Publicidad

Volver a Ghost Recon Wildlands por la Operación Oracle ha sido decepcionante. Y la culpa es de The Division 2
Análisis

Volver a Ghost Recon Wildlands por la Operación Oracle ha sido decepcionante. Y la culpa es de The Division 2

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El próximo 9 de mayo tendrá lugar una presentación relacionada con el futuro de Ghost Recon Wildlands, lo que probablemente sea una secuela. Pero eso no quiere decir que Ubisoft haya dejado de lado este capítulo desde  marzo de 2017, sino todo lo contrario gracias a DLC y eventos especiales.

Si bien con las expansiones de pago no logró convencernos, del mismo modo que tampoco con el PVP, sí que se mostró de lo más interesante con esos eventos gratuitos flirteando con otros universos, como el de Depredador. 

Operación Oracle, en busca de la verdad

Operation Oracle

De antemano, por muy fans que podamos ser del actor Joe Bernthal por sus papeles en The Walking Dead o más recientemente The Punisher, esta nueva operación gratuita para Ghost Recon Wildlands no cuenta con el mismo atractivo que sufrir al Depredator o estar al lado de Sam Fisher.

Ambientada en la región de Montuyoc, una de las más difíciles de las que tienen que hacer frente los Ghosts, nos mete de lleno en su parte más gélida hasta llevarnos al límite de sus montañas, hasta un complejo de carga de trenes en busca de un ingeniero. Pero esta misión de rescate será atípica.

Al llegar a la zona notaremos algo extraño. Todo está en calma, sin rastro de la presencia enemiga. Ni siquiera de sus trabajadores. De hecho, poco tardaremos en ver algún que otro cadáver y manchas de sangre. Hasta que nos toparemos con el agente Walker, encarnado por el propio Bernthal. Ahí se empezarán a tambalear los cimientos de lo que creíamos conocer...

Lógicamente, la misión cambiará y tocará escapar del complejo junto con el agente Walker, teniendo que salir con vida de ahí llevando, a su vez, al ingeniero que se nos encomendó rescatar desde un principio. Y todo esto acabará derivando en dos misiones donde no faltará el cóctel habitual, pero bajo un marco que dará varias respuestas a ciertas incógnitas.

Ghost Recon Wildlands necesita ya una secuela

Ghost Recon Wildlands

¿Lo malo? Lo viejuno que parece Ghost Recon Wildlands en comparación a The Division 2 en cuanto a sensaciones del llamado gunplay. En su día tampoco es que nos pareciese la panacea en este sentido, en parte por culpa de ese comportamiento extraño y tramposo de los enemigos, pero es que se dieron al traste muchas misiones de sigilo por auténticas chorradas.

Aquí vuelve a cumplir, sin más, pero sufre más que antes al ver lo mucho que ha mejorado la saga The Division con motivo de su secuela. Incluso en el The Division apetecía hacer el 100% de su historia y coleccionables, mientras que con este Ghost Recon Ubisoft se ha pasado con el relleno.

No es que no nos guste la idea de recibir más contenido gratuito como éste, pero cada vez da más pereza volver a este mundo, especialmente ahora que puede estar más cerca que nunca la secuela de Ghost Recon Wildlands, donde esperamos que se mejore el aspecto jugable y sea más absorbente.

Eso sí, que no me quiten el dron y sus múltiples posibilidades tácticas, al igual que el disparo sincronizado, porque con eso ni siquiera hacía falta buscar a gente para que jugase con nosotros gracias a los aliados de la IA. Así que habrá que estar atentos al jueves, a ver con qué nos sorprenden...

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir