No entendía cómo narices se jugaba a Deathloop, pero con su demo todo ha cobrado sentido (y sí, apunta a juegazo)
Análisis

No entendía cómo narices se jugaba a Deathloop, pero con su demo todo ha cobrado sentido (y sí, apunta a juegazo)

Estas cosas pasan, estás tan acostumbrado a ver un estilo de juego que, cuando llega algo similar, tu cabeza intenta meterlo todo en el mismo saco. Mirando a los ojos al Deathloop de Arkane a mí me venía Dishonored -eso es evidente-, pero también algo de roguelite en una mezcla que no acababa de comprender.

Esto tiene historia y apunta a bastante chicha. ¿Tengo que completar su historia completa pese a poder morir y volver al principio? ¿Significa eso que tengo que hacerlo todo perfecto para llegar hasta el final? ¿Cómo narices voy a enfrentarme a sus ocho jefes con ese miedo metido en el cuerpo? Resulta que todo es mucho más fácil que eso.

Que el juego se ve espectacular no es algo que vaya a sorprender a nadie a estas alturas. Doy por hecho que todos los que hemos pasado por Dishonored o Prey vamos a lanzarnos aquí de cabeza, sin cuerda sujetando el arnés y sin mirar si en el fondo del pozo hay agua o un colección de tenedores apuntando hacia arriba.

La demo sin estar yo a los mandos tampoco da para impresiones más allá de lo que se muestra en pantalla, un Dishonored ambientado en los 60 con un toque de humor y una historia digna de la mejor de las fumadas, así que me parece más lógico tender la mano a quienes, como yo, sabían que querían jugar a esto sin dudarlo pero tampoco acababan de entender la estructura que soportaría esos mimbres de juegazo que casi todos alcanzamos a ver. Pues nada, vamos a ello.

Cómo se juega a Deathloop

La idea detrás de Deathloop es que hemos llegado a una isla en la que debemos asesinar a ocho enemigos pero tenemos un problema de amnesia y estamos atrapados en un bucle temporal que nos obliga a reiniciar el ciclo cada vez que morimos. Cuando volvemos, podemos hacerlo con nuevos poderes o armas mejoradas.

- Como en un roguelite.

- Que no.

La diferencia es que no estamos atrapados en un bucle limitado, sino en uno que nos ofrece 16 opciones distintas como punto de partida. Además de estar en una isla dividida en cuatro áreas distintas, podemos elegir en qué lugar y momento del día iniciamos el ciclo (mañana, mediodía, tarde y noche).

La idea no es empezar en la primera localización por la mañana y acabar en la cuarta por la noche habiendo matado a todos los enemigos del tirón. Lo que nos pide Deathloop es ir investigando, a placer y sin reloj que nos meta prisa, cada una de las localizaciones y periodos para saber averiguar el qué, el cómo, el dónde y el cuándo de cada una de las variables.

A partir de ahí descubriremos qué zonas están abiertas a distintas horas, en qué punto de la isla se encuentra cada enemigo dependiendo del momento, cómo lo aprendido en un sitio puede ayudarnos a acceder a otro en la punta opuesta de la isla y, al final del camino, en qué sitio y zona del día podemos aglutinar a los ocho enemigos para eliminarlos en un mismo bucle, el Deathloop.

- Pero entonces lo de morirte tiene menos sentido, ¿no?

Bueno, piensa en lo mastodónticos que pueden llegar a ser los escenarios de un Dishonored con esteroides, que es lo que viene a ser Deathloop. 16 localizaciones distintas son muchos niveles que, pese a contar con una estructura idéntica, es muy posible que te hagan la púa presentando distintas patrullas y enemigos que no podrás despachar desde el principio.

Por suerte el juego cuenta con la posibilidad de obtener puntos llamados residuos para mejorar al personaje y nuestras opciones de supervivencia. Además, también ofrece una suerte de reaparición limitada -dos oportunidades- en puntos de control que nos permitirá recuperar los puntos conseguidos hasta ese tramo si en algún momento caemos antes de tiempo.

A partir de ahí lo que ya has visto en una buena sartenada de vídeos y tráiler, armas de lo más variopintas que van desde rifles hasta pistolas de clavos (mención especial a un dispositivo de hackeo que permite abrir puertas y manipular torretas), y la ya clásica colección de poderes que nos permite evitar el daño por caída, realizar doble salto, unir la vida de varios enemigos para acabar con todos pese a matar sólo a uno de ellos, volverte invisible, lanzar enemigos por los aires como si fueses un Jedi de la Blaxploitation

Y todo eso, que no es precisamente poco, es lo que nos espera en Deathloop. un juego que sólo podremos catalogar como firme aspirante a GOTY cuando acabe en nuestras manos un 14 de septiembre que ahora parece más lejano que nunca, pero que por ahora tiene todos los números para acabar ganándose la previsible medallita.

Deathloop Playstation 5 - Edición Exclusiva Amazon

Deathloop Playstation 5 - Edición Exclusiva Amazon

Temas
Inicio