Publicidad

En Microsoft no quieren repetir los errores de Xbox One cuando Scarlett tenga que competir con PS5

En Microsoft no quieren repetir los errores de Xbox One cuando Scarlett tenga que competir con PS5
13 comentarios

Publicidad

Publicidad

Anoche se celebró el X019, el evento propio de Microsoft con el que la compañía quiere dar un puñetazo en la mesa y decirle a sus consumidores que les espera un gran futuro con la marca. Phil Spencer ha ido incluso más allá. 

En una entrevista con el portal The Verge, el jefe de Xbox habló sobre sus intenciones con Project Scarlett, su próxima consola que está marcada en el calendario para finales del año que viene. Van a por todas, y eso incluye no repetir los errores de Xbox One que el propio Spencer reconoce que tuvieron.

Diría que lo que hemos aprendido de la generación de Xbox One es a no quedarnos atrás en términos de potencia o de precio. Si recuerdas el principio de esta generación, éramos cien dólares más caros y sí, éramos menos potentes. Hemos empezado Project Scarlett con un equipo de liderazgo cuya meta es la de tener éxito en el mercado.  

Aunque ahora Xbox One X es la consola más potente del momento, no fue así a principios de generación. Microsoft ha ido poniendo en marcha un plan a lo largo de la generación con el que recuperarse, pero aquella falta de ventaja competitiva contra PS4 le ha pasado factura.

Hace años tuvimos una discusión en la que nos preguntamos "¿queremos hacer otra generación?" Sí, ¿pensamos que todavía habrá múltiples generaciones por delante? La verdad es que creo que sí, probablemente. Así que nos metemos de lleno con Project Scarlett, y yo quiero competir, quiero competir de la manera correcta, por eso le hemos dado tanta importancia al cross play y a la retrocompatibilidad.
Project Scarlett

Con Scarlett tienen la oportunidad de volverlo a intentar y apuntar donde haga falta para plantarle cara a la PS5 de Sony. Ambas consolas están planeadas para más o menos la misma fecha, y todo parece indicar que ninguna de las dos compañías se andarán con chiquitas.

Ciertamente, el mayor precio y las menores prestaciones de Xbox One al principio no fueron lo único con lo que tuvieron que lidiar. Cuando se anunció, la consola iba a tener un DRM total que incluso impedía que le prestáramos juegos a un amigo.

Todo esto venía de la época en la que Don Mattrick era el jefe de Xbox. Algunas de las medidas tomadas se rectificaron tras una pobre acogida, y poco después, Mattrick se marchó de la compañía. Sin embargo, se les quedó toda aquella mala prensa. Y en lo demás no salían ganando.

Bajo la directiva de Phil Spencer, Xbox One ha logrado muchas cosas que parecían impensables, como la citada retrocompatibilidad, el Game Pass o la compra de numerosos estudios first party. Habrá que estar atentos para ver cómo todo eso jugará a favor de Scarlett.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir