Compartir
Publicidad

El castillo de Drácula nunca se hizo para las 3D

El castillo de Drácula nunca se hizo para las 3D
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? Es lo que llevamos pensando estos días con motivo del 'Castlevania: Lords of Shadow 2', que se pone a la venta en nuestro país hoy, por cierto, al ver cómo ha cambiado su naturaleza introduciendo algo que no pega ni con cola en un 'Castlevania'.

Su demo nos había encantado, corrigiendo los pocos fallos de la primera aventura de Gabriel Belmont (como esa cámara estática que tanto daba por saco en los combates al cambiar de plano). Nada hacia presagiar, en definitiva, la debacle, sino todo lo contrario. Parecía que la fórmula se había mejorado y nos encontraríamos ante el primer representante de la saga que contentaría a todo el mundo de manera unánime... Pero no, está claro que el castillo de Drácula nunca se hizo para las 3D.

Nintendo 64: el debut de 'Castlevania' en las 3D

Hablar de Konami es hablar de 'Castlevania'. Es, sin lugar a dudas, una de sus vacas sagradas. A finales de los ochenta se gestó como otra vuelta de tuerca ante la icónica imagen de Drácula y desde entonces no ha parado de darnos alegrías... en 2D. Porque siempre que pensamos en esta saga lo hacemos en dos dimensiones. Sus mejores representantes siempre se han movido en esas únicas dimensiones. Y cuando Konami tomó la decisión de dar el salto a las 3D empezaron las críticas.

Aunque también escogió mal momento, todo hay que decirlo. Algunos igual no lo recuerdan, pero dos años antes de que saliese al mercado el 'Castlevania' de Nintendo 64 Konami parió una de las entregas que nunca se baja del podio a la hora de hablar de los mejores. Sí, 'Castlevania: Symphony of the Night'. Con la de alabanzas que cosechó (perfeccionando la fórmula de 'Castlevania II: Simon's Quest' al añadir más toques de RPG) se podría considerar en parte lógico que el debut de la saga en Nintendo 64 se llevase tantos palos, porque era feo, era más tosco, y no era tan 'Castlevania'.

Sí, había elementos que se mantenían, como el látigo, buena parte de los enemigos, la torre del reloj, o el duelo final contra el sempiterno Drácula. Pero todo era a la vez tan distinto... Sin embargo, a pesar de recibir unas críticas no demasiado halagüeñas (hoy ya no digamos, que se conserva fatal) recibió una secuela ('Castlevania: Legacy of Darkness') en menos de un año que aportó una nueva historia y a la vez reutilizó zonas del primero, dando como resultado un producto inferior.

PlayStation 2: mejorando tímidamente esa fórmula

Con la llegada de PlayStation 2 Sony apostó por la vena 3D, cada vez más en boga (véanse 'Rygar', 'Devil May Cry', 'God of War', etc), por lo que gozó de dos representantes de la saga dentro de este apartado visual: 'Castlevania: Lament of Innocence' (2003) y 'Castlevania: Curse of Darkness' (2005). Este último, por cierto, también en Xbox, aunque muchos se hayan olvidado.

Mientras, en esa época, Game Boy Advance y Nintendo DS iban engrosando su catálogo de imprescindibles con más entregas de 'Castlevania' en 2D bajo un espíritu metroidvania, destacando especialmente 'Castlevania: Aria of Sorrow' (todavía recuerdo esos 60 euros en Portugal tras estar agotado en España) y su secuela, 'Castlevania: Dawn of Sorrow'. Se podría decir que se repetía la historia de "SOTN", viendo cómo las consolas "menores" se llevaban los mejores 'Castlevania'.

Era volver a lo de siempre: las comparaciones eran odiosas. No es que la experiencia en 3D fuese mala, sino que en 2D era mucho mejor. Y con esas entregas de PS2 y Xbox se volvía a lo mismo: se mejoraban los gráficos, se apostaba por la épica en los combates y se pulía algo más el control, entre otros aspectos, pero la experiencia distaba de ser tan reconfortante como en los clásicos. ¿Cuántos recuerdan con una sonrisa 'Castlevania: Rondo of Blood' o 'Super Castlevania IV'? ¿Y cuántos recuerdan así 'Castlevania: Lament of Innocence' o 'Castlevania: Curse of Darkness'? Ése es el matiz.

Y entonces llegó MercurySteam a 'Castlevania'

La saga 'Castlevania' vivió un momento histórico a finales de 2010. Un estudio español (MercurySteam) se encargaba de tomar las riendas del clan Belmont, y lo hacía optando por las 3D. El miedo se apoderó de nosotros, pero cuando lo probamos se disipó tímidamente. 'Castlevania: Lords of Shadow' no era un producto redondo (el ya comentado tema de la cámara, por ejemplo), pero sí que gozó de mejores notas que en su etapa Nintendo 64 y cía. En medios españoles, inconscientemente (orgullo patrio, ya se sabe), fuimos más benevolentes con sus fallos, pero a pesar de ello en el resto del mundo no obtuvo malas críticas, teniendo de media un 85 en Metacritic en su versión de PS3, que no está nada mal. Aunque personalmente esa nota me parezca excesiva.

Lo que nos pareció curioso, años más tarde, es que MercurySteam también se encargase de 'Castlevania: Lords of Shadow - Mirror of Fate' para Nintendo 3DS, volviendo un poco a las raíces, aunque sin dejar de lado esa épica para los combates, muy al estilo 'God of War'. El resultado no estuvo nada mal. Sin embargo no era en 3D, sino en 2D con fondos en tres dimensiones, por lo que no entra exactamente dentro de lo que buscamos, aunque no podíamos obviarlo en este repaso.

Más que nada porque nos lleva al cierre de la etapa de MercurySteam con 'Castlevania: Lords of Shadow 2'. Una aventura que nos entusiasmó desde el primer instante, especialmente tras probar su demo, y como hemos reflejado en su análisis nos ha dado una buena bofetada en la cara por culpa de cambios inesperados e inexplicables. ¿Optará Konami por volver definitivamente a las 2D?

Eso sólo el tiempo lo dirá. Lo que sí está claro es que no debería ser tan complicado realizar un buen 'Castlevania' en 3D. Mirad, por ejemplo, la trilogía 'Batman Arkham'. Es en 3D y tiene ese toque metroidvania que tanto nos encanta. ¿Qué tal si Rocksteady Studios se encargase de él?

Más en VidaExtra | Castlevania: Lords of Shadow 2: análisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio