Publicidad

Varias decenas de empleados y ex-empleados de Ubisoft hablan sobre el ambiente de toxicidad y acoso dentro de la compañía

Varias decenas de empleados y ex-empleados de Ubisoft hablan sobre el ambiente de toxicidad y acoso dentro de la compañía
18 comentarios

Durante los dos últimos meses hemos visto varias acusaciones de conducta inapropiada y acoso sexual contra distintos miembros del equipo de Ubisoft. Ahora, a través de un artículo publicado en Bloomberg, más de 40 empleados y ex-empleados de la compañía han hablado sobre el ambiente tóxico de la compañía y han ofrecido ejemplos de conductas y situaciones vividas allí.

Según estas declaraciones, las quejas por este tipo de conductas inapropiadas de acoso sexual, racismo y sexismo llevan acumulando polvo durante años en un cajón de la compañía. En algunos casos, aseguran estos empleados, “Ubisoft tomó medidas, pero la mayoría de quejas fueron ignoradas, mal gestionadas o directamente menospreciadas”.

Antes de seguir, merece la pena hacer un poco de memoria sobre todo lo que ha sucedido durante las últimas semanas. Tras la aparición de estas primeras acusaciones recientes, la compañía emitió un comunicado el pasado 25 de junio donde pidió disculpas a los afectados y aseguró que había “empezado a investigar estas acusaciones con el apoyo de consultores externos especializados” y que, en función de los resultados, se comprometía a “tomar las medidas disciplinarias apropiadas”.

Unos días más tarde supimos que Tommy François, Vicepresidente de Servicios Editoriales y Creativos en las oficinas centrales de Ubisoft en París, así como Maxime Béland, Vicepresidente editorial en la sede de Toronto, fueron suspendidos de su empleo hasta nuevo aviso por conducta inapropiada.

El 2 de julio, Ubisoft publicó en su página web una carta enviada por Yves Guillemot a sus empleados. En ella, entre otras cosas, el CEO de Ubisoft dice lo siguiente:

“Las situaciones que algunos de vosotros habéis experimentado o presenciado son absolutamente inaceptables. Nadie debería sentirse acosado u ofendido en su trabajo, y la clase de conductas inapropiadas que hemos descubierto recientemente no pueden ser toleradas. Para aquellos de vosotros que habéis alzado la voz o apoyado a vuestros compañeros, quiero ser claro: os escuchamos y estáis ayudando a que se produzcan cambios dentro de la empresa.
Tenemos mucho trabajo por delante para mejorar la forma en que colaboramos y operamos, y estoy comprometido personalmente a garantizar que realizamos estos cambios fundamentales. Estos cambios deben ser profundos y necesitamos implementarlos rápidamente a todos los niveles de la organización.
Especialmente, he decidido revisar la composición del Departamento Editorial, transformar nuestros procesos de recursos humanos y aumentar el grado de responsabilidad de todos los directores en estos asuntos”.

Más tarde, el 12 de julio, Serge Hascoët, máximo responsable de los juegos de Ubisoft, dimitía de su cargo. De nuevo se produjo un comunicado oficial donde se confirmó que sería el propio Yves Guillemot el encargado de sustituir a Hascoët. El CEO de Ubisoft, además, prometió "revisar personalmente una reestructuración completa en la forma en la que los equipos creativos colaboran".

En el artículo de Bloomberg publicado hoy podemos leer, por ejemplo, que fueron Hascoët y el departamento de marketing de Ubisoft los que impidieron que la única protagonista de Assassin’s Creed Odyssey fuera Kassandra. Tanto este departamento como Hascoët no lo permitieron, aduciendo que las protagonistas femeninas no venden.

Hascoët no sólo es amigo de Yves Guillemot desde hace muchos años, sino que su rol en Ubisoft era tan importante que, según los empleados, podía conseguir que un proyecto saliera adelante o fuera cancelado con sólo decirlo. Ubisoft fue fundada por y pertenece a la familia Guillemot, compuesta por cinco hermanos, y según los relatos de los empleados Hascoët estaba considerado como uno más de esa familia.

Ellen Lee, una antigua empleada de Ubisoft, donde trabajó en el departamento de marketing y promociones en las oficinas de San Francisco durante siete años, declara lo siguiente:

“La cultura allí es realmente dura si eres mujer. Si no eras parte del club de los chicos, simplemente estabas trabajando duro en las afueras”.

Al parecer, la situación en la oficina de Toronto liderada por el antes mencionado Maxime Béland junto a su mujer Rima Brek y otro matrimonio más era especialmente problemática. Brek ocupó el cargo de directora de Recursos Humanos durante un tiempo y, según seis personas que trabajan o trabajaron allí, dos mujeres llevaron sus quejas a Brek y a su departamento sólo para ver cómo a partir de entonces fueron condenadas al ostracismo y marcadas como personas problemáticas.

Béland, según cuatro de las personas entrevistadas por Bloomberg, era conocido por su mal temperamento y su tendencia a gritarle a los empleados durante las reuniones. Dos de ellas aseguran que vieron a Béland tocando a diversas mujeres de forma inapropiada durante fiestas y eventos de trabajo.

Por otro lado, 10 de las personas entrevistadas por Bloomberg aseguran que Tommy François, otro de los suspendidos de empleo por Ubisoft a finales del pasado mes de junio, flirteaba abiertamente son sus subordinadas, hacía chistes homofóbicos y daba masajes que nadie había pedido. Cuando los nuevos empleados veían a Tommy llevando a cabo estos comportamientos, la gente decía “ese es Tommy siendo Tommy”.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios