaz de serrar a cualquier rival desprotegido.

Sonic Frontiers 20221107011853

Eso no quita que perdamos el ataque teledirigido o incluso el Drop Dash de Sonic Mania. Es más: ¡también están presentes en Sonic Frontiers! Pero Sonic Team ha creado un nuevo tipo de enemigos que requieren ataques mucho más potentes, más precisión que simplemente saltar sobre ellos y un poquito más de maña. Por no hablar, claro, de los enemigos de tamaño gigante o los colosos capaces de tapar el propio sol.

Ahora bien, SEGA es plenamente consciente de que Sonic Frontiers debe ser un juego capaz de atraer a todo el mundo. Precísamente por ello al iniciar una nueva partida o desde el menú de opciones se nos dan dos alternativas de control:

Sonic Frontiers 20221107012841
  • Un modo velocidad, para los que crecieron con los clásicos y los anteriores juegos de Sonic que le da más fluidez y rapidez a nuestro protagonista y hace que las partidas sean más frenéticas.
Sonic Frontiers 20221105124751
  • Un modo acción que nos permite tener un mayor control de lo que hace Sonic en cada momento reduciendo lo justo y necesario su ritmo en pantalla.

La manera de desbloquear habilidades pasa por los coleccionables, con lo que mientras más exploremos y nos perdamos más recursos tendremos a la hora de luchar y enfrentarnos a los grandes monstruos. No constante, el plato fuerte de cada mundo abierto siempre son los grandes jefazos que imperan en cada Isla.

Y lo mejor es que los enfrentamientos con cada uno de ellos son tan apoteósicos como lo puede ser cualquier jefe final de videojuego. Dándole todavía más emoción a nuestra aventura en sus mejores tramos y haciéndo que le perdonemos sus defectos, que los tiene.

No todo son flores en Sonic Frontiers

Sonic Frontiers 20221107014742

Dicen que el que mucho abarca poco aprieta, y hay un aspecto muy concreto en el que SEGA ha estado más flojo del esperado: el apartado técnico de Sonic Frontiers. Como comentamos, hay un efecto de popping en las zonas de mundo abierto que es muy complicado de defender en los sistemas de nueva generación. Dicho lo cual, es necesario decir que hemos tenido acceso a la versión del juego de PS5 y PS4, con lo que desconocemos -hasta ahora- cómo se desenvolverá el título en PC o Nintendo Switch.

¿Qué diferencia hay entre las versiones de Sonic Frontiers de PS4 y PS5? Los contenidos son, en esencia, los mismos. Se hace uso del DualSense, pero lo cierto es que se podía haber aprovechado muchísimo mejor. Sin embargo, en lo que respecta a su presentación hay un salto de calidad enorme: la nitidez del modo rendimiento de la PlayStation de nueva generación no tiene nada que ver con la única opción visual de PS4.

Sonic Frontiers 20221106221548

De hecho, Sonic Frontiers da una barbaridad de opciones gráficas y dos modos de visualización en PS5: juego en 4K a unos 30 FPS y un modo rendimiento con una resolución dinámica. Lo aconsejable en este juego es hacer como si el primero jamás hubiese existido, dada la increíble fluidez y estabilidad que se gana y que no luce nada mal.

Aunque, claro, ¿Es mucho pedir 4K a 60FPS en PS5? Que desluzca en PS4 hace que nos planteemos si podía haber sido más ambicioso en ambas consolas.

Mención aparte es que, pese a tratarse de un conjunto de mundos abiertos, los viajes rápidos brillan por su ausencia y parece tener una razón de ser. No es que no existan, ya que podemos teletransportarnos a localizaciones concretas, como los ancianos con los que desbloquear mejoras, pero ahí entra otro punto a debatir: Sonic Frontiers es uno de los juegos de nueva generación en los que más se dejan notar los tiempos de carga.

Sonic Frontiers 20221107034151

Tanto si accedemos a un nivel tradicional o volvemos a los mundos abiertos como si queremos poner a prueba las habilidades adquiridas o acceder a tutoriales o escenas cinemáticas deberemos pasar por una pantalla de carga, incluida la PS5. SEGA la disimula con retos y pruebas en pantallas con fondo blanco que nos sirven para familiarizarnos con las nuevas opciones de movilidad y ataque de Sonic.

La otra realidad es que cuando ya hemos pasado por ello más de 20 veces tendemos a mirarlo con otros ojos. Eso sí, Sonic Team parece ser plenamente consciente de ello, ya que estos desafíos y tutoriales se pueden desactivar desde las opciones.

Que no se me malinterprete: Sonic Frontiers  tiene detalles estupendos y, pese a que los modelos de personaje lucen como un juego de generaciones pasadas (anteriores a PS4 y XboxOne) tiene un nivel de detalle en los escenarios o un diseño artístico que evidencian el enorme trabajo puesto en esta entrega. Sonic Team se ha esforzado en hacer el mejor juego de Sonic en años más allá de sus apariciones Pixeladas. Y es más que patente que lo ha logrado.

La opinión de VidaExtra

Sonic Frontiers 20221103143230

De la incertidumbre a las comparaciones, luego a las dudas y desde ahí a la genuina celebración. Sonic Frontiers marca el camino a seguir de cara a las futuras entregas del abanderado de SEGA y el icono universal de los videojuegos. Sosteniéndose en lo mejor de su pasado, pero no encadenándose a lo visto a la saciedad. Es un juego que es experimental, pero muy bien fundamentado. Y, sobre todo, es esa clase de aventura en la que Sonic puede experimentar la libertad y llevar su velocidad más allá de sus límites que llevaba años pidiendo.

Definitivamente, hay muchos aspectos en Sonic Frontiers que deslucen todos los buenos pasos dados en la dirección correcta. Hay aspectos muy específicos que ni lucen ni se sienten como un juego lanzado en 2022. Y, sin embargo, nada de eso eclipsa sus aciertos y la emoción y las sensaciones de libertad que logra transmitir constantemente al jugador.

Sonic Frontiers 20221107033614

Así, Sonic Frontiers no se complace ni resigna a ser una entrega más que siga la línea de lo ya visto, aunque sabe retener todo lo que gusta del Sonic moderno y el espíritu transgresor y carismático de la etapa de Mega Drive. En su lugar, reinventa con acierto y valentía al icono de SEGA.

Manteniendo lo esencial siempre por bandera: dejar alucinado al jugador mientras se le permite hacer siempre lo que le da la gana al atravesar mundos que dan muchísimo juego. Y ojo, que los espectadores que no tengan el mando en las manos también se quedarán embobados.

Sonic Frontiers recupera esa sensación de perderte al jugar en los mejores de Sonic. De dar vueltas a toda pastilla en niveles laberínticos y sin rumbo fijo y la amplifica. Y también retiene esa curiosa sensación cuando llegas casi al final del nivel y deseas que dura un poco más. Con la diferencia de en Starfall Islands la diversión y la emoción no acaban nunca.

Sonic Frontiers

Sonic Frontiers

Plataformas PS5, PS4 (versiones analizadas), Nintendo Switch, Xbox Series X / S, Xbox One y PC
Multijugador No
Desarrollador Sonic Team / SEGA
Compañía SEGA
Lanzamiento 8 noviembre 2022

Lo mejor

  • Mundos abiertos enormes, diseñados para recorrerse a velocidades absurdas y colmados de diversión y actividades
  • El salto de calidad que pedia la saga en cuanto a planteamiento de juego
  • Un nuevo repertorio de habilidades de combate y movimiento que le sientan de escándalo a Sonic

Lo peor

  • Pese a lo cuidados y detallados que están los escenarios, Sonic Frontiers no luce como se espera de un juego de 2022
  • El sistema de cámaras fijadas en tramos específicos es un dilema al que toca acostumbrarse

Temas
Inicio